Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Incontinencia urinaria [Urinary Incontinence, Female]

La incontinencia urinaria significa pérdida de control de la vejiga. Este problema afecta a muchas mujeres, especialmente a medida que envejecen. Si usted tiene incontinencia, es posible que le avergüence pedir ayuda, pero este problema puede tratarse.

[image]

Tipos de incontinencia

Hay varios tipos de incontinencia. Dos de los tipos principales se describen aquí. Usted podría tener más de uno.

La incontinencia por estrés. Con este tipo, la orina se escapa cuando se ejerce presión (estrés) sobre la vejiga. Esto puede ocurrir cuando usted tose, estornuda o se ríe. La incontinencia por estrés suele ocurrir cuando los músculos que apoyan la vejiga y a uretra se han debilitado, generalmente después del embarazo y el parto vaginal, o después de una histerectomía. También puede ocurrir debido al exceso de peso corporal o a cambios hormonales.

La incontinencia por urgencia (también llamada “vejiga hiperactiva”) es un impulso súbito de orinar aunque puede no haber mucha orina en la vejiga. La necesidad de orinar a menudo durante la noche es frecuente. Por lo general la incontinencia ocurre por espasmos en la vejiga. Esto puede deberse a una irritación o una infección en la vejiga. Un daño en los nervios de la vejiga o los músculos pélvicos, el estreñimiento y ciertos medicamentos también pueden llevar a la incontinencia por urgencia.

El tratamiento de esta afección depende de la causa. Se requiere hacer una mayor evaluación para averiguar qué tipo de incontinencia tiene usted. Esto probablemente incluirá un examen y ciertos análisis de laboratorio. De acuerdo con los resultados, usted y su proveedor de atención médica pueden planificar un tratamiento. Hasta que se haga un diagnóstico, los cuidados en el hogar que le recomendamos a continuación pueden ayudarle a aliviar los síntomas.

Cuidados en el hogar

  • Haga ejercicios para los músculos del piso pélvico (Kegel), si se los recomiendan. Los músculos del piso pélvico ayudan a dar soporte a la vejiga y la uretra. Muchas mujeres ven que sus síntomas mejoran cuando hacen unos ejercicios especiales para fortalecer estos músculos. Haga estos ejercicios:

  •  

    • Contraiga los músculos que utilizaría para parar el chorro de orina, pero hágalo cuando no esté orinando. Sostenga durante 10 segundos, y luego relájelos. Repita de 10 a 20 veces seguidas, por lo menos 3 veces al día. Su proveedor podría darle otras instrucciones sobre cómo hacer estos ejercicios y con qué frecuencia.

  • Lleve un diario sobre su vejiga. Esto le ayudará a llevar la cuenta de cuántas veces y qué cantidad orina dentro de un período de tiempo. Lleve este diario con usted a su próxima cita médica para que su proveedor pueda apreciar la extensión de su problema de vejiga.

  • Pierda peso si se lo recomienda su proveedor. El exceso de peso puede poner presión sobre su vejiga, Su proveedor puede ayudarle a diseñar un plan para perder peso que sea adecuado para usted. Esto puede incluir hacer más ejercicio e introducir algunos cambios en su alimentación.

  • Evite los alimentos y bebidas que pueden irritar la vejiga, como el alcohol y las bebidas con cafeína.

  • Deje de fumar. Fumar y otros usos del tabaco pueden llevar a una tos crónica que tensiona los músculos del piso pélvico. Fumar también puede causar daños a la vejiga y la uretra. Hable con su proveedor de atención médica sobre tratamientos o métodos que pueda usar para dejar de fumar.

  • Si tomar grandes cantidades de líquidos le produce síntomas, es posible que le recomienden limitar su consumo. También pueden recomendarle que trate de tomar la mayor parte de los líquidos durante el día y no en la noche.

  • Si está preocupado por los escapes de orina o "accidentes", puede usar almohadillas absorbentes para que retengan la orina. Esto ayuda a reducir la incomodidad, y puede también ayudar a reducir el riego de infecciones en la piel o la vejiga.

Cuidados de seguimiento

Haga un seguimiento con su proveedor de atención médica como le indiquen. Si le hicieron pruebas de laboratorio le informarán los resultados cuando estén listos. Quizás haya que hacer varias pruebas para poder encontrar el tratamiento adecuado para su problema. Colabore estrechamente con su proveedor para asegurar que reciba el cuidado que mejor satisfaga sus necesidades. Su plan de tratamiento puede incluir terapias especiales o medicamentos. Ciertos procedimientos o cirugías también podrían ser sus mejores opciones. Asegúrese de hacerle cualquier pregunta que tenga a su proveedor.  

Cuándo buscar consejo médico

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica si algo de lo siguiente ocurre:

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o como le haya indicado su proveedor de atención médica

  • Siente la vejiga llena o le duele

  • Hinchazón abdominal

  • Náuseas o vómito

  • Dolor de espalda

  • Debilidad, mareos o desmayos

 

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.