Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Rinitis alérgica (niño)

Algunos niños presentan alergias a sustancias llamadas alérgenos (por ejemplo, polvo, polen y moho) que están presentes en el medioambiente. La rinitis alérgica es una reacción alérgica que afecta la nariz y, con frecuencia, los ojos. También se conoce como alergia nasal. Según el alérgeno al que el niño sea sensible, la rinitis alérgica se puede presentar únicamente durante ciertas épocas del año o durante todo el año.

Los síntomas incluyen goteo nasal, congestión y comezón en la nariz. Puede producir enrojecimiento y ardor en los ojos. Puede que el niño estornude mucho. Además, el niño puede estar irritable y cansado. Es posible que aparezcan círculos oscuros (ojeras alérgicas) debajo de los ojos. También es posible que las alergias graves afecten las orejas, los ojos y los pulmones. Las alergias no causan fiebre.

Los alérgenos comunes son, entre otros, el polen de los árboles, el pasto y las hierbas, el polvo, el moho, las plumas y la caspa de los animales. Los niños que están expuestos al humo del tabaco tienen un riesgo más alto de tener rinitis alérgica. Además, este tipo de alergia suele ser hereditaria (se pasa de padres a hijos).

Se pueden realizar pruebas para detectar a qué alérgenos reacciona su hijo. Para realizar estos exámenes y para otras evaluaciones, es posible que remitan a su hijo a un médico especialista en alergias.

Cuidados en la casa:

Medicamentos: Es posible que el médico le recete medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas de alergia. Siga las instrucciones del médico para darle estos medicamentos a su hijo.

Cuidados generales:

Pida consejo al médico de su hijo sobre cómo evitar las sustancias a las que es alérgico su hijo. A continuación encontrará algunas sugerencias:

  1. Mantenga a su hijo puertas adentro si el nivel de polen en el ambiente está alto. Cierre las ventanas durante la temporada de polen.

  2. Mantenga a las mascotas que tienen pelaje y plumas fuera del cuarto del niño.

  3. Cambie la ropa de su hijo después de jugar al aire libre.

  4. Lave y seque el cabello del niño todas las noches.

  5. Para prevenir la formación de moho y la acumulación de polvo, evite usar vaporizadores y humidificadores. Mantenga bajo el nivel de humedad usando un deshumidificador o el aparato de aire acondicionado. Mantenga el deshumidificador y el aire acondicionado limpios y sin moho.

  6. Lave las sábanas cada siete a diez días con agua caliente.

  7. Si es posible, haga que su hijo duerma en un cuarto que no tenga tapete, cortinas ni muebles tapizados.

  8. Los pisos sin tapetes son mejores para los niños que tienen alergias. Si tiene tapetes, aspírelos una o dos veces por semana. Si es posible, use una aspiradora que tenga un filtro de aire de alta eficiencia para partículas (“HEPA”, por sus siglas en inglés).

  9. No fume cerca de su hijo. Evite los lugares públicos en donde está permitido fumar.

Visita de control

Siga las recomendaciones del médico o de nuestro personal sobre el seguimiento.

Si a su hijo lo remitieron a un especialista en alergia, pida la cita sin demora.

 

Busque atención médica de inmediato

Hágalo si ocurre algo de lo siguiente:

  • Fiebre de más de 100.4 °F (38.0 °C)

  • Los síntomas continúan y no se alivian con los medicamentos ni los cambios en el hogar, los síntomas empeoran o aparecen nuevos

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.