Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Alergia estacional

La alergia estacional también se conoce como “fiebre del heno”. Puede presentarse cuando una persona se expone al polen que proviene del césped, la hierba, los árboles y los arbustos. Este tipo de alergia sucede durante la primavera y el verano cuando el polen entra en contacto con la membrana que recubre la nariz, con los ojos, los párpados, los senos paranasales y la garganta. Hace que los tejidos liberen "histamina". Esta sustancia provoca comezón e hinchazón. Y eso puede provocar una secreción acuosa de los ojos o la nariz. También puede ocasionar estornudos violentos, congestión nasal, goteo de la nariz, picazón de los ojos, la nariz, la garganta y la boca, sensación de que la garganta está áspera y tos seca.

[image]

Cuidados en la casa

No se puede curar la alergia estacional, pero sí se pueden aliviar los síntomas tomando estas medidas.

  • Evite o reduzca el contacto con los alérgenos siempre que sea posible.

    • Permanezca adentro en los días calurosos y ventosos de la época del polen.

    • Mantenga las ventanas y las puertas cerradas. Para airear, use el acondicionador de aire en su casa y automóvil. Este aparato filtra el aire.

    • Cambie los filtros del aire acondicionado con frecuencia.

  • Los descongestionantes en pastillas y en espray reducen la hinchazón de los tejidos y la secreción acuosa. Si usa un medicamento en espray con demasiada frecuencia, los síntomas pueden empeorar. No lo utilice con mayor frecuencia que la recomendada. A veces usted puede experimentar un efecto de rebote (los síntomas empeoran) al dejar de usarlos. Hable con su proveedor de atención médica o farmacéutico sobre estos medicamentos antes de tomarlos, especialmente si usted tiene hipertensión o problemas del corazón.

  • Los antihistamínicos bloquean la liberación de histamina durante la reacción alérgica. Son más eficaces si se toman ANTES de que aparezcan los síntomas. A menos que le hayan indicado un antihistamínico de venta con receta, puede tomar antihistamínicos de venta sin receta que no causen somnolencia. Pídale a su farmacéutico que le dé sugerencias.

  • También es posible que le receten algún spray nasal con esteroides o esteroides orales para los síntomas más graves. Ayudan a reducir la inflamación local que puede empeorar la reacción alérgica.

  • Si tiene asma, la época del polen puede hacer que sus síntomas del asma empeoren. Durante este período, es importante que tome sus medicamentos para el asma según le hayan indicado para evitar o tratar un ataque de asma. Algunas personas con ASMA presentan un agravamiento de los síntomas al tomar antihistamínicos. Se debe al efecto “secante” que estos medicamentos producen en los pulmones. Si observa eso, deje de tomar antihistamínicos, beba más líquidos que lo habitual e informe de esto a su médico.

  • Si tiene secreción o congestión de los senos paranasales, un enjuague nasal salino puede aliviar los síntomas. El enjuague reduce la hinchazón y elimina el exceso de mucosidad. Permite que los senos paranasales drenen. Encontrará equipos ya listos para hacerse los enjuagues en la mayoría de las farmacias. Traen paquetes de sal premezclada y un dispositivo de irrigación.

Visitas de control

Asista a las visitas de seguimiento con su proveedor de atención médica o según le hayan indicado. Si le remitieron a un especialista, haga la cita sin demora.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica si se presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor en la cara, los oídos o los senos paranasales, o supuración de fluido de color de la nariz.

  • Dolor de cabeza fuerte.

  • Tal vez usted tenga asma y sus síntomas de asma no estén respondiendo a las dosis habituales de su medicamento.

  • Tos con expulsión de mucho esputo (mucosidad) de color.

  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o más alta, o como le haya indicado su proveedor de atención médica.

Llame al 911

Comuníquese con el servicio de emergencias si se presenta alguno de estos síntomas:

  • Problemas para respirar o tragar, silbidos

  • Voz ronca o problemas para hablar

  • Confusión

  • Somnolencia extrema o problemas para despertarse

  • Desmayo o pérdida del conocimiento

  • Ritmo cardíaco acelerado

  • Presión arterial baja

  • Sensación de morirse

  • Náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea

  • Vómito de sangre o gran cantidad de sangre en las heces

  • Convulsión

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.