Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Lesión por aplastamiento del pie o dedo del pie, sin fractura (niño)

Su hijo tiene una lesión por aplastamiento en un pie, o en uno o varios dedos de un pie. Una lesión por aplastamiento se produce cuando alguna parte del cuerpo recibe una gran presión y eso hace que quede apretada entre dos superficies.

Su hijo no tiene ningún hueso roto, pero se ha dañado el tejido. Esta lesión puede causar dolor, hinchazón y moretones. Si la piel se ha roto, podría sangrar.

Es posible que a su hijo le den una tablilla (férula), un zapato o una bota para proteger el pie o dedo lesionados mientras se curan. Si tiene alguna uña del pie lastimada, puede caérsele. En alrededor de un mes, probablemente le crecerá la uña nueva.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica de su hijo puede recetarle medicamentos para aliviar la hinchazón y el dolor. Siga todas las instrucciones para darle esos medicamentos a su hijo. Si no le recetaron

analgésicos (medicamentos para el dolor), pregunte qué medicamento debe darle a su hijo para aliviar el dolor. No le dé aspirina a menos que el proveedor de atención médica de su hijo así lo indique.

Cuidados generales

  • Bebés y niños pequeños: Es posible que a su hijo le den una tablilla (férula), un zapato o una bota para proteger el pie o dedo lesionados mientras se curan.

  • Niños mayores: Quizás le hayan recetado muletas a su hijo para evitar que cargue el peso del cuerpo sobre el pie afectado. Ayude a su hijo a usar las muletas según le hayan indicado. Su hijo no debe caminar ni apoyarse sobre el pie lesionado hasta que el médico diga que puede hacerlo. Es probable que la tablilla se rompa si su hijo camina o se apoya sobre esta.

  • Si la herida comienza a sangrar, aplique presión directamente sobre la zona que está sangrando. Sostenga la presión durante 10 minutos sin interrumpir.

  • Mantenga el pie afectado en alto para reducir el dolor y la hinchazón. Es muy importante que haga eso durante las primeras 48 horas después del momento de la lesión. Con la mayor frecuencia que le sea posible, haga que su hijo se siente o se recueste y coloque almohadas debajo de su pierna hasta que el pie afectado quede elevado por encima del nivel del corazón. Si se trata de un bebé o un niño pequeño, tenga cuidado de que las almohadas no se deslicen y puedan quedarle cerca de la cara.

  • Coloque una compresa fría sobre la lesión para ayudar a controlar la hinchazón. Puede preparar una compresa colocando cubos de hielo en una bolsa plástica. Envuélvala en una toalla fina. Aplíquela sobre la zona afectada durante un máximo de 20 minutos cada una o dos horas el primer día. Siga haciendo esto tres o cuatro veces al día durante los dos días siguientes y, luego, según sea necesario. A menos que le den otra instrucción, puede colocar la compresa fría directamente sobre la tablilla. Si a su hijo le pusieron una bota o un zapato, ábralos para colocar el hielo (a menos que reciba otras indicaciones).

  • Cuide de la férula, el zapato o la bota tal como le hayan indicado. No coloque talcos ni lociones dentro de la férula. Impida que su hijo introduzca objetos dentro de la férula.

  • Mantenga secos la tablilla, el zapato, la bota o el yeso extraíble. A menos que le den otra indicación, su hijo puede quitarse la bota o el zapato para bañarse.

  • Si la lesión también incluye raspaduras o cortadas expuestas, cuídelas de la manera en que le hayan indicado.

  • Observe si aparecen los signos de infección que se describen más abajo.

  • Si tiene alguna uña del pie lastimada, puede caérsele. En alrededor de un mes, probablemente le crecerá la uña nueva.

Visita de control

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica de su hijo según se le haya indicado.

Nota especial para los padres

Los proveedores de atención médica han sido preparados para considerar que las lesiones como esta en niños pequeños pueden ser signo de posible abuso. Probablemente le hagan preguntas para saber cómo se lesionó su hijo. La ley les exige a los proveedores de atención médica que hagan esas preguntas. Y lo hacen para proteger a su hijo. Por favor, tenga paciencia.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • No mejora después de tres días.

  • Está irritable o llora y no logra consolarlo.

  • Se presenta enrojecimiento, calor, hinchazón o supuración de la herida; o nota que la tablilla despide olor desagradable.

  • La bota, el zapato o la tablilla se moja, se ablanda o se daña.

  • La inflamación o el dolor empeoran. Primero afloje la tablilla para ver si esto soluciona el problema.

  • Los dedos del pie lesionado están fríos, azulados, entumecidos o tienen cosquilleo. Primero afloje la tablilla para ver si esto soluciona el problema.

  • Se presenta un cosquilleo nuevo o peor en el pie o sus dedos. Primero afloje la tablilla para ver si esto soluciona el problema.

  • Tiene fiebre de 101.4 °F (38.5 °C) o más alta que no baja con medicamento.

  • Un niño de dos años o mayor tiene fiebre durante más de tres días.

  • Un niño de cualquier edad tiene varias veces fiebre de 104 °F (40 °C) o más.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.