Primeros auxilios para asfixia (niño a partir de un año de edad)

Niño pequeño de pie con una mujer arrodillada detrás de él. El puño de la mujer está sobre el abdomen del niño y la otra mano sobre el puño. Una flecha muestra que la mujer está presionando el abdomen del niño con el puño.

La asfixia se produce cuando un objeto se queda atascado en las vías respiratorias o la garganta. Esto puede bloquear el flujo de aire y cortar el suministro de oxígeno al cerebro. Los niños más pequeños pueden asfixiarse o atorarse si beben demasiado rápido leche materna o fórmula, o si tienen mucho moco (flema).

Cualquier objeto lo suficientemente pequeño como para entrar en la vía respiratoria de su hijo puede bloquearla. Esto incluye trozos pequeños de comida como nueces, uvas, frijoles, palomitas de maíz, salchichas o alimentos que no se hayan masticado bien. Objetos caseros como botones, canicas, baterías pequeñas como las de los relojes, monedas, globos de látex y las cuentas de un collar también son peligrosos y pueden provocar asfixia. Las partes pequeñas de algunos juguetes también pueden causar que su hijo se asfixie.

Si su niño está atragantado o se está asfixiando, dele primeros auxilios de inmediato. Esto le despejará las vías aéreas y podrá volver a respirar normalmente.

Signos de asfixia

Estos son los signos de asfixia:

  • Tos intensa.

  • Sonidos agudos al inspirar.

  • Su hijo no puede toser, respirar, llorar o hablar.

  • La cara se le pone pálida y azulada.

  • El niño se agarra la garganta.

¿Qué hacer?

Las medidas que debe tomar cuando un niño se está asfixiando varían. A continuación encontrará las instrucciones para cada situación.

Si el niño tiene dificultades para respirar, pero es capaz de hablar y tiene una tos fuerte, tenga en cuenta lo siguiente:

  1. NO introduzca su dedo en la boca del niño para sacar el objeto. Su dedo podría empujar aun más abajo el objeto en la garganta.

  2. Llame al 911. Esto es porque las vías respiratorias pueden quedar completamente bloqueadas.

  3. Anime al niño a toser hasta que el objeto salga. No haga la maniobra de Heimlich. La tos del niño es mejor que esta maniobra.

  4. Observe al niño con atención para asegurarse de que el objeto salga y que no gire de manera que bloquee por completo la garganta.

Si el niño tiene dificultad para respirar, pero no puede hablar ni emitir sonidos y está consciente, tenga en cuenta lo siguiente:

  1. NO introduzca su dedo en la boca del niño para sacar el objeto. Su dedo podría empujar aun más abajo el objeto en la garganta.

  2. Pida que alguien que llame al 911.

  3. Haga la maniobra de Heimlich. Primero, párese o arrodíllese detrás del niño y rodee su cintura con los brazos.

  4. Haga un puño con una mano. Coloque el lado del pulgar de su puño en el abdomen del niño justo arriba del ombligo.

  5. Haga movimientos de presión cortos y rápidos hacia adentro y hacia arriba. No alce al niño del piso mientras hace esto.

  6. Siga haciendo presión abdominal hasta que el objeto salga, el niño pueda toser y respirar, el niño quede inconsciente o llegue la ayuda.

Si el niño deja de respirar o queda inconsciente, haga lo siguiente:

  1. Grite para pedir ayuda y llame al 911.

  2. Acueste al niño boca arriba en una superficie firme y plana, como una mesa o el piso.

  3. Empiece la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP). Use la base o el “talón de la mano” para presionar suavemente hacia abajo en el centro del pecho del niño, justo debajo de la línea de las tetillas. Presione hasta al menos 1/3 de profundidad del pecho del niño, o unas 2 pulgadas. Puede usar las dos manos si lo necesita. Hágalo 30 veces muy rápido. Deberá tardar unos 20 segundos. Esta es una velocidad mínima de entre 100 y 120 compresiones por minuto.

  4. Busque el objeto dentro de la boca del niño antes de darle dos respiraciones (o soplos) de rescate. Para hacer esto, suavemente levántele la barbilla con una mano e inclínele la cabeza hacia atrás. Ponga su boca sobre la boca del niño y apretándole la nariz con los dedos suavemente dele 2 soplos de aire. Cada soplo deberá durar al menos un segundo. Observe si el pecho del niño se levanta.

  5. Si no, haga 30 compresiones torácicas (del pecho). Busque un objeto dentro de la boca del niño. Quítelo, pero tenga cuidado de no empujarlo aún más adentro de la garganta. Si no ve ningún objeto, no ponga el dedo dentro de la boca del niño.

  6. Si el niño no empieza a respirar, siga haciendo ciclos de 30 compresiones de pecho seguidas por 2 soplos rápidos. Hágalo hasta que empiece a respirar, llegue la ayuda, usted se agote demasiado para seguir o hasta que se vuelva poco seguro.

Prevención

  • Supervise al niño durante las comidas. Los niños deben sentarse para comer y cortar los alimentos en pedazos pequeños.

  • Enséñeles a poner en la boca trozos pequeños de comida, masticarlos bien y tragar la comida antes de hablar o reírse.

  • Explique a su hijo que no debe ponerse lápices, crayolas ni gomas de borrar en la boca.

  • Enseñe a los niños que no deben correr mientras tengan chicle, comida u otros objetos en la boca.

  • Revise todas las partes de la casa todos los días para ver que no haya por ahí botones, monedas y partes de juguetes.

  • Trate de encontrar la causa de la asfixia para evitar problemas futuros.

  • Para los niños más pequeños, elija juguetes grandes y sólidos que no tengan bordes afilados. Los juguetes seguros no caben dentro de un rollo de papel higiénico.

  • Para los niños de menos edad, evite los juguetes pequeños, con partes removibles. Vigile que los juguetes no tengan partes flojas ni rotas.

  • Retire los cordones de la ropa de los niños más pequeños. Evite atar globos, cuerdas largas o cintas cerca de la cuna.

Cuidados posteriores

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo o siga las indicaciones recibidas.

Nota especial para los padres

Todos los cuidadores de niños deben aprender reanimación cardiopulmonar (RCP) y la técnica de presiones abdominales. Pregúntele a su proveedor de atención médica si hay clases cerca de donde usted vive.

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 si ocurre algo de lo siguiente:

  • Asfixia que no se resuelve o dificultad para respirar.

  • Sibilancias al respirar o cualquier ruido respiratorio inusual después de un episodio de asfixia. Una vía respiratoria que esté parcialmente bloqueada puede bloquearse por completo.

  • La piel, los labios o las uñas se ven de color azulado.

  • Su hijo está aturdido, desorientado o no responde.

Was this helpful?

Yes No
 

Tell us more.

Check all that apply.
 
 
 
 
 
NEXT ▶

Last question: How confident are you filling out medical forms by yourself?

Not at all A little Somewhat Quite a bit Extremely

Thank You!

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.