Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Distrofia muscular

La distrofia muscular (DM) es un trastorno que debilita gradualmente los músculos. Con el paso del tiempo, los músculos de un niño se rompen. Se ven reemplazados por tejido graso. La DM puede dificultar movimientos como caminar y ponerse de pie. Puede incluso causar deformidades en las articulaciones.

La DM es un trastorno genético. Esto significa que es hereditario. Los niños con antecedentes familiares de la afección tienen mayor propensión a tenerla.

La DM está dividida en 9 tipos. Algunos tipos no tienen lugar hasta que el niño llega a la edad adulta. Otros causan síntomas en las primeras etapas de la vida. Los niños generalmente reciben el diagnóstico del trastorno entre los 3 y 6 años de edad. Los tipos más comunes que afectan a los niños se denominan distrofia muscular de Duchenne y la distrofia muscular de Becker.

Síntomas de la distrofia muscular

Los niños con DM a menudo tienen problemas de movimiento cuando son jóvenes. Pueden comenzar a caminar más tarde de lo normal. Pueden tener dificultad para levantarse de una posición sentada o acostada. La debilidad en los hombros y los músculos de la pelvis es un síntoma inicial.

Los niños también pueden tener estos otros síntomas frecuentes de la enfermedad:

  • Torpeza

  • Problemas para subir escaleras

  • Problemas para saltar

  • Frecuentes tropiezos o caídas

  • Caminar en la punta de los dedos

  • Dolor en las piernas

  • Debilidad en la cara, los hombros y los brazos

  • Incapacidad para cerrar los ojos

  • Grandes caderas por la acumulación de grasa

 

A medida que la DM avanza, el niño puede tener problemas de corazón o de pulmón. Él o ella también pueden tener escoliosis. La escoliosis es una condición que hace que la columna se curve. Un niño con escoliosis puede verse como si él o ella se están inclinando hacia un lado.

Diagnóstico de la distrofia muscular

La DM puede lucir como otros problemas de salud. Para realizar un diagnóstico, el médico de su niño primero hace un examen físico. Él o ella le pueden preguntar acerca de la historia clínica del niño. Un análisis de sangre genético puede ayudar a diagnosticar el trastorno.

Otras pruebas que podrían confirmar la DM incluyen:

  • Biopsia muscular. Una muestra de músculo se observa bajo el microscopio.

  • Electromiograma. Esta prueba puede determinar si hay ruptura del tejido muscular.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG). Esta prueba puede detectar problemas del corazón, como un latido cardíaco irregular o daño al músculo del corazón.

Tratamiento de la distrofia muscular

La DM es una afección de por vida. No existe cura. Pero su control y tratamiento pueden prevenir problemas y deformidades. El tratamiento exacto depende de muchos factores. Estos incluyen la edad del niño, su estado general de salud y el tipo de DM.

En algún momento, un niño con DM va a necesitar una silla de ruedas, debido a la debilidad de los músculos de las piernas. Mantener al niño lo más independiente posible es el objetivo principal del tratamiento. Las opciones son:

  • Fisioterapia

  • Medicamentos

  • Asesoramiento psicológico y nutricional

Los aparatos ortopédicos y férulas pueden apoyar y proteger los músculos. Dispositivos especiales pueden ayudar a un niño a sentarse, pararse o acostarse. La cirugía también puede ser necesaria para corregir la escoliosis y otros problemas relacionados.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.