Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Vigile sus lunares

Los lunares, también llamados nevos, son marcas pequeñas y pigmentadas (de color) en la piel. No tienen un propósito conocido. Muchos lunares aparecen antes de los 30 años de edad, pero también suelen aumentar a medida que la persona envejece. Con frecuencia, los lunares son benignos (es decir, no son cáncer) e inofensivos. Pero algunos pueden volverse cancerosos. Es por eso que necesita observar los lunares de su cuerpo y decirle a su proveedor de atención médica todo aquello que le preocupe.

¿Qué son los lunares?

Los lunares son un tipo de marca pigmentada. Las pecas, que suelen aparecer en forma de manchitas sobre el tabique nasal, son otro ejemplo de marca pigmentada. Los lunares pueden formarse en cualquier parte del cuerpo, y los hay de muchos tipos, tamaños y formas. La mayoría de los lunares son de color marrón uniforme, y suelen ser planos o abombados, de superficie lisa y con bordes bien definidos. Las pecas son planas.

¿Por qué estar atento a los lunares?

La mayoría de los lunares son benignos y no requieren tratamiento; puede hacérselos quitar si le desagrada su aspecto o la sensación que causan. Pero los lunares que aparecen después de los 30 años o que cambian de varias maneras pueden volverse problemáticos. Estos lunares pueden transformarse en melanoma, un tipo de cáncer de la piel que suele curarse si se detecta a tiempo, pero que puede poner en peligro la vida. Cuantos más lunares tiene una persona, mayor es su riesgo. El riesgo también es mayor para quienes se han expuesto más a la luz del sol a lo largo de su vida, que han tenido quemaduras solares con ampollas, que han usado camas solares (de bronceado), que tienen antecedentes personales de cáncer o antecedentes familiares de cáncer de piel. Para controlar su riesgo, es buena idea que se revise los lunares para ver si han cambiado. Además, pídale a su proveedor de atención médica que le examine minuciosamente la piel cuando se haga un chequeo físico. Para eso, primero necesita saber dónde se encuentran sus lunares, luego revíselos sin falta todos los meses.

Cómo revisar sus lunares

Puede revisarse muchos de sus lunares todos los meses. Un buen momento para hacerlo es después de bañarse y antes de vestirse. Revísese el cuerpo desde la cabeza hasta la punta de los pies, y haga una lista de sus lunares. Si encuentra nuevos lunares o cambios en los que ya tenía, llame a su proveedor de atención médica. Para revisarse los lunares, necesitará:

  • Un espejo de cuerpo entero

  • Un banquito o silla para sentarse mientras se revisa los pies

Si usted tiene muchos lunares, tómeles fotos digitales cada mes. Asegúrese de tomarlas tanto de cerca como de lejos. Esto puede ayudarle a ver si hay cambios en sus lunares con el tiempo.

Cuándo buscar tratamiento médico

Consulte a su proveedor de atención médica si los lunares le duelen, pican, gotean, sangran, se engruesan, se encostran o cambian de alguna otra forma. Además, llame a su proveedor de atención médica si los lunares muestran alguno de los siguientes signos de melanoma:

  • Cambio de tamaño, forma, color o elevación

  • Asimetría (dos mitades distintas)

  • Bordes de aspecto irregular, mellado o difuso

  • Diversos colores en el mismo lunar

  • Lunares que miden más de 6 mm de diámetro (el tamaño de un borrador de lápiz)

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.