Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para la epilepsia infantil

A su hijo le han diagnosticado epilepsia, un trastorno que consiste en convulsiones recurrentes no provocadas. Las convulsiones son breves perturbaciones eléctricas en el cerebro. Pueden ser de varias clases, y cada niño tiene un tipo distinto. La siguiente es la información que usted necesita conocer sobre los cuidados en su casa.

Pautas generales

  • Ayude a su hijo a disfrutar de sus actividades normales. La mayoría de los niños con epilepsia llevan vidas normales.

  • Detecte cualquier factor que pudiera desencadenar una convulsión, como fiebre o destellos.

  • Pregúntele a su proveedor de atención médica si deberá limitar las actividades de su hijo.

  • No deje que el niño practique la natación ni actividades similares a menos que esté acompañado por otras personas.

  • Las precauciones relacionadas con las convulsiones también incluyen no bañarse solo. Un niño se puede ahogar en unas pocas pulgadas de agua. Es preferible que los niños que tienen convulsiones se duchen.

  • Dele a su hijo los medicamentos exactamente como le indiquen. Saltearse una dosis altera el nivel del medicamento en la sangre y puede causar una convulsión.

  • No le dé al niño ningún tipo de medicamento sin receta sin haber consultado previamente con el proveedor de atención médica.

  • Si su hijo tiene convulsiones largas, o series de convulsiones, hable con su proveedor de atención médica sobre la posibilidad de usar medicamentos de rescate para convulsiones.

  • Hágale usar a su hijo un collar de alerta médica. Pregúntele a su proveedor de atención médica cómo conseguirlo si no está seguro de saber dónde buscarlo.

  • Aprenda a dar reanimación cardiopulmonar ("CPR", por sus siglas en inglés).

  • Los adolescentes que tienen epilepsia no deben conducir. Consulte las normas del estado en donde vive para conocer el reglamento específico sobre conducir.

Proteja a su hijo durante una convulsión

Cuando su niño tenga una convulsión, tome las siguientes medidas para protegerlo:

  • Mantenga la calma y permanezca al lado del niño.

  • Haga lo que pueda para prevenir lesiones, pero no limite el movimiento, porque esto puede provocarle lesiones a usted o a su hijo.

  • Aleje del niño los objetos puntiagudos o duros.

  • Coloque la cabeza del niño sobre un objeto plano y blando para amortiguar los golpes.

  • Intente colocar a su hijo de costado.

  • Aflójele la ropa que esté ajustada.

  • Pídale a alguien que llame al 911 (o a su número local de emergencias) si la convulsión dura más de cinco minutos. No deje solo a su hijo.

  • No ponga nada en la boca del niño ni intente agarrarle la lengua. Es imposible tragarse la lengua.

  • No le dé a su hijo medicamentos orales (por la boca) ni líquidos durante una convulsión.

  • No se deje llevar por el pánico. Es normal ponerse levemente azul o pálido durante una convulsión. Y, en la mayoría de los casos, las convulsiones duran menos de tres minutos. Además, gneralmente terminan solas.

Después de una convulsión

  • Deje dormir al niño después de una convulsión. Es normal que tenga sueño.

  • Avise al proveedor de atención médica de su hijo cada vez que tenga convulsiones.

Visitas de control

  • Programe una visita de control.

  • Vaya a todas las citas programadas con el proveedor de atención médica de su hijo aunque las convulsiones estén controladas. Las visitas regulares ayudarán a detectar cualquier efecto secundario que los medicamentos le estén provocando a su hijo. 

Cuándo debe llamar a proveedor de atención médica de su hijo

Llame enseguida al proveedor de atención médica si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Las convulsiones ocurren con mayor frecuencia o son diferentes de las que tenía antes, incluso convulsiones largas

  • Dificultad para respirar

  • Erupción cutánea

  • Fiebre de 101.4° F (38.5° C) o más

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.