Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Foliculitis (niño)

La foliculitis es una infección de un folículo piloso, es decir, un saco pequeño desde donde nace el pelo que sale de la piel. Normalmente la piel está habitada por bacterias, pero a veces estas quedan atrapadas en un folículo y causan inflamación. Esto ocasiona la aparición de un salpullido abultado. La zona sobre los folículos afectados se ve roja y elevada. Además, puede doler o dar comezón. Los bultos del salpullido pueden tener líquido (pus) en su interior. Ese pus puede escaparse y formar costras. Tal vez las lesiones se extiendan a otras partes del cuerpo. Una vez que desaparece, la foliculitis puede regresar en cualquier momento.

La foliculitis se puede presentar en cualquier parte del cuerpo de un niño en donde crezca cabello o vellos. Puede deberse al roce de la roja muy ajustada. Y también puede originarse por el bloqueo de un folículo piloso con un vendaje. Rasurarse las piernas o la cara también puede causar foliculitis.

Las lesiones suelen desaparece en unos pocos días sin tratamiento. Sin embargo, en algunos casos, es posible que le receten medicamentos. Quizás se tome una muestra pequeña de piel o pus para determinar qué tipo de bacteria está causando la infección.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica puede recetarle un antibiótico o una crema o pomada antimicótica (mata hongos). También es posible que le receten antibióticos orales (se toman por boca). Además, probablemente le den un medicamento o una loción para aliviar la comezón de su hijo. Siga todas las instrucciones para usar estos medicamentos.

Cuidados generales:

  • Aplique compresas húmedas y tibias sobre las lesiones durante 20 minutos hasta tres veces por día. Usted puede prepararlas empapando un paño con agua tibia. Escurra el agua sobrante.

  • No le permita a su hijo cortar, pinchar ni pellizcar las lesiones. Puede provocar dolor y que la infección se extienda.

  • Esté atento a que su hijo no se rasque la zona afectada, porque eso puede demorar la curación.

  • Si las lesiones supuran, cubra la zona con una venda de gasa que no se adhiera. Use la menor cantidad de cinta posible. Luego llame a su proveedor de atención médica y siga todas las instrucciones. Deseche con cuidado todas las vendas usadas.

  • Vista a su hijo con ropas sueltas de algodón. Cambie a diario la ropa de su hijo.

  • Cambie las sábanas y las mantas si están manchadas con pus. Lave toda la ropa, las toallas, las sábanas y los pañales de tela con jabón y agua caliente. No le permita a su hijo compartir la ropa, las toallas ni las sábanas con otros familiares.

  • Si las lesiones de su hijo están en las nalgas, deseche con cuidado las toallitas húmedas y los pañales descartables.

  • No sumerja las lesiones en agua caliente durante el baño porque la infección puede extenderse. En cambio, mantenga la zona limpia lavando suavemente las lesiones con jabón y agua tibia.

  • Lave sus manos y haga que su hijo se lave las suyas con frecuencia para evitar que las bacterias pasen a otras personas. También puede usar un gel antibacterial para mantener las manos limpias.

Visita de control

Programe una visita de control con su proveedor de atención médica si las lesiones comienzan a supurar (salida de líquido).

Nota especial para los padres

Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo. Esto es necesario para la infección se extienda.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Busque enseguida atención médica para su hijo si ocurre algo de lo siguiente:

  • Fiebre rectal (tomada en el ano) de 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Enrojecimiento o inflamación que empeoran

  • Empeoramiento del dolor

  • Supuración maloliente de la piel

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.