Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes

A su hijo le han diagnosticado la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes (LCP). Se trata de un problema en la cabeza del fémur (el hueso del muslo). La cabeza del fémur es la parte esférica del hueso que encaja en la cavidad de la cadera. La enfermedad de LCP consiste en la falta de aporte sanguíneo a la cabeza del fémur. La razón de este trastorno es desconocida. El resultado es el debilitamiento de la cabeza del fémur y la muerte de una parte de la misma. Esta enfermedad puede revestir carácter grave, pero puede ser tratada. Es posible que su hijo deba ver a un ortopedista para evaluación y tratamiento. Un ortopedista es un médico que diagnostica y trata problemas de huesos, músculos y ligamentos.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad de LCP?

No se conoce la razón por la que cesa el aporte sanguíneo a la cabeza del fémur, pero se sabe que las probabilidades de tener esta enfermedad son mayores en los niños varones de 4-8 años de edad.

¿Cuáles son las señales y síntomas de la enfermedad de LCP?

  • Dolor en la zona de la ingle, la cadera o la rodilla (el dolor de rodilla ocurre cuando el dolor de la cadera se desplaza hasta la rodilla).

  • Pérdida de movilidad en la cadera.

  • Caminar cojeando. La cojera suele ser más notable después del ejercicio y también es posible que no produzca dolor.

  • Dolor en la ingle, la cadera o la rodilla al descansar.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de LCP?

El médico le hará preguntas acerca de la historia clínica del niño y lo examinará para evaluar si tiene cojera, rigidez en la cadera y pérdida de movilidad. También es posible que le hagan una radiografía, resonancia magnética o tomografía. En estas pruebas se toman imágenes del interior del cuerpo para ayudar al médico a diagnosticar correctamente el problema.

¿Cómo se trata la enfermedad de LCP?

El médico hablará con usted acerca del mejor plan de tratamiento para su hijo. Según le indique el médico, es posible que su hijo deba hacer lo siguiente:

  • Evitar temporalmente la práctica de deportes y el ejercicio. El médico le dirá cuándo su hijo puede reanudar sin peligro el ejercicio físico.

  • Tomar medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno, según le indiquen.

  • Usar un yeso o un aparato ortopédico para dar apoyo a la pierna mientras se cura. (Este tratamiento se usa para niños muy pequeños.)

  • Utilizar muletas o una andadera, si se lo indican.

  • Ir a un fisioterapeuta para que le recomiende un programa de ejercicios supervisado. El fisioterapeuta o el proveedor de atención médica de su hijo también podrán pedirle que haga ejercicios de fortalecimiento en casa.

Algunas lesiones requieren cirugía. El médico del niño hablará con usted sobre la cirugía si ésta fuera necesaria.

¿Cuáles son los posibles problemas a largo plazo?

El nivel de daño a la cabeza del fémur también afecta el resultado. Si la cabeza del fémur puede curarse, su reparación suele tardar 2-3 años. En los casos más graves, la cabeza del fémur sufre necrosis (muerte del tejido óseo) y se colapsa. En el caso de colapso, la cabeza del fémur perderá su forma redondeada, lo cual provocará pérdida de movilidad y cojera. La artritis en la articulación de la cadera en la edad adulta puede estar relacionada con la enfermedad de LCP durante la infancia. El médico de su hijo podrá darle más información sobre esto.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.