Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Blefaritis

La blefaritis es una inflamación del párpado, por lo general, a causa de una infección bacteriana o una afección de la piel. La blefaritis es una afección ocular común. Hay dos tipos. La blefaritis anterior se produce en el nacimiento de las pestañas (extremo delantero exterior del ojo). La blefaritis posterior afecta el extremo interno del párpado que está en contacto con el globo ocular. 

Además de la hinchazón de los párpados, los síntomas de la blefaritis pueden incluir escamas gruesas, amarillentas, similares a la caspa, que se adhieren al párpado. El párpado puede presentar zonas oleosas. Las pestañas pueden tener costras (con escamas similares a la caspa) cuando se despierta después de haber dormido. La zona irritada puede picar. Los párpados pueden estar enrojecidos. Los ojos pueden aparecer enrojecidos y arder o picar. Los ojos pueden lagrimear mucho o estar secos. Puede tener sensibilidad a la luz o visión borrosa. Los síntomas de la blefaritis pueden causar irritabilidad.

La blefaritis es una afección crónica y es difícil de curar. Aun con un tratamiento exitoso, es común la recurrencia de la enfermedad. La higiene minuciosa y el seguimiento de tratamientos caseros (vea a continuación en la sección Cuidados en su casa) pueden mejorar su afección.

 

Causas

 

Las causas de la blefaritis pueden incluir:

  • Problemas con las glándulas sebáceas de los párpados (glándulas meibomianas)

  • Caspa del cuero cabelludo y las cejas (dermatitis seborreica)

  • Acné rosácea (una afección de la piel que causa enrojecimiento del rostro y otros síntomas)

  • Ácaros de las pestañas (pequeños organismos en los folículos de las pestañas)

  • Reacciones alérgicas a cosméticos o medicamentos

Cuidados en su casa

 

Medicamentos: Su proveedor de atención médica puede recetarle gotas o una pomada antibiótica para los ojos, lágrimas artificiales y/o gotas oculares con esteroides. Siga todas las indicaciones para usar estos medicamentos. Use todos los medicamentos según indicación médica. Si siente dolor, tome medicamentos según la recomendación de su proveedor de atención médica.

  • Lávese las manos minuciosamente con agua tibia y jabón antes y después de realizarse el tratamiento en los ojos.

  • Aplíquese una compresa tibia o un paño humedecido con agua tibia dos veces al día sobre los párpados para aflojar la costra. Luego de este tratamiento, quite las escamas que pudiese tener en los párpados.

  • Después de aplicarse las compresas tibias, frote suavemente la base de las pestañas durante 15 segundos por párpado. Para hacerlo, cierre los ojos y use una compresa para limpieza de párpados húmeda, un paño limpio o un hisopo. Consulte a su proveedor de atención médica sobre productos (como por ejemplo champú para bebé no irritante) que puede usar para limpiarse los párpados.

  • Tal vez se le indique que masajee suavemente los párpados para ayudar a desbloquear las glándulas del párpado. Siga todas las instrucciones que le haya dado su proveedor de atención médica.

  • A menos que le hayan indicado lo contrario, regularmente, con los ojos cerrados, límpiese los párpados con champú antibacteriano según las indicaciones de su proveedor de atención médica. La blefaritis puede ser una afección constante.

  • No use maquillaje en los párpados hasta que la inflamación se vaya o según le haya indicado su proveedor de atención médica.

  • Deje de usar lentes de contacto blandos hasta que haya finalizado el tratamiento para su afección, a menos que le indiquen lo contrario.

  • Lávese las manos regularmente para ayudar a reducir la posibilidad de que haya contacto de suciedad o bacterias con su párpado.

Visitas de control

 

Haga una visita de control con su proveedor de atención médica, o según le hayan indicado. Su proveedor de atención médica puede derivarlo a un especialista en ojos (un optometrista u oftalmólogo) para más evaluación y tratamiento.

Cuándo debe buscar atención médica

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica si algo de lo siguiente ocurre:

 

  • Aumento del enrojecimiento de la parte blanca del ojo

  • Aumento de la hinchazón, el enrojecimiento, la irritación o el dolor en los párpados

  • Dolor en los ojos

  • Cambio reciente en su visión (dificultad para ver o visión borrosa)

  • Supuración (pus, sangre) que sale del párpado

  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o más alta, o según le haya indicado su proveedor de atención médica

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.