Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Mononucleosis

La mononucleosis generalmente es consecuencia de un microbio llamado virus de Epstein-Barr. Aunque sus síntomas más conocidos son la inflamación de los ganglios linfáticos y la fatiga, la mononucleosis puede aparecer en muchas formas. La mayoría de los niños que se enferman de mononucleosis se recuperan sin problemas. Pero la enfermedad puede tardar mucho tiempo en desaparecer. En algunos casos, la mononucleosis puede causar trastornos al hígado, al bazo o al corazón. Por esto, es importante establecer el diagnóstico y vigilar cuidadosamente la evolución de la mononucleosis en el niño.

Madre posando su mano sobre la cabeza de una niña durmiendo.

Causas de mononucleosis

La mononucleosis se puede contagiar fácilmente por medio de la saliva de una persona "infectada" al:

  • Beber y comer de los mismos alimentos y bebidas

  • Compartir una pajilla, taza, cepillo de dientes o cubiertos

  • Besarla o tener contacto cercano

  • Tocar juguetes con baba de niños

Síntomas de mononucleosis

En los niños, los síntomas frecuentes son:

  • Cansancio o debilidad

  • Fiebre

  • Dolor de garganta

  • Ganglios linfáticos sensibles o inflamados en el cuello o en las axilas

  • Amígdalas inflamadas

  • Erupción cutánea (sarpullido)

  • Dolor o rigidez en los músculos

  • Dolor de cabeza

  • Pérdida de apetito, náuseas

  • Dolor difuso en la zona del estómago

  • Agrandamiento del hígado y el bazo

  • Dolores de cabeza

  • Ojos hinchados

  • Visión sensible a la luz

  • Anemia

Tratamiento de la mononucleosis

Dado que la mononucleosis es una infección vírica, los antibióticos no sirven para combatirla. El médico de su hijo probablemente le recetará medicamentos que ayudarán a aliviar el dolor o las molestias de su hijo. El mejor tratamiento para la mononucleosis es el reposo (descanso en cama). Un niño con mononucleosis también debe beber mucho líquido. Haga lo siguiente para ayudar a su niño a sentirse mejor y recuperarse antes:

  • Asegúrese de que el niño guarde mucho reposo.

  • Mantenga al niño caliente.

  • Dele de beber abundantes líquidos claros, como agua o jugo de manzana.

  • No permita que nadie fume cerca del niño.

  • Asegúrese de que su hijo evite participar en deportes de contacto y levantar objetos pesados durante un mes para prevenir daño al bazo. Este órgano se puede agrandar durante esta enfermedad. Hable con el médico de su hijo sobre cuándo podrá retomar sus actividades normales.

  • Si el niño tiene fiebre, dolor de garganta o dolores musculares, dele paracetamol (acetaminofén) o ibuprofeno infantil para tratar estos síntomas. NUNCA le dé aspirina al niño.

Los síntomas suelen durar un par de semanas, pero en algunas ocasiones pueden llegar a durar dos meses o más. Incluso después de que los síntomas hayan desaparecido, es posible que el niño esté cansado o débil durante algún tiempo.

Cómo prevenir la transmisión de la mononucleosis

Mientras esté cuidando a un niño con mononucleosis:

  • Lave a menudo sus manos con agua caliente y jabón, especialmente antes y después de haber atendido al niño.

  • Vigile su propia salud y la de los otros miembros de su familia.

  • Limite el contacto de un niño enfermo con otros niños.

  • Lave los platos y los utensilios de comida utilizados por un niño enfermo separadamente en agua jabonosa muy caliente o bien lávelos en el lavaplatos.

Cuándo debe llamar al médico

Llame al médico de inmediato si el niño sano:

  • Es un bebé menor de 3 meses de edad, con una temperatura rectal de 100.4 °​​F (38.0 °C) o más.

  • En un niño de cualquier edad, que tiene una temperatura de 104.0 °F (40.0 °C) o más repetidas veces.

  • Tiene fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años de edad o durante 3 días en un niño mayor de 2 años.

  • Ha tenido una convulsión causada por la fiebre

  • Tiene dificultades para respirar o respira rápidamente.

  • No hay forma de calmarlo o muestra señales de irritabilidad o nerviosismo.

  • Parece estar anormalmente soñoliento, apático o no responde al estímulo.

  • Tiene dificultades para comer, beber o tragar.

  • Deja de respirar, aunque sea sólo por un instante.

  • Muestra señales de dolor fuerte en el pecho, el cuello o el abdomen. 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.