Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Dermatitis atópica y eccema (niño)

La dermatitis atópica es un salpullido enrojecido con comezón. También se conoce como eccema. El salpullido es crónico, o continuo. Puede aparecer y desaparecer con el tiempo. No es contagioso. La enfermedad suele ser genética, y se traspasa de generación en generación en la familia. Provoca un problema con la barrera de la piel que hace que la piel sea más sensible al entorno y a otros factores. Esta mayor sensibilidad de la piel provoca picazón, por eso la persona afectada se rasca. Sin embargo, rascarse puede empeorar la comezón y también romper la piel. Eso aumenta el riesgo de tener infecciones.

Es frecuente que la dermatitis atópica comience durante el primer año de vida. Es una enfermedad que se presenta más comúnmente en la niñez. Algunos niños la superan, mientras que otros siguen con la afección hasta la adultez. La dermatitis atópica puede comprometer cualquier parte del cuerpo y los síntomas varían según la edad del niño.

Los menores de un año pueden presentar:

  • Manchas de bultos tipo granitos

  • Puntos ásperos de color rojo

  • Manchas secas y escamosas

  • Manchas en la piel de color más oscuro

Los niños entre los dos años y la pubertad pueden presentar:

  • Piel hinchada de color rojo

  • Piel seca, escamosa y con comezón

La dermatitis atópica tiene muchas causas. Puede ser provocada por alimentos o medicamentos. También existen plantas, animales y sustancias químicas que pueden irritar la piel. Esta afección tiende a presentarse en áreas de climas cálidos y secos. Suele ser hereditaria (se pasa de padres a hijos) y podría tener un origen genético. Los niños que tienen rinitis polínica (fiebre del heno) o asma pueden tener también dermatitis atópica.

Esta enfermedad no tiene cura, pero sus síntomas se pueden manejar. El baño cuidadoso y el uso de cremas o lociones humectantes puede ayudar a reducir los síntomas. Los antihistamínicos pueden ayudar a aliviar la comezón y los corticosteroides tópicos pueden ayudar a reducir la hinchazón. En los casos graves, es posible que un proveedor de atención médica indique otros tratamientos. Uno de estos emplea luz (fototerapia). También se puede recetar un medicamento oral (por boca) para debilitar el sistema inmunitario. La piel puede mejorar cuando se evita el rascado o un factor irritante. Sin embargo, la dermatitis atópica puede regresar en cualquier momento.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica de su hijo puede recetarle medicamentos para reducir la hinchazón y la comezón. Siga todas las instrucciones para darle estos medicamentos a su hijo. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo antes de darle al niño cualquier medicamento de venta sin receta. Este profesional probablemente le recomiende bañar a su hijo y usar una crema o loción humectante después. Tenga en cuenta que estos productos humectantes funcionan mejor cuando se aplican sobre la piel hasta tres minutos después del baño.

Cuidados generales

  • Hable con el proveedor de atención médica de su hijo sobre las posibles causas. No exponga a su hijo a elementos que usted ya sabe lo sensibilizan.

  • Bebés de 0 a11 meses:Bañe a su hijo una o dos veces por día en agua levemente caliente durante 20 minutos. Pregunte al proveedor de atención médica del niño antes de usar jabón o de agregar cualquier producto al agua del baño de su hijo.

  • Niños a partir de los 12 meses:Bañe a su hijo una o dos veces por día en agua levemente caliente durante 20 minutos. Si usa jabón, elija una marca que sea suave y sin perfume. No le dé baños de espuma. Después de secar la piel, aplique un producto humectante que le haya indicado su proveedor de atención médica. Un baño antes de irse a dormir, especialmente con harina de avena, puede ayudar a reducir la comezón durante la noche.

  • Vista a su hijo con ropas sueltas y suaves de algodón. El algodón mantiene la piel fresca.

  • Lave toda la ropa con un jabón líquido suave que no tenga colorante ni perfume. Enjuague muy bien la ropa solamente con agua. Es posible que se necesite un segundo ciclo de enjuague para eliminar el jabón residual. Evite usar suavizantes para la ropa.

  • Trate de impedir que su hijo se rasque las zonas irritadas, porque hacerlo demorará la curación. Aplique compresas húmedas sobre las zonas afectada para aliviar la comezón. Mantenga las uñas de las manos y de los pies de su hijo bien cortas.

  • Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo.

  • Trate de impedir que su hijo sienta calor excesivo.

  • Reduzca las situaciones de estrés para su hijo.

  • Vigile la piel de su hijo todos los días para detectar señales persistentes de irritación o infección (ver más abajo).

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Empeoramiento de los síntomas

  • Signos de infección, por ejemplo: mayor enrojecimiento o hinchazón, empeoramiento del dolor o supuración de líquido maloliente

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.