Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Convulsión: Episodio nuevo, causa desconocida (niño)

Su hijo tuvo hoy una convulsión. Una convulsión ocurre cuando hay un pico de actividad eléctrica en el cerebro. Una convulsión puede tener muchas causas. Con frecuencia, no se puede determinar la causa exacta de una convulsión a partir de un solo examen. Puede que su hijo necesite otras pruebas. Tener una convulsión no significa que su hijo vaya a seguir teniendo convulsiones. Pero, hasta tanto los médicos sepan a qué se debe la convulsión de su hijo, usted debería suponer que puede tener otra convulsión en cualquier momento.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa. Para esta convulsión:

  • Las convulsiones no suelen ser algo predecible. Por lo tanto, debe suponer que las convulsiones pueden ocurrir cuando menos se esperan. Hasta tanto las convulsiones estén bajo un adecuado control, tome las siguientes precauciones:

    • No deje a su hijo solo en la tina. Si su hijo tiene edad suficiente, use la ducha en lugar de la tina.

    • No deje que su hijo vaya a nadar, andar en bicicleta o escalar solo.

  • Si le recetaron un medicamento para evitar las convulsiones, déselo exactamente como le indicaron. No funciona si se toma solo “cuando hace falta”. El hecho de saltearse alguna dosis aumentará el riesgo de que tenga otra convulsión.

Para futuras convulsiones:

  • Si sabe que está por tener una convulsión, sostenga a su hijo o acuéstelo en una cama o en el suelo con la cabeza apoyada sobre algo blando. La mejor posición es de lado, no boca arriba. Así, la saliva o el vómito saldrán de su boca y no irán hacia sus pulmones. Asegúrese de que no haya objetos alrededor que pudieran causarle daño mientras su hijo se sacude.

  • Durante una convulsión, la mandíbula suele apretarse fuertemente. No intente colocar nada a la fuerza en la boca de su hijo. No intente detener los movimientos de sacudida.

  • Casi todas las convulsiones finalizan al cabo de entre 30 segundos y dos minutos. Si su hijo tiene una convulsión que dura más de tres minutos, llame al 911. También llame al 911 si su hijo se pone azulado o deja de respirar.

  • Después de una convulsión, puede que su hijo esté somnoliento o confundido. No le dé al niño nada de comer ni de beber hasta que esté despierto y alerta. Llame al 911 o vaya al departamento de emergencias para que evalúen a su hijo.

Visita de control

Programe una visita de control con su proveedor de atención médica. Su hijo podría necesitar otras pruebas para ayudar a determinar la causa de su convulsión. Tales pruebas pueden incluir electroencefalogramas o escanografías cerebrales. Lleve un diario de convulsiones para anotar con qué frecuencia su hijo tiene convulsiones. Si su hija es adolescente y está comenzando a tomar medicamentos anticonvulsivos y tiene edad suficiente para quedar embarazada, asegúrese de que use algún método anticonceptivo adicional. Los medicamentos anticonvulsivos pueden afectar la eficacia de las pastillas anticonceptivas y ella podría quedar embarazada. También debería evitar las bebidas alcohólicas.

Tome una clase sobre primeros auxilios o reanimación cardiopulmonar. Una clase puede brindarle mayor preparación en caso de que su hijo tenga otra convulsión. Puede encontrar una clase por su zona. Visite:

  • American Red Cross, www.redcross.org

  • American Heart Association, www.heart.org

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si ocurre cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Otra convulsión

  • Fiebre superior a los 100.4 ºF (38.0 ºC) rectal, o 99.5 ºF (37.5 ºC) oral

  • Irritabilidad inusual, somnolencia o confusión

  • Dolor de cabeza o en el cuello que empeora

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.