Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Adenitis cervical bacteriana, tratamiento con antibióticos (niño)

Los ganglios linfáticos ayudan al cuerpo a combatir las infecciones. Estos se encuentran en muchas partes del cuerpo, incluso en el cuello. Cuando las bacterias entran en el cuerpo, los ganglios linfáticos cercanos se pueden inflamar. Si se inicia una infección en un diente, en los senos paranasales (sinusitis), o en la piel de la cara o el cuello, se pueden inflamar los ganglios linfáticos. Este trastorno se llama adenitis cervical bacteriana y es común en los niños.

Los síntomas de la adenitis cervical bacteriana incluyen hinchazón del cuello (normalmente sólo de un lado), sensibilidad y dolor al tocar la zona afectada, y enrojecimiento y calor de la piel a su alrededor. Su hijo puede tener fiebre, estar de mal humor y sin ánimo de comer.

La adenitis cervical bacteriana se trata con antibióticos. Generalmente se cura en unos días después de que el niño comienza a tomar antibióticos. En los casos graves, es posible que sea necesario vaciar el líquido (pus) de un ganglio linfático hinchado.

Los niños menores de cinco años pueden tener síntomas que aparecen y desaparecen durante un cierto tiempo. Esto es normal.

Cuidados en la casa

A su hijo le darán antibióticos para tratar la infección. Es posible que también le indiquen tomar medicamentos para el dolor y la fiebre. Siga todas las instrucciones para darle esos medicamentos a su hijo. Si le recetan un antibiótico, asegúrese de darle todo el medicamento por la totalidad de los días indicados hasta que se termine. Continúe dándole el medicamento aunque su hijo ya no tenga síntomas. No le dé aspirina a un niño menor de 18 años que tenga fiebre porque puede provocarle graves daños en el hígado.

Cuidados generales

  • Permítale a su hijo descansar mucho. Planifique actividades tranquilas durante algunos días.

  • Asegúrese de que beba abundante cantidad de líquidos. Comuníquese con el proveedor de atención médica de su hijo si el niño se niega a comer o beber.

  • Revise regularmente los ganglios linfáticos de su hijo para detectar si cambiaron de tamaño. Es posible que el proveedor de atención médica trace una línea con un marcador alrededor de los ganglios linfáticos para ayudarle a usted a detectar si estos cambian con el paso del tiempo.

Visita de control

Haga un seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo o según le hayan indicado.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Tiene fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta que no baja con medicamento.

  • Se niega a comer o beber.

  • La hinchazón o el enrojecimiento no mejoran o empeoran.

  • El dolor no se alivia o empeora.

  • Tiene dificultades para respirar o tragar.

  • Los ganglios linfáticos se agrandan, se ablandan o se endurecen.

  • Los ganglios linfáticos se achican de repente.

  • Se presenta un dolor en la nuca por arriba de la columna vertebral.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.