Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El tratamiento de conducto radicular: descripción

El tratamiento de conducto radicular es una técnica en que se elimina el tejido muerto o enfermo del interior de un diente, para detener una infección e impedir que se disemine. Generalmente, el tratamiento se lleva a cabo en una o dos visitas. Su dentista le dirá cuánto tiempo piensa que puede durar cada visita. Entre las visitas, usted tendrá que dedicarle unos cuidados especiales al diente hasta que pueda restaurarse la corona (parte del diente que está por encima del borde de las encías).

El primer paso: limpieza de su diente

  • Limpieza y moldeado del conducto. Alrededor del diente se coloca “goma dique” o dique dental (una lámina delgada de caucho o goma), la cual protege la boca y la garganta. A continuación se abre la corona del diente y se extrae la pulpa (tejido blando presente en el centro del diente). Mediante pequeñas limas, el dentista limpia, agranda y moldea el conducto radicular (vía que comunica la pulpa con el hueso maxilar). Podrían administrarse medicamentos para detener la infección.

  • Empaste (obturación) del conducto. El conducto radicular se empasta con gutapercha. Es una sustancia gomosa que sirve de apósito permanente para impedir que las bacterias o los líquidos entren en el diente o muela a través de las raíces. A continuación se cierra la abertura del diente, normalmente con una corona u empaste temporal.

Entre una visita y la siguiente

En la mayoría de los casos, el diente se cierra con un empaste temporal. En raras ocasiones es posible que el diente se deje abierto por poco tiempo, si hay que drenar una infección. En cualquier caso, generalmente puede controlarse el dolor con medicamentos de venta sin receta. Para protegerse el diente entre una visita y la siguiente:

  • Evite comer alimentos crujientes, difíciles de masticar o pegajosos.

  • Evite masticar con el lado tratado de la boca, a menos que le digan que puede hacerlo.

  • Cepíllese los dientes y límpiese con hilo dental según las indicaciones.

  • Tome antibióticos según las indicaciones.

El segundo paso: restauración de su diente

Después del tratamiento de conducto radicular, es preciso restaurar la corona del diente. En la mayoría de los casos se requiere una corona artificial. El tratamiento no finaliza hasta que se haya colocado un empaste permanente, por lo que usted no debe demorarse más tiempo del que le recomiende su proveedor. Después de la restauración, el diente tratado se comporta de manera muy similar a los demás dientes.

  • Un sellado permanente. El dentista extrae el empaste temporal y coloca uno permanente, que sellará el diente. Si es necesario, se coloca una corona artificial encima del empaste y alrededor de la parte restante del diente natural. Las coronas pueden estar hechas de cerámica, aleación de oro o porcelana fundida sobre metal.

  • Si se requiere un poste. Si queda muy poco de la corona natural, puede implantarse un poste de metal o fibra como soporte para ayudar a soportar el empaste permanente. A continuación se coloca la corona artificial encima del empaste. Debido a que la fuerza del masticado es mucha, los molares y premolares deben llevar colocada una corona artificial para prevenir que se parta el diente.

Una vez finalizado el tratamiento

Su dentista le revisará el diente durante una visita de control. Si el tratamiento tiene éxito, el diente debería funcionar y lucir prácticamente igual que sus demás dientes. Podrá comer lo que desee, incluso los alimentos calientes o fríos que quizás haya estado evitando. Por supuesto, tendrá que cepillarse y limpiarse con hilo dental todos los días para conservar la salud de su boca.

 

¿Cuándo debe llamar a su dentista?

Llame en cualquier etapa del proceso si se le presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • EL empaste temporal se afloja o se le sale.

  • Se rompe una parte del diente.

  • Se le hinchan las encías o le da fiebre de más de 100.4° F (38º C).

  • Tiene dolor que no logra controlar con medicamentos de venta sin receta.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.