Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Problemas de las arterias carótidas: Ataque cerebral

Las arterias carótidas son vasos sanguíneos grandes que llevan sangre hasta el cerebro. Cuando estas arterias son saludables, el cerebro obtiene todo el oxígeno y los nutrientes que necesita para funcionar bien. Sin embargo, si las arterias carótidas se dañan, pueden aumentar mucho sus probabilidades de tener un ataque cerebral. Se trata de una pérdida repentina de la función cerebral causada por la falta de circulación de sangre y oxígeno.

Corte transversal de una arteria carótida con placa en las paredes y un coágulo de sangre que bloquea completamente el paso de la sangre. Se desprenden émbolos del coágulo y suben al cerebro. Contorno de una cabeza humana que muestra las arterias carótida primitiva y retromandibular y las arterias carótidas internas que llegan a la base del cerebro. Parte del cerebro está oscurecido para indicar daño.

Cómo el daño arterial puede conducir a un ataque cerebral

El recubrimiento de la pared de una arteria carótida saludable es liso y la arteria está abierta. Sin embargo, los problemas de salud como presión arterial alta pueden dañar la pared arterial y hacerla áspera. De esta manera, se acumula placa (depósitos grasos) en la pared de la arteria. También es posible que se formen coágulos de sangre sobre la placa. Si trozos de esa placa o un coágulo de sangre (llamado émbolo) se desprenden, pueden circular en la sangre hasta atascarse en uno de los vasos sanguíneos pequeños del cerebro. Esto bloquea la circulación de la sangre a una parte del cerebro, lo que causa un ataque cerebral.

Síntomas de un ataque cerebral

Los siguientes son síntomas comunes de un ataque cerebral. Llame al 911 de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas. El tratamiento rápido en caso de ataque cerebral es vital. Cuanto más espere en buscar ayuda médica, más daño podrá provocar el ataque cerebral.

  • Entumecimiento o debilidad repentinos en el rostro, los brazos o las piernas, especialmente en un lado del cuerpo.

  • Confusión, problemas para hablar o para comprender de manera repentina

  • Dificultad repentina para ver con uno o los dos ojos

  • Problemas para caminar, mareo, pérdida del equilibrio o la coordinación de manera repentina

  • Dolor de cabeza muy fuerte y repentino sin motivo conocido

Ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés)

Un TIA es un “miniataque”. Se trata de una importante señal de advertencia de que podría producirse un ataque cerebral de mayor tamaño. Los TIA se producen cuando una arteria que suministra sangre al cerebro se bloquea temporalmente. Ese bloqueo provocará síntomas idénticos a los que se presentan con un ataque cerebral. La única diferencia es que duran un tiempo breve, desde unos segundos hasta algunas horas. NUNCA haga caso omiso de ningún síntoma de ataque cerebral. Llame al 911 de inmediato.

 

Hay tres signos principales que le indicarán que puede tratarse de un ataque cerebral. Si los ve, tiene que llamar al 911 rápido. Estos signos son:
Caída de la cara: Un lado de la cara se cae o está adormecido. Cuando la persona sonríe, su sonrisa no es uniforme.
Debilidad en un brazo: Un brazo está débil o adormecido. Cuando la persona levanta ambos brazos al mismo tiempo, uno puede caerse.
Dificultad para hablar: Puede notar que la persona tiene problemas para hablar o que arrastra las palabras. La persona no puede repetir correctamente una oración simple cuando se lo piden.
Momento de llamar al 911: Si alguien tiene cualquiera de esos síntomas, incluso aunque desaparezcan, llamen al 911 de inmediato. Tome nota de la hora en la que aparecieron los síntomas por primera vez.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.