Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Para los padres: Cuidados para la diabetes (de 3 a 5 años)

El cuidado de la diabetes en niños pequeños no siempre es una tarea fácil. Quizás le parezca que hay tantas cosas que recordar. ¡Pero usted no tiene por qué enfrentar su situación a solas! Colaborará con el proveedor de atención médica de su hijo, su enfermera, un educador especializado en diabetes y otros para desarrollar un plan para el control de la diabetes. 

Es recomendable que tenga un plan de manejo de la diabetes que le dé instrucciones sobre el plan de tratamiento general de la diabetes de su hijo. Debe incluir: 

  • Una lista detallada de los medicamentos, instrucciones y cuándo usar cada uno

  • Cómo medir los niveles de azúcar en la sangre

  • Síntomas que indican nivel bajo de azúcar en la sangre y cómo tratarlo

  • Síntomas que indican nivel alto de azúcar en la sangre y cómo tratarlo

  • Conteo de carbohidratos

  • Instrucciones sobre cómo manejarse con la actividad física y los deportes

  • Qué hacer si su hijo se enferma con un resfriado o gripe, por ejemplo

  • Qué hacer en caso de emergencia 

 

Además asegúrese de hablar con su proveedor de atención médica sobre los cuidados cotidianos en la escuela. 

Cómo medir el nivel de azúcar en la sangre de su hijo

Para medir el nivel de azúcar en la sangre de su hijo, deberá pincharle los lados de los dedos de sus manos. Al principio, los niños pequeños pueden temerle a los pinchazos en los dedos para medir el nivel de azúcar en la sangre. Usted puede ayudarle a su hijo a sentir que controla más la situación. Permítale pincharse el dedo o el otro lugar elegido para tomar la muestra de sangre que se usará para la medición. Si es necesario, ofrézcale alguna recompensa que no sea comida, por ejemplo calcomanías o dedicarle tiempo a jugar sus juegos favoritos. Esto puede ayudarle a su hijo a sentirse mejor con respecto a medirse el nivel de azúcar en la sangre. A esta edad, los niños generalmente necesitan medirse el nivel de azúcar a la mitad de la noche. Usted puede medirle el nivel de azúcar en la sangre mientras su hijo está durmiendo.

El análisis de cetonas

En ocasiones será necesario que le haga un análisis de cetonas a su hijo. Las cetonas son unas sustancias químicas que se producen cuando, en vez de glucosa, el cuerpo quema grasas para obtener energía (esto se llama cetosis). Si su hijo es muy pequeño y usted tiene que hacerle un análisis de cetonas, póngale un algodón dentro del pañal para absorber orina. Luego, presione el algodón humedecido contra la tira reactiva para cetonas. Si su hijo ya no usa pañales, siga las instrucciones que vienen con las tiras reactivas y las que le haya dado su proveedor de atención médica, su enfermera o su educador especializado en diabetes. Si hay cetonas presentes, llame siempre de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo. Algunas personas también usan monitores de glucosa domésticos para analizar la sangre y ver si tiene cetonas. Pida más información al proveedor de atención médica de su hijo, su enfermera o un educador sobre diabetes.

Cómo manejar un nivel bajo de azúcar en la sangre

Es muy importante que el nivel de azúcar en la sangre de su hijo pequeño nunca baje demasiado. Un nivel muy bajo de azúcar (hipoglucemia) puede afectar el desarrollo del cerebro de un niño. Por esto, trate de controlar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo hasta donde le sea posible, sin dejar que le baje demasiado. Los niños muy pequeños no le pueden avisar que tienen un bajo nivel de azúcar en la sangre. Con el tiempo, usted aprenderá lo que resulta normal para su hijo y le será más fácil reconocer los síntomas de un bajo nivel de azúcar en la sangre. Preste mucha atención al comportamiento de su hijo. Puede sospechar que el niño tiene un bajo nivel de azúcar en la sangre si está:

  • Pálido

  • Quisquilloso o irritable

  • Sudoroso

  • Letárgico (somnoliento o amodorrado)

  • Mirando al vacío o tiene los ojos vidriosos

  • Tembloroso

  • Confundido o con dificultades para concentrarse

  • Quejándose de tener problemas para ver, dolor de cabeza o pesadillas

  • Descoordinado

  • Mareado

Si sospecha que su hijo tiene bajo el nivel de azúcar en la sangre, mídalo de inmediato. Si el resultado da menos de 70 mg/dL, u otro número que le haya indicado el proveedor de atención médica de su hijo, tome medidas. Trate a su hijo de inmediato con azúcar de acción rápida siguiendo las indicaciones del proveedor de atención médica. Si su hijo está confundido, no responde, está inconsciente o tiene convulsiones (ataques), es posible que tenga un nivel de azúcar en la sangre extremadamente bajo. Trate a su hijo de inmediato con glucagón. Es una sustancia que elevará el nivel de azúcar en la sangre de su hijo con mucha rapidez. Lleve siempre con usted un equipo de emergencia que incluya una inyección de glucagón. (El equipo de atención médica de su hijo le enseñará cómo aplicar una inyección de glucagón).

 

Niveles bajos de azúcar en la sangre: Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo, llame al 911 o acuda al departamento de emergencia del hospital si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Le cuesta despertarse o no responde

  • Se desmaya

  • El nivel de azúcar en la sangre está por debajo del "valor peligroso" que le dio su proveedor de atención médica

  • Necesita glucagón

  • Tiene una convulsión

Cómo manejar las inyecciones

La cantidad de insulina que su hijo requiere y la frecuencia con que debe recibirla pueden variar. Esto incluye tanto la insulina de acción lenta como la de acción rápida. La insulina basal o de base se necesita siempre, independientemente de que su hijo coma o no. La insulina que depende de la comida deberá usarse según la cantidad que su hijo coma. El proveedor de atención médica de su hijo, su enfermera o su educador especializado en diabetes le enseñarán cómo aplicarle las inyecciones a su hijo. En los niños pequeños, los mejores lugares para aplicar inyecciones son las zonas con más tejido adiposo (graso) en los siguientes lugares:

  • Glúteos (nalgas)

  • Abdomen (evite inyectar a menos de 2 pulgadas alrededor del ombligo)  

  • Lados de los muslos

  • La parte de atrás de los brazos por arriba del codo

Cómo lidiar con las inyecciones

Al principio, es posible que usted tenga algunas preocupaciones sobre cómo aplicar inyecciones. Si está nervioso, es posible que desee practicar primero en usted mismo. Consulte al proveedor de atención médica de su hijo sobre aplicarse una inyección de solución salina estéril para entender cómo se siente recibir una inyección. (Si le tiene miedo a las agujas, quizás pueda calmar sus temores usando un aparato de inyección). La rapidez con que su hijo se ajuste podría depender de su propio nivel de comodidad al administrarle las inyecciones. Trate las inyecciones como parte de la rutina normal.

Cómo ayudar a su hijo a enfrentar las inyecciones

No es inusual que los niños lloren y se alteren cuando reciben inyecciones. Sin embargo, la mayoría de los niños se adaptan muy rápidamente a los cuidados de la diabetes. Es posible que al principio a su hijo no le resulte fácil sobrellevar las inyecciones y las mediciones del nivel de azúcar en la sangre. Es recomendable que su hijo nunca sienta que las mediciones del nivel de azúcar y las inyecciones de insulina son un “castigo”. Los siguientes son algunos consejos que le ayudarán a que sea más fácil para su hijo recibir las inyecciones:

  • Siempre préstele atención y mime a su hijo antes y después de aplicarle las inyecciones.

  • Use juguetes y otros tipos de juegos para enfocar la atención de su hijo en algo divertido.

  • Ayúdele a su hijo a adaptarse demostrándole en un peluche cómo se aplican las inyecciones. Hasta es posible que su hijo practique aplicar inyecciones a peluches usando una jeringa sin aguja.

  • Pregunte al equipo de atención médica de su hijo sobre otras maneras de ayudarlo a sobrellevar las inyecciones de insulina.

La alimentación y los niños pequeños

Hasta los niños pequeños pueden comenzar a aprender qué alimentos influyen más en el nivel de azúcar en la sangre. Recuerde lo siguiente:

  • El proveedor de atención médica de su hijo, su enfermera o su educador especializado en diabetes le enseñará sobre los carbohidratos. Son alimentos que le dan a su hijo la energía que necesita para crecer. Sin embargo, también elevan el nivel de azúcar en la sangre a un nivel más alto y más rápidamente que otros tipos de alimentos. Aprenderá a “llevar la cuenta de los carbohidratos”. Se trata de una técnica que le ayudará a calcular cuántos carbohidratos come su hijo por día. Contar los carbohidratos le ayudará a decidir cuánta insulina necesita su hijo.

  • ¡Recuerde que su hijo es un niño! Si bien puede ser necesario limitar el consumo de alimentos algunas veces para lograr un control óptimo de la glucosa, ningún alimento debe estar “prohibido”. Los niños se darán sus gustos a escondidas si sienten que los están privando. Entonces incluya en el plan de comidas los alimentos que le gustan a su hijo y ajuste las dosis de insulina según sea necesario. El equipo de atención médica le enseñará cómo ajustar la insulina de su hijo según lo que coma el niño.

La actividad física y los niños pequeños

Al igual que los alimentos y la insulina, la actividad física es un factor muy importante que influye en el manejo del nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Mantenerse activo ayuda a reducir la cantidad de glucosa presente en la sangre de su hijo. Sin embargo, hacer demasiado ejercicio puede bajar demasiado el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Por eso es importante medir con frecuencia el nivel de azúcar en la sangre cuando su hijo está en actividad. Pídale al proveedor de atención médica de su hijo que le enseñe cómo equilibrar la actividad física de su hijo con la alimentación y la insulina.

La escuela y los niños pequeños

Si su hijo asiste al preescolar o jardín de niños, usted tendrá que reunirse con las autoridades de la escuela y los maestros. Además, necesitará elaborar un plan de atención de la diabetes para su hijo. A veces se le llama “plan 504”. Tal vez usted prefiera buscar un establecimiento preescolar o una guardería infantil que tenga experiencia en el cuidado de niños con diabetes. Recuerde que será necesario que puedan comunicarse con usted en todo momento por si se presenta una emergencia.

La diabetes afecta a toda la familia

Niño aplicándole una inyección simulada a un animal de juguete mientras la proveedora de atención médica y una mujer lo observan.

Cuidar a un hijo pequeño que tiene diabetes es un trabajo de tiempo completo. Es posible que a veces se sienta muy cansado o abrumado, lo que puede llevarlo a un estado de agotamiento. Si usted llega a agotarse, podría resultarle más difícil manejar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. A continuación encontrará consejos útiles:

  • Todos los adultos del hogar deben participar en el manejo de la diabetes. Todas las otras personas que cuiden a su hijo, por ejemplo una niñera, también deben estar preparados para manejar la diabetes de su hijo. Para esto podría resultarle útil tomar clases sobre la diabetes. Entonces puede asistir a reuniones de un grupo de ayuda para la diabetes o hablar con un trabajador social.

  • Recuerde que es posible que su familia necesite tiempo para adaptarse a los cuidados que demanda la diabetes. Al principio, podría parecer que su hijo con diabetes necesita más atención que los hermanos que no la tienen. Trate de darle a los hermanos el mismo grado de atención.

Cómo adaptarse

A pesar de que usted haga todo lo que esté a su alcance, a veces los valores del azúcar en la sangre de su hijo subirán o bajarán demasiado. Sin embargo, trate de recordar lo siguiente: Esos valores son herramientas que le ayudarán a tomar decisiones sobre el plan de manejo de la diabetes de su hijo. A medida que el niño crece, su cuerpo cambia con rapidez. Esto significa que es imposible lograr un control perfecto del nivel de azúcar en la sangre. Tener que hacer ajustes al plan de manejo de su hijo no es un signo de fracaso. Simplemente es una parte normal del cuidado de la diabetes de su hijo que está creciendo. De todos modos, dentro de esos límites, la mayoría de las familias se las arreglan para lograr un muy buen control del nivel de azúcar en la sangre. 

Recursos

Para obtener más información sobre la diabetes, visite los siguientes sitios en Internet:

  • American Diabetes Association www.diabetes.org

  • Children with Diabetes www.childrenwithdiabetes.org

  • Juvenile Diabetes Research Foundation www.jdrf.org

  • American Association of Diabetes Educators www.aadenet.org

  • American Association of Clinical Endocrinologists www.aace.com

  • National Diabetes Information Clearinghouse www.diabetes.niddk.nih.gov

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.