Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene herpes labial

El herpes labial (llamado también “boquera” o “calentura”) es un problema común en los niños. Generalmente aparece fuera de la boca, comenzando en forma de ampolla única o grupo de ampollas que posteriormente se cubren con una costra o roncha.   Estas lesiones se transmiten por contacto directo; por esto, si su hijo tiene herpes labial, es importante que usted le enseñe cómo evitar el contagio de las lesiones a otras personas.

¿Cuáles son las causas del herpes labial?

  • El herpes labial es causado por el virus del herpes simple (VHS). Existen dos tipos de virus del herpes; el que suele afectar la boca se llama VHS1, y es muy frecuente en los niños.

  • El VHS permanecerá en el cuerpo de su hijo una vez que lo contraiga. El herpes labial puede aparecer al azar, o bien en respuesta a ciertos desencadenantes tales como:

    • Una lesión en la boca

    • Fiebre o una enfermedad

    • El estrés

    • La exposición al sol

    • La falta de sueño

¿Cuáles son los síntomas del herpes labial?

Algunos síntomas son hormigueo, ardor o comezón en la zona afectada varios días antes de la aparición del herpes; las lesiones de por sí también pueden provocar ardor, escozor o comezón. Las lesiones del herpes labial suelen ser parecidas a ampollas y rojas al principio, pero posteriormente se secan y se cubren con ronchas.

¿Cómo se transmite el herpes labial?

El herpes labial se puede transmitir de las siguientes maneras:

  • Por contacto directo con las lesiones (como por ejemplo, al tocarlas o durante el beso)

  • Por contacto con artículos (como tazas, cepillos de dientes o toallas) contaminados por una persona infectada

¿Cómo se diagnostica el herpes labial?

El herpes labial se diagnostica por su aspecto. Para obtener más información, el médico le hará preguntas sobre los síntomas y los antecedentes de salud de su hijo; también le hará un examen al niño. Se le informará si se requiere realizar alguna prueba.

¿Cómo se trata el herpes labial?

  • El herpes labial suele desaparecer en un plazo de 10 a 14 días sin necesidad de tratamiento.

  • Pregúntele al médico si hay algún medicamento con receta o de venta libre que pueda ayudar a su hijo a sentirse mejor en menos tiempo. Si su hijo tiene herpes labial recurrente, podría recetársele un medicamento antiviral; para que sea eficaz, este medicamento debe tomarse en cuanto aparezcan los síntomas.

  • Para aliviar los síntomas del herpes labial de su hijo, usted le puede brindar los siguientes cuidados en el hogar:

    • Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente.

    • Administre al niño medicamentos de venta sin receta como ibuprofeno o acetaminofeno para tratar el dolor y la fiebre. Si su hijo tiene fiebre, no le dé aspirina porque en los niños esta acarrea el riesgo de una grave enfermedad llamada “síndrome de Reye”.

    • Los líquidos fríos, el hielo o las paletas de jugo congelado pueden aliviar el dolor en la boca. Evite darle alimentos picantes o ácidos a su hijo.

  • Use los siguientes tratamientos sólo si su hijo tiene más de 4 años de edad:

  • Para aliviar el dolor de las lesiones, aplíqueles un gel anestésico de venta sin receta. El gel puede producir un breve escozor al ser aplicado.

  • Pida a su hijo que se enjuague la boca con agua salada o con bicarbonato de sodio en agua tibia, y que luego escupa; no debe tragarse el enjuague bucal.

Llame al médico si su hijo tiene:

  • Herpes labial que no ha desaparecido después de 14 días

  • Herpes labial que aumenta de tamaño o aparece cerca de los ojos

  • Mayor dolor en la boca

  • Dificultades para tragar

  • Señales de infección (pus, secreción o hinchazón) alrededor del herpes labial

  • Señales de deshidratación (orina muy oscura o escasa, sed excesiva, sequedad bucal, mareos)

¿Cómo se previene la transmisión del herpes labial?

Para impedir que su hijo transmita el herpes labial a otras personas, siga estos pasos:

  • Enseñe a su hijo a lavarse las manos a menudo con jabón y agua tibia. El lavado de las manos es especialmente importante antes de comer o de tocar alimentos, después de ir al baño y después de tocarse las lesiones.

  • No permita que su hijo comparta sus tazas, utensilios, servilletas u objetos personales, como toallas y cepillos de dientes, con otras personas.

  • Procure que su hijo se abstenga de besar a otras personas cuando tenga herpes labial.

  • Haga lo posible para que su hijo no se meta las manos en la boca.

  • Lave cualquier juguete o artículo que su hijo se coloque en la boca.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.