Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Bronquiolitis (niño)

En el interior de los pulmones hay muchos conductos (tubos) respiratorios pequeños llamados bronquiolos. Si el revestimiento de estos tubos se inflama y se hincha, se presenta una afección llamada bronquiolitis. Suele ocurrir con más frecuencia en niños de hasta cinco años.

Se presenta generalmente en invierno y comienza con un resfriado. Al principio su hijo probablemente tenga goteo nasal, una tos suave, fiebre y tos con moco. Después de algunos días, la tos puede empeorar. Su hijo comenzará a respirar con más rapidez, a producir sibilancias y a resoplar. Las sibilancias son un sonido de silbido que se produce al respirar por vías aéreas angostadas. En los casos graves, la respiración puede detenerse por períodos cortos.

La bronquiolitis se trata ayudando a su hijo a respirar. El proveedor de atención médica puede aspirar el moco de la nariz y la boca de su hijo. Es posible que le den medicamentos para aliviar la tos o la fiebre. Los niños que tienen dificultad para respirar o para comer pueden requerir hospitalización por una o más noches. Probablemente reciban líquidos por vía intravenosa (IV), oxígeno o los conecten a un respirador mecánico. Los síntomas suelen mejorar en dos a cinco días, pero pueden durar semanas. En algunos casos, podrían recetarse medicamentos antivirales para prevenir la reaparición de la afección.

Los bebés de menos de 12 semanas de vida y los niños con una afección crónica tienen más probabilidades de tener bronquiolitis grave. Las complicaciones pueden incluir deshidratación y una infección pulmonar llamada neumonía (pulmonía). Un niño que tiene bronquilitis tiene más probabilidades de tener accesos (ataques) de sibilancias cuando sea mayor.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa:

  • El proveedor de atención médica de su hijo probablemente le recete gotas nasales de solución salina que diluirán el moco de la nariz. Es posible que el proveedor también le indique medicamentos para tratar la fiebre o las sibilancias. Siga todas las instrucciones para darle estos medicamentos a su hijo.

  • Lave sus manos con agua tibia y jabón antes y después de atender a su hijo. Esto ayuda a evitar que la infección se trasmita.

  • Haga que su hijo descanse mucho. Colóquelo en una posición levemente elevada para dormir para ayudarle respirar mejor. Si puede, levante la cabecera del colchón varias pulgadas. También puede levantar el cuerpo de su hijo con almohadas.

  • Asegúrese de que su hijo se sople bien la nariz. En un niño pequeño, succione la mucosidad de la nariz. Para eso, colóquele en la nariz gotas de solución salina. Luego, use una jeringa (pera) de succión pequeña. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo o con el farmacéutico si no sabe cómo usar una jeringa de succión.

  • Para evitar la deshidratación y ayudar a aflojar la mucosidad de los pulmones en los niños mayores de un año, haga que su hijo beba abundante cantidad de líquidos. Los niños pueden preferir bebidas frías, postres helados o helados de jugo. También es posible que les guste tomar sopa caliente de pollo o bebidas con limón y miel. Pero no le dé miel a un niño que tenga menos de un año de edad.

  • Para evitar la deshidratación y ayudar a aflojar la mucosidad de los pulmones en su bebé, asegúrese de que beba abundante cantidad de líquidos. Si es necesario, puede utilizar un gotero medicinal para darle pequeñas cantidades de leche materna, fórmula o líquidos transparentes a su bebé. Dele una o dos cucharaditas cada 10 a 15 minutos. Tal vez el bebé solo pueda alimentarse por períodos breves de tiempo. Si lo amamanta, use una bomba sacaleche y guarde leche para usarla más adelante. Entre comida y comida, dele a su hijo una solución de rehidratación oral. Puede comprarla en una farmacia.

  • Para que respire mejor mientras duerme, use un humidificador de niebla fría en el dormitorio de su hijo. Limpie y seque el humidificador todos los días para evitar que tenga moho y bacterias. No use un vaporizador de agua caliente porque puede causar quemaduras. Puede que su hijo también se sienta cómodo sentándose durante 10 minutos dentro del baño con vapor.

  • No fume cerca de su hijo. El humo del tabaco puede empeorar los síntomas de su hijo.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo. Si le tomaron una radiografía, un especialista la revisará y le informarán si alguno de los resultados señalan que es necesario hacer cambios en el tratamiento de su hijo.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta.

  • Los síntomas no mejoran, o empeoran.

  • Las dificultades para respirar no mejoran o empeoran.

  • Coloración azulada en los labios o las uñas de los dedos de las manos.

  • Tiene poco apetito o come poco.

  • Tiene signos de deshidratación. Por ejemplo, boca seca y falta de lágrimas, o menos orina que lo habitual.

  • El niño está irritable o llora y no logra consolarlo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.