Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La neumonía en los niños

Neumonía significa infección de los pulmones. La causa de la infección pueden ser bacterias, virus o parásitos. Aunque la mayoría de los niños logran mejorar en su propia casa con el tratamiento indicado por su médico, la neumonía puede agravarse y requerir hospitalización. Si se deja sin tratar, la neumonía puede convertirse en una enfermedad grave e incluso causar la muerte. Por lo tanto, es importante que un niño con neumonía reciba tratamiento.

Pregúntele al médico si su hijo debe recibir una vacuna contra la gripe o contra la neumonía neumocócica.

Niña sentada en la cama, tosiendo.Síntomas de neumonía

La causa de la neumonía es una infección que se extiende a los pulmones. Suele comenzar con síntomas de resfriado o dolor de garganta. Más tarde los síntomas empeoran y surge la neumonía. Los síntomas varían mucho, pero los más comunes son:

  • Fiebre y escalofríos

  • Tos (seca o con mucosidad espesa)

  • Sonido de silbido al respirar o respiración rápida

  • Dolor de pecho

  • Cansancio

  • Dolor muscular

  • Dolor de cabeza

Siempre que un niño tenga síntomas de resfriado o gripe que no mejoran, debe ser examinado por un médico.

Tratamiento de la neumonía

  • Neumonía bacteriana: Si la infección es bacteriana, le recetarán antibióticos. El niño deberá empezar a sentirse mejor en un plazo de 24 a 48 horas después de empezar a tomar el medicamento. Es importante que el niño termine TODOS los antibióticos recetados, aunque ya se sienta mejor.  

  • Neumonía vírica: Los antibióticos no sirven para combatir esta neumonía causada por virus. Esta infección desaparecerá por sí sola. Es posible que el médico recete medicamentos para aliviar los síntomas a fin de que el niño se sienta más cómodo.

Siga las instrucciones del médico para el tratamiento de la enfermedad del niño. Si su hijo está muy enfermo, es posible que deban ingresarlo en el hospital durante un tiempo corto. En el hospital harán que el niño se sienta cómodo y es posible que le den líquidos y oxígeno.

Ayude a su niño a sentirse mejor

Si el médico cree que el niño puede recibir el tratamiento en su casa sin peligro, haga lo siguiente para que se sienta más cómodo y pueda mejorar más rápidamente:

  • Mantenga al niño tranquilo y asegúrese de que descanse mucho.

  • Anímelo a beber abundantes líquidos como agua o jugo de manzana.

  • Si se trata de un bebé, manténgale la nariz desatascada utilizando un dispositivo de succión manual con perilla de goma para extraer el moco.

  • Eleve ligeramente la cabeza del niño con almohadas para que respire mejor.

  • No permita a nadie fumar en su casa.

  • Si el niño tiene fiebre y dolor, dele paracetamol (acetaminofén) infantil. NO le dé aspirina. NO le dé ibuprofeno a bebés de 6 meses de edad o más pequeños.

  • No use medicamentos contra la tos a menos que el médico se los recomiende.

Cómo prevenir la transmisión de la infección

  • Lave sus manos con frecuencia con agua tibia y jabón, especialmente antes y después de haber atendido al niño.

  • Limite el contacto entre un niño enfermo y otros niños.

  • No permita a nadie fumar cerca de un niño enfermo.

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si observa señales de dificultades en su hijo sano, por ejemplo:

  • Tos fuerte, persistente o con sonido de silbido

  • Dificultad para respirar

  • En un bebé menor de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4 °​​F (38.0 ºC) o más

  • En niños de 3-36 meses, una temperatura rectal de 102 °F (39.0 ºC) o más

  • En un niño de cualquier edad que tiene una temperatura de 103 °F (39.4 ºC) o más

  • Una fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años o durante 3 días en un niño mayor de 2 años

  • Una convulsión causada por la fiebre

  • Fuerte dolor de cabeza

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.