Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Desgarro vaginal [Vaginal Laceration, Non-Obstetric]

El desgarro de la pared de la vagina es una cortada en el tejido de la vagina. Puede ser causado durante el sexo. Introducir un objeto extraño en la vagina también puede provocar un desgarro. Otros factores que pueden hacer más probable un desgarro incluyen el adelgazamiento del tejido debido a la edad. Una lesión en la ingle debida a actividades como montar en bicicleta, también pueden llevar a un desgarro en la vagina.  

El tratamiento depende de la gravedad del desgarro:

  • Los desgarros poco profundos (superficiales) pueden causar dolor y sangrado leves. Estos desgarros por lo general sanan por sí solos con muy poco tratamiento.

  • Los desgarros profundos pueden producir más dolor y sangrados más fuertes, y deben repararse con una cirugía.

Cuidados en el hogar

  • Para ayudar a aliviar el dolor:

    • Use analgésicos sin receta como le indiquen. Si es necesario, le recetarán analgésicos más fuertes.

    • Sumerja la zona en una bañera con unas pulgadas de agua tibia durante 10 a 15 minutos a la vez, unas cuantas veces al día, o como le indiquen.

  • Si perdió mucha sangre, puede sentirse débil. Descanse lo que sea necesario para volver a sentirse fuerte.

  • Evite tocarse el desgarro mientras está sanando. También evite las duchas vaginales, los tampones o tener sexo hasta que el desgarro haya sanado. Esto puede tomar unas semanas o un poco más.

  • Si el desgarro fue una lesión accidental durante el sexo, pregúntele a su proveedor de atención médica cómo puede evitar este tipo de lesiones en el futuro. Esto puede incluir usar un lubricante a base de agua durante el sexo.

Cuidados de seguimiento

Haga un seguimiento con su proveedor de atención médica o como le indiquen.

Cuándo buscar consejo médico

Llame a su proveedor de atención médica si algo de lo siguiente ocurre:

  • El sangrado continúa o empeora

  • El dolor continúa o empeora

  • Flujo de la vagina inusual o con mal olor

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o como le haya indicado su proveedor de atención médica

  • Mareos, debilidad o desmayos

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.