Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Balanopostitis (niño)

La cabeza del pene se llamada glande. En los niños y hombres no circuncidados, el glande está recubierto y protegido por la piel del prepucio. Algunas veces, tanto el glande como el prepucio pueden infectarse e inflamarse. Esta afección se llama balanopostitis.

Puede deberse a bacterias, hongos o levaduras. También puede ser causada por sustancias químicas o medicamentos. Limpiar el pene en exceso o muy poco también puede provocar balanopostitis. Los bebés pueden presentarla cuando tienen dermatitis del pañal.

Los síntomas incluyen dolor, enrojecimiento e hinchazón. El glande puede supurar un líquido con mal olor y tal vez dé comezón en la zona. En los casos graves, es posible que el niño tenga dificultades para orinar. La balanopostitis causada por bacterias pone la piel de color rojo brillante. Las levaduras pueden provocar manchas blancas, así como también supuración de líquido.

Esta afección se trata comenzando por lavar la zona y se puede remojar en agua tibia para aliviar los síntomas. El proveedor de atención médica de su hijo le recetará medicamentos para tratar la infección. Pueden ser antibióticos o antimicóticos (matan hongos). Es posible que le receten una crema de hidrocortisona para reducir la inflamación. Los niños que no pueden orinar probablemente necesiten que les coloquen un catéter urinario, que es un tubo fino y flexible que se introduce en la abertura del pene.

Los síntomas generalmente desaparecen entre los tres y cinco días de comenzado el tratamiento. Si el problema continúa repitiéndose, es posible que sea necesario quitarle el prepucio a su hijo. A esto se le llama circuncisión. El proveedor de atención médica de su hijo le dará más información si es necesario realizar este procedimiento.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa:

  • El proveedor de atención médica de su hijo puede recetarle medicamentos para tratar la infección y la hinchazón. Siga todas las instrucciones para darle estos medicamentos a su hijo.

  • Lave bien sus manos con agua tibia y jabón antes y después de cuidar del pene de su hijo. Esto ayuda a evitar que la infección se propague. Enseñe al niño a lavarse las manos antes y después de tocar el pene.

  • Ponga al niño en una tina con agua limpia y tibia con una cucharadita de sal. El agua debe ser lo suficientemente profunda como para cubrir los genitales. Esto ayudará a reducir la inflamación. Repita esta operación de dos a tres veces al día o según le recomiende el proveedor de atención médica de su hijo.

  • A los bebés y niños pequeños láveles la zona todos los días o según sea necesario. Si tienen prepucio, jálelo suavemente hacia atrás. El prepucio se deslizará para atrás (retraerá) solo un poco, así que no lo fuerce. Enjuague la zona con agua limpia. Use un hisopo de algodón para limpiar suavemente cualquier supuración que pueda haber. No use jabón, aceites de burbujas para baño ni talco porque pueden causar irritación.

  • Enseñe a su hijo cómo limpiar la zona todos los días.

  • Si su hijo tiene el prepucio, retráigalo suavemente con regularidad mientras el niño sea pequeño. Enseñe a los niños mayores a retraerse con suavidad su prepucio regularmente, aun después de que se haya curado la infección. El prepucio podrá retraerse completamente una vez que el niño alcance la edad de 10 años. Si el prepucio se queda atrapado en la posición retraída, lleve de inmediato a su hijo a la sala de emergencias.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo.

Nota especial para los padres

Si tiene preguntas o preocupaciones sobre el cuidado del pene de su hijo, hable con su médico.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta.

  • El prepucio quedó trabado en la posición retraída.

  • El niño tiene dificultades para orinar.

  • Signos de infección, como calor, enrojecimiento, hinchazón o supuración de líquido maloliente del pene.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.