Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después de la timpanostomía (colocación de tubos en los oídos)

Cuando le hayan colocado los tubos, la audición de su hijo deberá mejorar. Para alcanzar el mejor resultado, vaya a todas las visitas de control que le indique el cirujano de su hijo. En algunos casos, los problemas del oído pueden continuar. Sin embargo, con el cuidado apropiado, usted puede evitar las infecciones.

Niño pequeño sentado en una mesa de examen y una mujer parada cerca. El proveedor de atención médica utiliza un instrumento para mirar en el interior del oído del niño.

Controles

  • Poco después de la operación, el cirujano puede volver a examinar a su hijo. En este primer control se verifica que los tubos sigan en su sitio y que los oídos del niño se estén curando.

  • Después del primer control, el cirujano puede querer ver al niño cada unos cuantos meses. Haga todo lo posible por cumplir con estas citas ya que es la única forma de verificar que los tubos sigan abiertos y en su sitio.

  • La mayoría de los tubos permanecen en su sitio durante un año aproximadamente. Algunos duran más tiempo. La vida útil del tubo suele depender del crecimiento del niño. La mayoría de los tubos se caen por su propia cuenta. En algunos casos raros, los tubos tienen que ser extraídos por el cirujano.

Menos problemas

  • Aun con los tubos, su hijo puede tener infecciones de oído; si se ve fastidiado, le supura el oído y tiene fiebre, llame al proveedor de atención médica de niño. Sin embargo, mientras que los tubos estén funcionando, usted puede esperar menos problemas y una recuperación más rápida.

  • Si se presenta una infección, es probable que responda a gotas antibióticas para los oídos. Para infecciones más serias, se pueden requerir además antibióticos orales. Siempre asegúrese de darle a su hijo la cantidad completa que le hayan recetado. De otro modo, el medicamento podría no tener efecto. Use solamente las gotas para los oídos que recete el proveedor de su niño.

Cuidado del oído

  • Pregúntele al médico si debe protegerle los oídos a su niño del contacto con el agua. Algunos médicos prefieren que los niños con tubos usen tapones mientras nadan y se bañan si sumergen la cabeza.

  • Asegúrese de que su hijo no se zambulla ni bucee en aguas profundas. La presión de estas actividades puede ser mala para los oídos.

  • No le ponga a su hijo gotas para los oídos a menos que las recete el cirujano u otro proveedor.

  • No use hisopos de algodón para limpiarle los oídos a su hijo. Si se usan sin la debida precaución, pueden obstruir los tubos con cera e incluso dañar el tímpano.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta alguno de los siguiente síntomas:

  • Supuración con sangre de los oídos

  • Supuración de los oídos que no se detiene

  • Dolor de oído

  • Fiebre

  • Dificultades para oír

  • Problemas de equilibrio

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.