Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Laceración en la cara con sutura o cinta (Niño)

Una laceración es un corte a través de la piel. Si el corte es profundo, será necesario dar puntos (suturas) para cerrarlo. Un corte pequeño se puede cerrar con cinta quirúrgica.

Tal vez su hijo necesite una vacuna contra el tétanos. Esta se aplica si no existe registro de que su hijo la haya recibido y si el objeto que causó el corte podría provocar tétanos.

Cuidados en la casa

  • El proveedor de atención médica de su hijo probablemente le recete un medicamento antibiótico oral (se toma por boca). Eso ayuda a prevenir las infecciones. Siga todas las instrucciones para darle este medicamento a su hijo. Asegúrese de que el niño tome el medicamento todos los días hasta terminarlo. No debería quedarle nada de medicamento.

  • Si su hijo tiene dolor, puede darle el medicamento analgésico (calmante) siguiendo el consejo del proveedor de atención médica del niño. No le dé aspirina. Esta puede causar problemas serios en niños de hasta 15 años. Tampoco le dé ningún otro medicamento sin preguntarle primero al proveedor.

  • Siga las instrucciones del proveedor de atención médica sobre cómo cuidar del corte.

  • Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo. Así ayudará a evitar una infección.

  • Si le colocaron un vendaje y se moja o se ensucia, cámbielo. De lo contrario, déjelo en su lugar durante las primeras 24 horas y luego cámbielo todos los días o según le hayan indicado.

  • El cuidado de las suturas (puntos): Limpie la herida todos los días. Primero quite el vendaje. Luego lave la zona suavemente con agua tibia y jabón o según le indique el proveedor de atención médica de su hijo. Use un hisopo de algodón humedecido para aflojar y quitar la sangre o la costra que pueda haber sobre la herida. Después de haber limpiado la herida, aplique una capa fina de pomada antibiótica, si se la han recomendado. Luego coloque un vendaje nuevo.

  • El cuidado de la cinta quirúrgica: Mantenga seca la zona. Si se moja, séquela con una toalla limpia sin frotarla.

  • Evite sumergir el corte en agua. Haga que su hijo se duche o que tome baños de esponja en vez de baños de tina. No le permita nadar a su hijo.

  • Revise la herida de su hijo todos los días para ver si tiene signos de infección. Igualmente puede ocurrir una infección incluso con el cuidado adecuado. Los signos de infección incluyen enrojecimiento, calor y supuración del corte.

  • Esté atento a que su hijo que no se rasque, frote ni hurgue la zona de la herida. Es probable que a los bebés sea necesario colocarles mitones para que no se rasquen.

  • La mayoría de los cortes en la cara sanan sin problemas. Sin embargo, a veces se infectan a pesar de recibir el tratamiento adecuado. Por lo tanto, vigile para descubrir los signos de infección que se detallan más abajo.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo según le hayan aconsejado. Haga una cita de seguimiento para que le quiten las suturas si así se lo indican. Pregunte a su proveedor por cuánto tiempo deben permanecer en su lugar los puntos y cuándo volver a llevar a su hijo para que le quite los puntos. Si la herida se cerró con cinta quirúrgica, puede quitarla usted mismo en el momento que lo recomiende su proveedor de atención médica si no se cayó sola.

Nota especial para los padres

Los proveedores de atención médica han sido preparados para considerar que las lesiones como esta en niños pequeños pueden ser signo de abuso. Probablemente le hagan preguntas para saber cómo se lesionó su hijo. La ley les exige a los proveedores de atención médica que hagan esas preguntas. Y lo hacen para proteger a su hijo. Por favor, tenga paciencia.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • La herida sangra más que una pequeña cantidad o el sangrado no se detiene

  • Signos de infección:

    • Aumento del dolor en la herida (los bebés pueden llorar o estar quisquillosos y no se consigue calmarlos)

    • Aumento del enrojecimiento o la hinchazón de la herida

    • Salida de pus o mal olor de la herida

    • Fiebre de 100.4° F (38° C) o según le haya indicado el proveedor de atención médica de su hijo

  • Los bordes de la herida vuelven a abrirse

  • Los puntos se salen o saltan, o la cinta quirúrgica se cae antes de pasados cinco días

  • La herida cambia de color

  • Entumecimiento alrededor de la herida

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.