Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Lesión de la médula espinal: El manejo de sus intestinos

Después de una lesión en la médula espinal (SCI, por sus siglas en inglés), es posible que sus intestinos no funcionen de la misma manera que antes. Para ayudarle a adaptarse a los cambios y manejarlos, su equipo de atención médica ha creado un programa para sus intestinos que usted puede seguir con regularidad. Ahora, depende de usted que ponga este programa en práctica para ayudarle a mantenerse activo y saludable, y disfrutar de una buena vida social.

La SCI provoca cambios en los intestinos

Una lesión de la médula espinal daña los nervios relacionados con el funcionamiento de los intestinos. Por eso, es posible que no se dé cuenta cuando necesita evacuar los intestinos. El nivel y la gravedad de su lesión determinarán la manera en que se vean afectados sus intestinos.

  • Una SCI de nivel superior (T12 o más arriba) puede provocar un intestino espástico (reflejo). Si tiene este tipo de problema, se activa un reflejo cuando su intestino está lleno. Esto hace que su intestino se vacíe por sí solo, lo cual le provocará accidentes o percances.

  • Una SCI de nivel inferior (por debajo de T12) puede provocar un intestino fláccido. Si tiene este tipo de problema, los músculos que están alrededor del ano permanecen abiertos, pero el intestino tiene problemas para vaciarse por su cuenta. Será necesario extraer las heces manualmente para evitar pérdidas y que el intestino se bloquee porque hay demasiadas heces acumuladas. 

Consejos para que obtenga buenos resultados con su programa para el intestino

El objetivo de su plan para manejar su intestino es hacer que usted tenga más control sobre el funcionamiento de su intestino. Eso le ayudará a evacuar los intestinos con regularidad y tener menos accidentes. También le ayudará a reducir el riesgo de tener complicaciones. Para asegurar el éxito de su programa para el manejo de los intestinos:

  • Siga su rutina de intestinos tal como le indicaron. Tendrá una rutina de intestinos que deberá completar todos los días para eliminar las heces de su intestino. La frecuencia de esta rutina puede cambiar a medida que usted vaya notando qué cosas le resultan mejor. La mayoría de las rutinas de intestinos toman entre unos 45 y unos 60 minutos. Su equipo de atención médica trabajará con usted para asegurar que pueda realizar todos los pasos de su rutina de intestinos en forma correcta y segura.

  • Cumpla con el horario de su rutina de intestinos. Si sigue su rutina de intestinos según los horarios previstos, le resultará más fácil volver a entrenar sus intestinos para que tengan movimientos regulares. Eso le reducirá el riesgo de accidentes. Quizás también le resulte útil llevar un registro de la rutina que hace con sus intestinos para ver si está dando los resultados esperados.

  • Siga las instrucciones que le indicaron para su dieta. Lo que come y bebe puede afectar el trabajo de sus intestinos. Es posible que necesite aumentar la cantidad de fibra que come. La fibra abulta las heces y hace que sean más blandas y más fáciles de evacuar. Posiblemente, también deba evitar algunos alimentos que provoquen gases o que hagan que sus heces sean demasiado blandas (diarrea) o duras (estreñimiento). Además, es posible que necesite beber abundante cantidad de líquidos todos los días. El agua es la mejor opción.

  • Haga ejercicio con regularidad. Mantenerse activo le ayudará a que las heces salgan de los intestinos más fácilmente, con lo cual será menos probable que tenga estreñimiento y bloqueo. Es posible que le enseñen ejercicios de amplitud de movimiento y cambios de posición que le permitirán evacuar los intestinos con más facilidad.

  • Tome los medicamentos según le hayan indicado. Es posible que le hayan recetado medicamentos para ayudar a estimular sus intestinos mientras realiza la rutina. También puede que le hayan recetado ablandadores de heces. No use laxantes sin hablar primero con su proveedor de atención médica porque, con el tiempo, pueden empeorar los problemas de los intestinos.

  • Haga visitas regulares a su proveedor de atención médica y a su equipo de atención médica. Así, tendrá un mejor control de su salud. Si necesita cambiar cualquier parte de su programa de manejo de los intestinos, infórmeles de inmediato. Juntos, pueden hacer ajustes que funcionen para usted.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota alguno de los siguientes signos de problemas en los intestinos:

  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o más

  • Heces sueltas, aguadas o duras

  • Heces negras o alquitranadas

  • Sangrado del recto

  • Dolor en el estómago

  • Tiene el estómago hinchado o endurecido

  • Náuseas o vómito

  • Pérdida de peso

  • No siente hambre

NOTA: La disreflexia autonómica (AD, por sus siglas en inglés) es un problema que puede darse en personas con SCI. Produce un pico de presión arterial repentino que debe tratarse de inmediato. Los problemas de intestino pueden, en ocasiones, desencadenar la AD. Su proveedor de atención médica le dirá si usted presenta riesgo de tener AD y qué debe hacer si eso sucede.

Busque apoyo

No deje que su lesión o su problema de intestinos le impida tener una vida activa y plena. Es posible que su cuerpo haya tenido que atravesar algunos cambios, pero usted sigue siendo la misma persona y puede seguir haciendo muchas de las cosas de las que siempre ha disfrutado. Por ejemplo, trabajar, hacer deportes, salir con sus amigos y tener citas. Si necesita más apoyo, hable con su equipo de atención médica al respecto; ellos pueden remitirle a consejería si fuese necesario. También, hable con su familia y amigos, y cuénteles cómo se siente. Quizás le resulte útil unirse a un grupo de apoyo. Así podrá hablar con otras personas que están pasando por las mismas experiencias que usted.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.