Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Dieta en caso de vómitos y diarrea (niño)

El vómito y la diarrea son problemas comunes en los niños. Los niños pueden perder fácilmente demasiada agua y deshidratarse. Eso ocurre cuando el cuerpo pierde una cantidad excesiva de agua y minerales. Esta puede ser una situación seria y hasta puede poner en peligro la vida. Cuando esto sucede, se deben recuperar los líquidos del cuerpo, lo que se hace dándole al niño cantidades pequeñas de líquido con frecuencia.

Si su hijo muestra señales de deshidratación, es probable que el médico le indique usar una solución de rehidratación oral. Este tipo de bebida puede reponer los minerales perdidos que se llaman electrolitos. Esa solución se puede usar además de las alimentaciones con biberón o el amamantamiento. Su uso también puede reducir los vómitos y la diarrea. Usted puede comprar una solución de rehidratación oral en tiendas de alimentos y farmacias sin necesidad de receta.

Si la deshidratación o los vómitos son graves, es posible que el niño tenga que ingresar en un hospital para que le den líquidos intravenosos (IV).

Administración de líquidos y comidas

Si está usando una solución de rehidratación oral:

  • Siga las instrucciones del médico para darle la solución a su hijo.

  • Use solamente soluciones de rehidratación oral compradas ya preparadas. No prepare su propia solución.

  • Si los vómitos o la diarrea se alivian después de dos a tres horas, puede dejar de darle a su hijo la solución de rehidratación oral.

Alimentos sólidos:

  • Siga la dieta recomendada por su médico.

  • Si su hijo lo desea y lo tolera, puede comer los alimentos habituales.

  • Si su hijo no puede comer la comida normal, puede probar bebiendo líquidos claros como agua o chupando cubos de hielo. No le dé al niño líquidos que tengan un contenido alto de azúcar como, por ejemplo, jugo o refresco.

  • Si tolera bien los líquidos transparentes, aumente la cantidad poco a poco. Alterne esos líquidos con una solución de rehidratación oral, según le haya recomendado su médico.

  • Su hijo puede iniciar una dieta regular entre 12 y 24 horas después de que hayan terminado la diarrea o los vómitos. Siga dándole abundante cantidad de líquidos claros.

  • Usted puede volver a darle a su hijo la dieta normal a medida que el niño se sienta mejor. No obligue a su hijo a comer, sobre todo si está sintiendo dolor de estómago o tiene cólicos. No alimente a su hijo con grandes cantidades en una sola comida, ni siquiera si el niño tiene hambre, porque su hijo se podría sentir peor. Puede ir aumentándole la cantidad de comida a medida que el niño lo vaya tolerando. Los alimentos que puede darle incluyen cereales, puré de papas, puré de manzana, bananas pisadas, galletas saladas, pan tostado seco, arroz, avena, pan, fideos, “pretzels”(tipo de galleta salada en forma de ocho), sopas con arroz o fideos y verduras cocidas.

  • Si los síntomas vuelven, retome la dieta simple o de líquidos claros.

Visita de control

Haga un seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo o según le hayan indicado. Si se tomó una muestra de heces o se realizaron cultivos, llame al proveedor de atención médica para recibir los resultados según le hayan indicado.

Llame al 911

Llame al 911 si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dificultades para respirar

  • Confusión

  • Somnolencia (adormecimiento) extrema o dificultad para caminar

  • Pérdida del conocimiento (desmayo)

  • Ritmo cardíaco acelerado

  • Cuello rígido

  • Convulsión

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • El dolor abdominal empeora

  • Dolor constante en la parte inferior derecha del abdomen

  • Vómitos repetidos después de las dos primeras horas de beber sólo líquidos

  • Vómito ocasional por más de 24 horas

  • Diarrea continua muy fuerte por más de 24 horas

  • Sangre en el vómito o las heces

  • Reducción de la ingesta oral (el niño come y bebe menos)

  • Orina oscura o falta de orina en ocho horas, falta de lágrimas al llorar, ojos “hundidos” o boca seca

  • El niño está irritable o llora y no logra consolarlo

  • Somnolencia inusual

  • Sarpullido nuevo

  • Más de ocho heces con diarrea en ocho horas

  • La diarrea dura más de una semana tomando antibióticos

  • Tiene fiebre de 101.4 °F (38.5 °C) o más alta que no baja con medicamento

  • Un niño de dos años o mayor tiene fiebre durante más de tres días.

  • Un niño de cualquier edad tiene varias veces fiebre de más de 104 °F (40 °C)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.