Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuerpo extraño en el oído o la nariz

En su afán por explorar el mundo, a veces los niños se introducen objetos en la nariz y los oídos. Lamentablemente, estos objetos pueden lesionar los tejidos frágiles y resultar difíciles de sacar. En la nariz, un cuerpo extraño puede causar infecciones y afectar la respiración; en el oído, el objeto puede perforar el tímpano o llegar a causar pérdida de la audición.

Mujer que sostiene a un niño pequeño sobre su regazo. Un proveedor de atención médica le examina el oído al niño con un otoscopio.

Cuándo debe acudir a la sala de emergencias

Si no logra ver o agarrar fácilmente el objeto, llame al pediatra o vaya a la sala de emergencias ("ER", por sus siglas en inglés). Evite presionar el objeto con hisopos de algodón u otros instrumentos, ya que esto podría empeorar las lesiones.

Qué puede esperar en la ER

El médico le examinará la nariz o el oído a su hijo con un instrumento iluminado. Es posible que use un espéculo para ensanchar la abertura del oído o la nariz. La extracción del objeto dependerá de su naturaleza y posición. Es posible que se pida a su hijo que sople fuertemente para expulsar un objeto de la nariz. Para que no sienta ningún dolor durante la extracción del objeto, su hijo recibirá anestesia local. Luego, el médico retirará el objeto con una pequeña pinza o gancho. Si el objeto está en el oído, podría ser desalojado con un chorro suave de agua. Si no se logra extraer el objeto usando este método, el médico podría aplicar aspiración o un gancho pequeño. En tal caso, podrían darle anestesia general al niño para ayudarlo a "dormir" durante el procedimiento.

Visita de control

Llame a su proveedor de atención médica si su hijo sano tiene alguno de los signos o síntomas que se describen a continuación:

  • Fiebre

    • Su hijo menor de 3 meses tiene temperatura rectal de 100.4 ºF (38.0 ºC) o más alta

    • Su hijo de cualquier edad tiene temperatura de 104.0 ºF (40.0 ºC) o más alta repetidas veces

    • Fiebre que dure más de 24 horas en un niño menor a 2 años o 3 días en un niño mayor a 2 años

    • Su hijo ha tenido una convulsión causada por la fiebre

  • Enrojecimiento o hinchazón

  • Dolor

  • Pus que sale de la nariz o el oído

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.