Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Control del dolor (niño)

Todos los niños sienten dolor, incluso los bebés muy pequeños. El dolor es una experiencia física y también mental. Generalmente está relacionado con el miedo y el estrés. Tanto el dolor de corto plazo como el continuo (crónico) pueden dañar la capacidad de los niños de relacionarse con el mundo que los rodea. El dolor puede traer problemas para un niño en su casa y en la escuela.

Tiene muchas causas. Puede deberse a tratamientos médicos como, por ejemplo, inyecciones o pruebas. Puede ser provocado por una enfermedad crónica o por una lesión.

El control del dolor puede hacer que un niño se sienta más feliz y más cómodo. También ayudará a acelerar su curación. Existen muchas maneras de ayudar a aliviar el dolor de un niño.

Cuidados en la casa

  • El proveedor de atención médica de su hijo puede recetarle medicamentos para aliviarle el dolor y relajarlo. Por ejemplo, paracetamol (acetaminofén) o ibuprofeno. Siga todas las instrucciones para darle cualquier medicamento a su hijo. Consulte a su proveedor de atención médica sobre los efectos secundarios que se pueden presentar. No le dé aspirina, a menos que el médico así lo indique. Tampoco le dé ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor.

  • Mantenga el cronograma del medicamento de su hijo. No se saltee ninguna dosis. Esto ayuda a controlar el dolor antes de que se vuelva fuerte.

  • Siga atentamente las instrucciones de los medicamentos. La cantidad que debe tomar su hijo (dosis) se basa en factores como el peso y la edad. Por esa razón, las dosis de los niños tienden a ser menores que las de los adultos. No le dé una dosis más alta de la indicada porque puede ser peligroso.

  • Mantenga los medicamentos fuera del alcance de los niños. Almacénelos todos en un armario con llave fuera del alcance de los niños.

  • Comente al proveedor de atención médica qué medicamentos le han dado buen resultado a su hijo en el pasado. También dígale si el niño prefiere tomarlos en líquido y no en pastillas.

  • Avise al proveedor de atención médica si el medicamento no está funcionando. Así podrá ajustar la dosis antes de que el niño sienta dolor fuerte.

  • Señales de dolor en los bebés y niños pequeños: Esté atento para detectar los avisos de dolor. Por ejemplo, llanto que no se alivia cuando se trata de calmar al niño, expresiones faciales de ansiedad o cambios en las costumbres de sueño. Si la frente está sudada o tiene el pulso acelerado, también podría estar sintiendo dolor.

  • Señales de dolor en niños más grandes: Hable con su hijo sobre el dolor y hágale preguntas. Es posible que el niño logre describirlo, contestar preguntas sobre este y hasta señalar dónde le duele. Si un niño tiene dificultades para describir el dolor, use una escala de caras.

El tratamiento del dolor sin medicamentos

Bebés y niños pequeños:

  • Pruebe con el contacto físico. Puede ser muy calmante para un niño de cualquier edad. Cargarlo, acunarlo, abrazarlo o masajearlo puede aliviarlo.

  • Envuelva a su hijo con una manta abrigada.

  • Cárguelo en contacto directo con su piel desnuda mientras lo esté amamantando o dándole el biberón. El contacto de piel con piel puede ser reconfortante.

  • Aliente al bebé a que se chupe el dedo o use un chupón. Esto puede aliviar a los bebés y a los niños pequeños.

Niños mayores:

  • Pruebe con el contacto físico. Puede ser muy calmante para un niño de cualquier edad. Cargarlo, acunarlo, abrazarlo o masajearlo puede aliviarlo.

  • Ayude a distraer a su hijo del dolor usando el juego. Puede desviar su atención haciendo burbujas, mirando videos, contándole cuentos y jugando con juguetes o juegos. Es posible que su hijo disfrute escuchando música, leyendo o que le lean, o haciendo trabajos artísticos o artesanías.

  • Pruebe con el método de las imágenes guiadas. Esto se hace invitando a su hijo a que se imagine una escena feliz o placentera. El niño se puede concentrar en lo que ve, lo que huele y lo que siente. Es posible que esto ayude a apartar la atención del niño del dolor.

  • Ayude a su hijo con ejercicios de relajación. La relajación afloja los músculos tensos y calma la ansiedad. Un niño más grande que puede seguir instrucciones quizás pueda probar la respiración controlada. Hacer respiraciones largas y profundas puede reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La relajación también puede ayudar a reducir el dolor y aliviar las náuseas.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo.

Nota especial para los padres

Si tiene preguntas o preocupaciones sobre el cuidado de su hijo, hable con el proveedor de atención médica del niño.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Señales de que el dolor no se está aliviando después de tomar el medicamento

  • Señales de que el dolor está empeorando

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.