Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Trabajo de parto prematuro [Premature Labor]

El trabajo de parto prematuro (también llamado “trabajo de parto pretérmino”) es cuando se tienen síntomas de trabajo de parto antes de las 37 semanas de embarazo (es decir, 3 semanas antes de la fecha posible de parto). Un trabajo de parto prematuro puede provocar un parto prematuro. Los bebés necesitan un mínimo de 37 semanas de embarazo para que todos los órganos se desarrollen normalmente. Cuanto más anticipado sea el parto, mayor es el riesgo para el bebé.

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa del trabajo de parto prematuro. Sin embargo, ciertos factores pueden hacer que este problema sea más probable. Estos incluyen:

  • Historial de trabajos de parto prematuros en otros embarazos

  • Fumar

  • Abuso de alcohol u otras sustancias

  • Peso bajo o aumento de peso antes del embarazo

  • Período corto de tiempo entre un embarazo y otro

  • Estar embarazada con mellizos, trillizos o más

  • Historial de cierto tipo de cirugías en el cuello uterino o en el útero

  • Tener un cuello uterino corto

  • Ciertas infecciones

Existen muchos otros factores de riesgo. Pídale a su proveedor de atención médica que le ayude a entender los factores de riesgo específicos en su caso, y luego vea qué puede hacer para controlarlos o reducirlos.

Las contracciones son el primer signo del trabajo de parto prematuro. Las contracciones son diferentes a los calambres abdominales (cólicos). En general, una contracción es dolorosa y el abdomen se endurece. Puede durar desde unos pocos segundos hasta unos minutos. Algunas mujeres sólo tienen una sensación de presión en el abdomen, los muslos, el recto o la vagina. Algunas pueden sentir que el útero se endurece sin experimentar dolor ni presión. Otras sienten dolor constante en la parte baja de la espalda que se extiende hacia delante hasta el abdomen.

El trabajo de parto prematuro se puede tratar con medicamentos. Es posible que se necesite una hospitalización. Si se puede suspender el trabajo de parto exitosamente y tanto usted como su bebé están sanos, puede ser dada de alta y continuar los cuidados en su hogar.

Cuidados en el hogar

  • Hágale cualquier pregunta que tenga a su proveedor de atención médica. Asegúrese de entender cómo cuidarse en casa. Además, siga todas las recomendaciones que le den sus proveedores de atención médica.

  • Conozca las señales del trabajo de parto prematuro. Vigile esas señales cuando esté en casa.

  • Limite o restrinja las actividades como le aconsejen. Esto puede incluir dejar de hacer ciertas actividades físicas y reducir sus horas de trabajo.

  • Evite hacer actividades extenuantes. Pida ayuda a sus familiares y amigos con las tareas y apoyo en su casa, según sea necesario.

  • No fume, no beba alcohol ni consuma otras sustancias perjudiciales.

  • Tome medidas para reducir el estrés.

  • Informe cualquier síntoma inusual a su médico.

Cuidados de seguimiento

Haga un seguimiento con su proveedor de atención médica o como lo indiquen. Es posible que se necesiten visitas semanales con su proveedor.

Cuándo buscar consejo médico

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica si algo de lo siguiente ocurre:

  • Contracciones regulares o frecuentes, dolorosas o no

  • Presión en la pelvis

  • Presión en la parte baja del vientre o cólicos estomacales leves con o sin diarrea

  • Dolor en la parte baja de la espalda de poca intensidad pero constante

  • Chorros o salida lenta de agua desde la vagina

  • Sangrado vaginal

  • Cambios en el flujo vaginal (aguado, con mucosidad o sanguinolento)

  • Cualquier sangrado vaginal

  • Disminución en los movimientos del bebé

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.