Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La meningitis

La meningitis es una inflamación del líquido y las membranas (meninges) que recubren el cerebro y la médula espinal. Habitualmente es causada por microbios que infectan las meninges y el líquido que las rodea. 

  • La meningitis bacteriana (causada por bacterias) es una enfermedad seria que puede ocasionar problemas duraderos. Por ejemplo, daños cerebrales, pérdida de la audición y parálisis. Si no se trata rápidamente, la meningitis bacteriana puede causar la muerte, a veces en cuestión de días.

  • La meningitis viral (producida por un virus) es menos seria que la bacteriana. La mayoría de las personas que la contraen mejoran con tratamiento de apoyo.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la meningitis?

Aunque cualquiera puede contraer meningitis, las siguientes personas tienen el máximo riesgo de infección:Proveedor de atención médica que les ofrece barbijos a un hombre y a una mujer antes de ingresar a una habitación de hospital.

  • Niños menores de cinco años

  • Adultos mayores

  • Personas a quienes se les ha extirpado (sacado) el bazo

  • Personas que tienen más probabilidades de entrar en contacto con los microbios de la meningitis (como niños que asisten a guarderías infantiles, estudiantes que viven en residencias universitarias y soldados en cuarteles militares)

¿Cómo se contagia la meningitis? 

  • En pequeñas gotas. Los microbios de la meningitis se propagan por el aire en las pequeñas gotas que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda, se ríe o habla. Otras personas pueden inhalar estas pequeñas gotas con microbios o bien pasarlos de sus manos a sus ojos, nariz o boca.

  • De una persona a otra. Es posible entrar en contacto con los microbios si se comparten alimentos, vasos, utensilios para comer o cepillos de dientes con una persona infectada. Además, los microbios de la meningitis se pueden transmitir a través del beso.

  • Contagio directo. Los microbios causantes de la meningitis pueden llegar al cerebro y la médula espinal a partir de una infección que comenzó en otra parte del cuerpo, como los senos paranasales o los oídos.

  • Por vía fecal-oral. Las personas infectadas con meningitis viral tienen el virus de la enfermedad en sus heces. Si no se lavan bien las manos después de ir al baño, estas personas pueden transmitir los microbios a objetos, tales como teléfonos y pomos de puertas. Si usted toca los mismos objetos, puede recoger los microbios y pasarlos a su boca.

¿Cuáles son los síntomas de la meningitis?

La meningitis de origen viral y la bacteriana tienen muchos síntomas en común, que en ambas comienzan repentinamente. No es posible saber de antemano qué tipo de meningitis se ha contraído, por lo que es indispensable actuar rápidamente. Llame enseguida a su proveedor de atención médica si le da un dolor de cabeza intenso junto con cualquiera de estos síntomas:

  • Tortícolis (cuello tieso)

  • Fiebre

  • Confusión

  • Somnolencia (modorra)

  • Convulsiones

  • Sensibilidad a la luz

  • Náuseas y vómitos

Nota: Los niños pequeños, las personas mayores y, de vez en cuando, otras personas tal vez no presenten dolores de cabeza como uno de los primeros síntomas de meningitis. Un estado de confusión al que no se le encuentra explicación, aun sin estar acompañado de dolor de cabeza, a veces puede deberse a meningitis. 

¿Cómo se diagnostica la meningitis?

Los siguientes son exámenes que se usan para diagnosticar la meningitis:

  • Punción lumbar o raquídea. Esta es la mejor manera de diagnosticar la meningitis. En primer lugar, el proveedor de atención médica administra una inyección de medicamento anestésico para calmar el dolor. Luego se inserta una aguja en la espalda para extraer una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo (el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal).

  • Diagnóstico por imágenes. Es posible que se realicen exploraciones con tomografía computarizada ("CT", por sus siglas en inglés) o resonancia magnética ("MRI", por sus siglas en inglés) del cerebro para descubrir si hay hinchazón e inflamación. Es posible que se realicen otras exploraciones de CT y radiografías para buscar la fuente de la infección.

¿Cuál es el tratamiento de la meningitis viral?

No hay ningún medicamento que pueda administrarse para tratar la mayoría de los tipos de meningitis viral. En muchos casos, la meningitis viral se resuelve por sí sola en cuestión de una semana. Luego de que le hayan hecho una evaluación médica adecuada, las siguientes medidas pueden ayudarle a aliviar sus síntomas:

  • Descanse en cama.

  • Beba abundantes líquidos como agua, jugo y sopa tibia, para prevenir la deshidratación. Una buena regla general es que tome lo suficiente como para producir su cantidad normal de orina.

  • Consulte con el proveedor de atención médica sobre la posibilidad de tomar medicamentos de venta libre para el dolor de cabeza y la fiebre.

  • Evite las luces intensas, que podrían causarle molestias en la vista.

  • Llame al proveedor de atención médica si sus síntomas empeoran o tiene señales de deshidratación, como sequedad en la boca, mucha sed y poca orina o falta de orina.

¿Cuál es el tratamiento de la meningitis bacteriana?

La meningitis bacteriana requiere atención hospitalaria urgente o de emergencia. En el hospital, se administran líquidos y antibióticos a través de una sonda (tubo) intravenosa (IV), y quizás también medicamentos para reducir la inflamación. Si los síntomas son graves, podría ser necesario insertar un tubo para facilitar la respiración.

Vacunas para la meningitis bacteriana

Existen varios tipos distintos de vacunas para diferentes tipos de meningitis bacteriana.

La vacuna contra el Haemophilus influenzae tipo b (Hib) previene la meningitis causada por un tipo de bacteria llamada Haemophilus influenzae tipo b. Se recomienda para todos los niños menores de cinco años de edad. Generalmente se le aplica a bebés a partir de los dos meses de edad en varias dosis.

Las bacterias neumocócicas también pueden causar meningitis. La vacuna antineumocócica conjugada, PCV13, protege de 13 tipos que causan la mayoría de las infecciones neumocócicas graves. La PCV13 se da a bebés y niños pequeños, pero también la pueden recibir niños mayores. Además se recomienda que reciban una dosis los niños de mayor edad que estén en riesgo. Otra vacuna, la PPSV23, se aplica a niños más grandes que tienen ciertas enfermedades crónicas.

Otro tipo de meningitis es la meningocócica. Se recomienda vacunar contra esta variedad a los niños desde los 11 y hasta los 18 años de edad. Los mayores de 18 años se pueden poner al día con esta vacuna si no la recibieron en el momento adecuado. Los estudiantes de los primeros años de la universidad que viven en residencias de estudiantes son uno de los grupos de alto riesgo. También es recomendable que se vacunen aquellas personas que estén en alto riesgo desde los 2 meses hasta los 10 años de edad. Los bebés y niños que están en alto riesgo incluyen los siguientes grupos:

  • Los que tienen enfermedades específicas:

    • Deficiencias del complemento (una afección del sistema inmunitario que aumenta el riesgo de infecciones serias)

    • Esplenia funcional o anatómica (significa que el bazo no funciona bien o que se ha quitado), e incluye a las personas que tienen anemia de células falciformes

  • Los que viven en una zona donde se produjo un brote de enfermedad meningocócica

  • Los que viajan a zonas en donde son comunes las enfermedades meningocócicas o donde hay un brote

Para ayudar a prevenir la meningitis

Los siguientes son algunos consejos que es recomendable seguir:

  • Lave sus manos a menudo con agua y jabón. Si no puede lavarlas, límpieselas con alcohol en gel (que contenga al menos un 60 por ciento de alcohol).  

  • Evite compartir artículos personales como alimentos, vasos, utensilios para comer o toallas.

  • Si ha estado en contacto estrecho con una persona que tiene meningitis, pregúntele a su proveedor de atención médica si debe tomar antibióticos para prevenir la infección.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.