Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Gastroenteritis bacteriana (niño)

Su hijo tiene gastroenteritis bacteriana. Es una infección en el tracto intestinal causada por bacterias. Puede ser más grave que la afección llamada “gripe estomacal”, la cual es provocada por un virus. Esta infección causa diarrea. La diarrea es la evacuación de los intestinos tres veces al día o más, con heces blandas y acuosas.

Puede que su hijo tenga también estos síntomas:

  • Dolor y cólicos abdominales

  • Náuseas y vómito

  • Fiebre y escalofríos

  • Heces con sangre

El principal peligro de esta enfermedad es la deshidratación. Esto es que su hijo pierda demasiada agua y minerales de su cuerpo. Cuando esto sucede, se deben recuperar los líquidos del cuerpo. Para eso, puede darle una solución de rehidratación oral. La solución de rehidratación oral se vende en las farmacias y la mayoría de las tiendas de comestibles.

Suelen usarse antibióticos para tratar este tipo de infección.

Cuidados en la casa

Siga todas las instrucciones que le haya dado el proveedor de atención médica de su hijo.

Si le da medicamentos a su hijo:

  • No le dé medicamentos de venta libre para la diarrea a menos que el proveedor de atención médica de su hijo le indique hacerlo.

  • Si le recetaron antibióticos, asegúrese de que su hijo los tome todos los días hasta acabarlos. No deje de darle los medicamentos aunque su hijo se sienta mejor. Debe tomarlos todos para que el tratamiento esté completo.

  • Puede usar acetaminofén o ibuprofeno para reducir el dolor y la fiebre. O puede usar otro medicamento según le hayan indicado.

  • No le dé aspirina a un niño menor de 18 años que tenga fiebre. Eso puede causar daños graves al hígado y una enfermedad que puede poner en riesgo la vida, llamada síndrome de Reye.

¿Cómo prevenir la propagación de la enfermedad?

  • Recuerde que el lavado con agua y jabón es la mejor manera de evitar que se propague la infección. Lávese las manos antes y después de ocuparse de su hijo enfermo.

  • Limpie el inodoro después de cada uso.

  • No envíe a su hijo a la guardería hasta que su proveedor de atención médica diga que ya puede hacerlo.

  • Lávese las manos antes y después de preparar la comida. Tenga en cuenta que las personas con diarrea o vómito no deberían prepararles comida a los demás.

  • Lávese las manos después de usar tablas de cortar, encimeras y cuchillos que hayan estado en contacto con alimentos crudos.

  • Mantenga las carnes crudas alejadas de los alimentos cocidos y listos para comer.

Cómo darle alimentos y líquidos

El principal objetivo del tratamiento para el vómito o la diarrea es evitar la deshidratación. Esto se hace dándole frecuentemente pequeñas cantidades de líquidos.

  • Tenga en cuenta que en este momento los líquidos son más importantes que los alimentos. Dele pequeñas cantidades de líquidos cada vez, en especial, si su hijo tiene cólicos estomacales o vómito.

  • Para la diarrea: Si le está dando leche a su hijo y la diarrea no se alivia, deje de darle leche. En algunos casos, la leche puede empeorar la diarrea. Si eso sucede, use una solución de rehidratación oral en lugar de la leche. No le dé jugo de manzana, gaseosa ni ninguna otra bebida endulzada. Las bebidas con azúcar pueden empeorar la diarrea.

  • Para el vómito: Comience dándole una solución de rehidratación oral a temperatura ambiente. Dele una cucharadita (5 ml) cada uno o dos minutos. Incluso aunque su hijo vomite, siga dándole la solución de rehidratación oral. Absorberá gran parte del líquido, a pesar del vómito. Después de dos horas sin vómito, comience a darle pequeñas cantidades de leche o fórmula y otros líquidos. Aumente la cantidad según el niño lo tolere. No le dé a su hijo agua sola, leche, fórmula ni otros líquidos hasta tanto haya dejado de vomitar. A medida que vomite menos, intente darle más cantidad de solución de rehidratación oral. Hágalo de manera más espaciada cada vez. Siga haciendo esto hasta que el niño comience a orinar y ya no sienta tanta sed (no demuestre tanto interés por beber). Después de cuatro horas sin vómito, comience a darle alimentos sólidos. Después de 24 horas sin vómito, vuelva a darle una dieta normal.

  • Puede volver a darle la dieta normal de su hijo a medida que vaya sintiéndose mejor. No fuerce a su hijo a comer, especialmente, si tiene dolor o cólicos en el estómago. No le dé a su hijo grandes cantidades de comida, aunque el niño tenga hambre. Esto puede hacer que se sienta peor. Podrá darle más comida a medida que la tolere mejor. Puede darle, por ejemplo, cereales, puré de papas, compota de manzana, puré de banana (plátano), galletas, pan tostado seco, arroz, avena cocida, pan, fideos, pretzels, sopas con arroz o fideos, y verduras cocidas.

  • Si tiene síntomas otra vez, vuelva a darle una dieta simple o líquidos transparentes.

Visita de control

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica de su hijo o según le hayan indicado. Si le tomaron una muestra de heces o le hicieron un cultivo, llame al proveedor de atención médica para conocer los resultados, según le hayan indicado.

Llame al 911

Llame al 911 si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • Dificultades para respirar

  • Confusión

  • Somnolencia (adormecimiento) extrema o dificultad para caminar

  • Pérdida del conocimiento (desmayo)

  • Ritmo cardíaco acelerado

  • Cuello rígido

  • Convulsión

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal que empeora

  • Dolor constante en la parte inferior derecha del abdomen

  • Vómito repetido después de las primeras dos horas de beber líquidos

  • Vómito ocasional por más de 24 horas

  • Diarrea continua muy fuerte por más de 24 horas

  • Sangre en el vómito o las heces

  • Come menos (ingestión reducida)

  • Su orina es oscura, o no ha orinado en ocho horas, no tiene lágrimas al llorar, tiene los ojos “hundidos” o la boca seca

  • El niño está irritable o llora y no logra consolarlo

  • Somnolencia inusual

  • Salpullido nuevo

  • Evacúa los intestinos más de ocho veces en ocho horas con diarrea

  • La diarrea dura más de una semana con antibióticos

  • Fiebre de 101.4 °F (38.5 °C) o más que no se reduce con los medicamentos

  • Su hijo tiene dos años o más y tiene fiebre durante más de tres días

  • Su hijo (tenga la edad que tenga) tiene varias veces fiebre superior a 104 °F (40 °C)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.