Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo requiere una trasfusión de sangre

Su hijo podría perder sangre si tiene una lesión, operación quirúrgica o enfermedad que afecta las células sanguíneas. La sangre contiene varios componentes, o productos sanguíneos, que su hijo podría recibir individualmente o en conjunto a través de una trasfusión. Por lo general, la sangre para trasfusión proviene de otra persona (donante). Antes de administrar la sangre del donante a su hijo, se toman medidas rigurosas para garantizar que no acarree ningún peligro. Esta hoja le ayudará a entender cómo se realiza una trasfusión de sangre. El proveedor de atención médica de su hijo hablará con usted sobre la afección del niño y le contestará sus preguntas.

Los componentes de la sangre

La sangre se puede clasificar en distintos componentes, que desempeñan funciones especiales en el cuerpo. Algunos de estos componentes son:

  • Los glóbulos rojos, que transportan oxígeno por todo el cuerpo.

  • Las plaquetas, que ayudan a detener el sangrado.

  • El plasma (parte líquida de la sangre), que trasporta los glóbulos rojos y las plaquetas por todo el cuerpo. Además, el plasma ayuda a las plaquetas a detener el sangrado.

¿Son seguras las trasfusiones de sangre?

La sangre usada en las trasfusiones proviene de donantes. Para garantizar que la sangre esté libre de peligros:

  • Se examina cuidadosamente la historia clínica y de salud de cada donante. Si se considera que alguien corre alto riesgo de infección u otros problemas, esa persona será rechazada como donante de sangre.

  • Toda la sangre del donante se somete a pruebas de detección de infecciones como la hepatitis, la sífilis, el virus del Nilo Occidental, el virus linfotrópico de células T humanas, bacterias y el VIH (el virus que causa el SIDA). Si se encuentra que es peligrosa, la sangre analizada se destruye.

  • La sangre se divide en cuatro grupos: A, B, AB y O. Además, la sangre tiene tipos Rh: positivo (+) y negativo (-). Su hijo debe recibir únicamente productos sanguíneos que sean compatibles con su tipo de sangre. Antes de preparar los productos sanguíneos para una trasfusión, se analiza una muestra de la sangre de su hijo para determinar su compatibilidad con la sangre de donante.

¿Qué es la donación directa?

Es posible que un niño requiera una trasfusión de sangre durante una operación planificada. Los familiares y amigos pueden hacerse pruebas de compatibilidad y donar la sangre para un niño antes de la operación; este proceso debe realizarse con al menos 7 día(s) de anticipación, para permitir que la sangre sea analizada y se compruebe que es segura.

¿Cómo se realiza una trasfusión de sangre?

Las trasfusiones de sangre tienen lugar en un hemocentro (centro de sangre), una habitación de hospital o un quirófano, y suelen durar 1–2  horas. El proveedor de atención médica de su hijo le explicará los detalles sobre la transfusión de sangre antes de que se realice el procedimiento. Usted tendrá que firmar un formulario de consentimiento para autorizar la transfusión de sangre.

  • Dos proveedores de atención médica confirman la identidad de su hijo y comprueban que tienen los productos sanguíneos correctos para el niño.

  • Si el niño aún no tiene puesta una sonda intravenosa (IV) en la vena, se la colocarán en este momento. La inserción podría provocarle breves molestias a su hijo.

  • El producto sanguíneo viene en una bolsa plástica que cuelga de un soporte IV. De la bolsa, este producto sanguíneo fluye al interior de la sonda IV de su hijo; la sonda IV podría estar conectada a una bomba que controla la velocidad de la transfusión. Es posible que su hijo reciba más de un tipo de producto sanguíneo a través de la sonda IV.

  • A lo largo de la trasfusión de su hijo se le monitorean los signos vitales (presión arterial, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y temperatura), para garantizar que no tenga ninguna reacción al producto sanguíneo.

  • Es posible que se retire la sonda IV una vez que termine la trasfusión.

 

Posibles riesgos y complicaciones de una transfusión de sangre:

La mayoría de las transfusiones no tienen problemas. En algunos casos, pueden presentarse reacciones. Estas pueden presentarse en cuestión de segundos o minutos durante la transfusión o entre una semana y varios meses después. Las reacciones más comunes a causa de una trasfusión de sangre son reacciones alérgicas y febriles (fiebre) leves. Avísele de inmediato a su médico o enfermera si su niño tiene alguno de los siguientes signos y síntomas durante o después de la transfusión: 

 

Reacción

Momento

Signos y síntomas

Reacción alérgica (leve)

  • En cuestión de segundos a minutos durante la trasfusión

  • Hasta 24 horas después de la trasfusión

Urticaria o ronchas rojas en la piel, comezón leve, erupción, hinchazón localizada, rubor (cara roja), silbidos al respirar, falta de aliento o estridor (sonido o ruido agudo)

Reacción anafiláctica (reacción alérgica grave)

  • En cuestión de segundos a minutos durante la trasfusión

  • Hasta 24 horas después de la trasfusión

Falta de aliento, rubor (cara roja), silbidos al respirar, respiración fatigosa, presión arterial baja, hinchazón localizada, opresión en el pecho

Reacción febril no hemolítica

  • En cuestión de minutos a horas durante la trasfusión

  • Hasta 24 horas después de la trasfusión

Fiebre (aumento de 1 °C o más), escalofríos, rubor (cara roja), náuseas, dolor de cabeza, molestias menores o dificultad leve para respirar

Reacción hemolítica inmunitaria aguda

  • En cuestión de minutos durante la trasfusión

  • Hasta 24 horas después de la trasfusión

Fiebre, orina roja o marrón, dolor de espalda, ritmo cardíaco acelerado (taquicardia), dolor abdominal, presión sanguínea baja, ansiedad, escalofríos, dolor de pecho, náuseas o desmayos

Lesión pulmonar aguda producida por trasfusión (“TRALI”, por sus siglas en inglés)

  • En cuestión de 1 a 2 horas durante la trasfusión

  • Hasta 6 horas después de la  trasfusión

Falta de aliento, dificultad para respirar, presión arterial baja, fiebre, edema pulmonar

Sobrecarga circulatoria producida por trasfusión (“TACO”, por sus siglas en inglés)

  • Hacia el final de la trasfusión

  • En cuestión de 6 horas después de la  trasfusión

Falta de aliento, ritmo cardíaco acelerado (taquicardia), problemas para respirar al estar acostado boca arriba, presión arterial anormal

Púrpura postrasfusional (“PUP”, por sus siglas en inglés)

  • Dentro de 1 semana

  • Hasta 48 días después de la  trasfusión

Puntos púrpura en la piel; sangrado de la nariz; sangrado del tracto urinario, abdomen, colon o recto; fiebre; o escalofríos

Lesión pulmonar aguda “tardía” producida por trasfusión

  • Dentro de las 72 horas (3 días) después de la  trasfusión

Aparición “repentina” de dificultad respiratoria

Reacción hemolítica “tardía”

  • En cuestión de 3 a 7 días

  • Hasta semanas después de la  trasfusión

Fiebre baja, ictericia (coloración amarillenta en la piel y el blanco de los ojos) leve, disminución del nivel de hematocrito, escalofríos, dolor de pecho, dolor de espalda, náuseas

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.