Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para la cirugía de escoliosis (pediátrica)

A su niño le han diagnosticado escoliosis. La escoliosis es un problema que hace que la columna vertebral se curve y se tuerza de lado a lado. Esto sucede más frecuentemente entre muchachas adolescentes, aunque también puede suceder en muchachos y adultos. No se sabe a ciencia cierta cuál es la causa de la escoliosis, pero no es causada por cargar mochilas pesadas ni por hacer deportes. La escoliosis tiende a ser hereditaria (de padre o madre a hijo y hermanos). Esto es lo que necesita saber acerca de los cuidados en la casa después de la cirugía:

Cómo hacer que moverse sea más fácil

  • Retire de su camino tapetes, cables eléctricos y cualquier cosa que pueda provocar que su niño se caiga.

  • Use tapetes antideslizantes para el baño, barras de apoyo, un asiento elevado para el inodoro y un asiento para la ducha en el baño.

  • Ayude a que su niño use un bastón, muletas, una andadera o barras de apoyo hasta que su equilibrio, flexibilidad y fuerza hayan mejorado.

  • Arregle su casa de tal manera que su niño tenga a mano los artículos que necesite. Mantenga cualquier otra cosa fuera de su camino.

  • Procure que su niño utilice una mochila, un delantal o bolsillos en la ropa para llevar cosas y que mantenga sus manos libres.

Actividad

  • Procure que su niño tome una siesta si está cansado, pero no permita que permanezca en la cama todo el día.

  • Asegúrese que su niño sepa que no puede doblarse por la cintura, ni girar su cintura, ni levantar sus manos por encima de su cabeza, durante las 2 primeras semanas después de la cirugía.

  • No permita que su niño levante objetos que pesen más de 4 libras durante las primeras 2 semanas después de la cirugía.

  • Evite que su niño se siente por más de 30 a 45 minutos continuos. Las caminatas frecuentes y cortas son la clave para su recuperación.

  • Procure que su niño se siente en sillas con apoyabrazos. Los apoyabrazos le facilitan pararse o sentarse.

Cuidado de la incisión

  • Permita que su niño se duche cuando sea necesario, después de 3 días de la cirugía. Séquele la incisión con toques suaves y ligeros. No le frote ni aplique cremas o lociones. Si nota que se siente inseguro al estar parado, procure que use un banco o un asiento para la ducha.

  • No permita que su niño remoje su incisión en el agua (que evite jacuzzis, tinas de baño y piscinas) hasta que el médico lo autorice.

  • Revise su incisión todos los días para detectar enrojecimiento, sensibilidad o secreción.

Otros cuidados en la casa.

  • Asegúrese de que su niño tome sus medicamentos exactamente como se le indique.

  • Asegúrese que su niño use su corsé según le indicó el médico.

  • Evite los medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno o naproxeno, a no ser que los aconseje el proveedor de atención médica. Podrían demorar o prevenir la fusión adecuada de la columna de su niño.

Seguimiento

  • Programe una visita de control según le indique el proveedor de atención médica.

  • Asista a las citas para las radiografías. Se necesitarán sacar regularmente para revisar el estado de la cirugía de su niño y de su fusión espinal.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica del niño

Llame al proveedor de atención ade su niño inmediatamente si  presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Secreción de la incisión

  • Enrojecimiento, inflamación o apertura de la incisión

  • Aumento del dolor en la incisión

  • Fiebre como le indique el proveedor de atención médica o:

    • Su niño tiene menos de 12 semanas y tiene fiebre de más de 100.4ºF (38°C) o más alta, ya que el bebé puede necesitar ser visto por un proveedor de atención médica

    • Su niño tiene fiebre recurrente de más de 104ºF (40°C) a cualquier edad.

    • Su niño tiene menos de 2 años de edad y la fiebre continúa por más de 24 horas o su niño tiene 2 años o más y la fiebre continúa durante más de 3 días.

  • Debilidad en los brazos o en las piernas

  • Problemas para controlar sus intestinos o su vejiga

  • Dolor, calor al tacto y sensibilidad al hacer presión en la pantorrilla de su niño

  • Inflamación del pie, del tobillo o la pantorrilla del niño que no se alivien con elevar los pies

  • Dolor de pecho o falta de aire

  • Doloren aumento en una de las extremidades inferiores

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.