Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después de una cirugía de labio leporino o paladar hendido

A su hijo recientemente se le realizó una cirugía para corregirle el labio leporino o el paladar hendido. A medida que su hijo se recupere, siga estos pasos para garantizar que sane correctamente. Bebé sentado en el regazo de una mujer. Bebé con los brazos atados. Bebé que juega con un osito de peluche.

Cómo darle medicamentos

  • Dele a su hijo los medicamentos recetados contra el dolor como se le indicó. Es mejor no esperar a que tenga mucho dolor para darle el medicamento. Pero es posible que usted no se dé cuenta de cuándo su hijo siente dolor. Su hijo podría sentir dolor si:

    • tiene mucha fiebre;

    • está irritable;

    • no quiere comer ni beber;

    • llora mucho.

El proveedor de atención médica de su hijo le indicará cuándo darle el medicamento. Si el medicamento para el dolor aparentemente no surte efecto, infórmeselo inmediatamente al proveedor de atención médica.

  • Se recetarán antibióticos para evitar infecciones. Asegúrese de darle los antibióticos a su hijo exactamente como se lo indicaron.

Cómo proteger la herida

Para proteger la piel de su hijo y ayudar a que los lugares donde se realizó la incisión se sanen correctamente:

  • Mantenga los lugares donde se realizó la incisión lo más secos posible. Puede ser útil pasar suavemente por la boca, cada tanto, un paño limpio.

  • No aplique cremas ni lociones en los lugares donde se realizó la incisión, a menos que se lo hayan indicado.

  • No deje que su hijo se toque con las manos los lugares donde se realizó la incisión. Para ello, deberá sujetar con suavidad (vea más adelante) los brazos de su hijo durante 7-10 días después de la cirugía. El personal de enfermería le indicará cómo hacerlo de manera segura.

Cómo alimentar a su hijo

El cirujano y el equipo de atención médica de su hijo decidirán la mejor manera de alimentar a su hijo después de la cirugía. Se le brindarán a usted indicaciones detalladas para que pueda alimentarlo en su casa. Siga estas instrucciones cuidadosamente. Es posible que se le indique lo siguiente:

  • Alimente a su hijo por boca, pero únicamente con alimentos blandos o líquidos durante por lo menos 10 días. Evite los popotes (pajillas) y los alimentos crujientes.

  • Use una jeringa con punta de caucho para alimentarlo, si es necesario. Esto evita que el niño deba tragar, lo cual hace que los músculos del paladar se alejen entre sí y se abran los puntos de sutura.

Problemas y preocupaciones después de la cirugía

  • Sujeción suave. Después de la cirugía, se deberán sujetar los brazos del niño para evitar que intente tocar la herida. Esta sujeción suave puede resultar incómoda al principio, pero es necesaria para proteger la boca del bebé.

  • Comida y bebida. Puede resultar difícil alimentarlo después de la cirugía. La boca de su hijo estará adolorida e hinchada. Además, a su hijo le llevará un tiempo acostumbrarse a la nueva forma de su boca. Si tiene el paladar hendido, deberá aprender nuevamente a tragar. El terapeuta del lenguaje trabajará con usted y con su hijo durante este período para garantizar que este pueda comer y beber.

  • Infecciones del oído. Los niños con paladar hendido son más propensos a contraer infecciones del oído, incluso después de la cirugía. Para prevenirlas, es posible que sea necesario colocar pequeños tubos en los tímpanos de su hijo para drenar el líquido. Estos tubos a menudo se colocan durante la cirugía del paladar hendido. A medida que su hijo crezca, es probable que se deban reemplazar los tubos.

Preocupaciones a largo plazo

  • Más cirugías. Es posible que su hijo necesite más cirugías para corregir el labio, la nariz, la encía o el paladar. El equipo de atención médica de su hijo trabajará con usted para programar cualquier cirugía adicional.

  • Apoyo emocional. El equipo de atención médica de su hijo hablará con usted y su hijo acerca de las necesidades, problemas o preocupaciones que surjan relacionadas con la hendidura de su hijo. Asegúrese de hacer todas las preguntas que tenga.

Llame al cirujano si su hijo presenta cualquiera de los siguientes signos:

  • Problemas para respirar

  • 100.4°F (38°C) o más de fiebre

  • Aumento del enrojecimiento en los lugares donde se realizaron incisiones

  • Hemorragia o drenaje en los lugares donde se realizaron incisiones

  • Oscurecimiento o color azulado del labio o paladar

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.