Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Neumonía hospitalaria

La neumonía es una infección que se presenta en uno o en los dos pulmones. La causan gérmenes, como las bacterias y los virus, y hongos. Algunas personas la contraen por entrar en contacto con los gérmenes de la neumonía en los ambientes donde desarrollan sus actividades cotidianas, como la escuela, el trabajo o el gimnasio. A esto a veces se le llama neumonía adquirida en la comunidad. Otras, en cambio, se infectan durante su estadía en el hospital. En este caso, se la conoce como neumonía hospitalaria.

 

Y otro grupo presenta neumonía después de haber tenido algún tipo de contacto con el sistema de salud. Un paciente puede haberse hecho tratamientos recientemente que hayan incluido:

  • Medicamentos intravenosos (IV), incluso quimioterapia para el cáncer

  • Cuidado de heridas

  • Hemodiálisis para enfermedad renal

También es posible que un paciente haya:

  • Vivido en un establecimiento de cuidados de largo plazo

  • Estado hospitalizado recientemente

 

Esto se conoce como neumonía hospitalaria (HCAP, por sus siglas en inglés). Puede ser muy grave, ya que estas personas generalmente tienen otras afecciones. Además, combatir los gérmenes en establecimientos de salud puede ser particularmente difícil.

Contorno de una cabeza y torso humanos con la cabeza mirando hacia un lado. Pueden verse las estructuras internas de la nariz, las vías respiratorias y los pulmones. La infección se encuentra en la parte inferior del pulmón.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la neumonía hospitalaria?

 Los siguientes son los factores de riesgo que predisponen a esta neumonía:

  • Edad: personas muy jóvenes o muy mayores

  • Enfermedad pulmonar crónica u otros problemas de salud serios

  • Sistema inmunitario debilitado por medicamentos o afecciones

  • Dificultades para tragar, toser o expulsar el moco de la garganta o los pulmones

  • Problemas para inhalar profundamente

  • Alimentación por sonda (tubo) o administración de alimento por un tubo introducido en el estómado o en el intestino delgado

  • Tomar cietos medicamentos que pueden aumentar el crecimiento de gérmenes

  • Tratamiento reciente con antibióticos

  • Exposición a equipos o suministros que no están limpios 

¿Cuáles son los síntomas de una neumonía hospitalaria?

Los síntomas incluyen:

  • Tos 

  • Mucosidad verdosa, amarillenta o con sangre

  • Fiebre y escalofríos

  • Dificultad para respirar

  • Dolor en el pecho al respirar o al toser

  • Confusión

¿Cómo se diagnostica la neumonía hospitalaria?

La neumonía puede ser difícil de diagnosticar en las personas que ya están enfermas. Para llegar a un diagnóstico, se consideran los síntomas y los signos, se realiza un examen físico y se observan los cambios en radiografías. También se utilizan análisis de sangre y cultivos de las secreciones de los pulmones para identificar la causa y ayudar a determinar el tratamiento.

¿Cómo se trata la neumonía hospitalaria?

La neumonía causada por bacterias se trata con antibióticos. Si los síntomas no mejoran, los proveedores de atención médica buscan otras causas y determinan el mejor tratamiento. Otras medidas de atención incluyen:

  • Vigilancia cuidadosa

  • Atención de apoyo que incluye suministrar oxígeno complementario, extraer la mucosidad de los pulmones e indicar tratamientos respiratorios

Las complicaciones de la neumonía hospitalaria

Las complicaciones incluyen:

  • Hospitalizaciones repetidas

  • Neumonía aun más grave

  • Otras infecciones serias

  • Desarrollo de resistencia a los antibióticos (significa que estos medicamentos no funcionan contra la neumonía relacionada con respirador u otras infecciones

  • Muerte

¿Cómo prevenir la neumonía hospitalaria?

Hombre vestido con bata de hospital respira dentro de un tubo espirométrico.

Todos los profesionales de salud deben cumplir con todas las políticas y procedimientos para ayudar a prevenir la neumonía hospitalaria:

  • Lavado de las manos. Esta es la medida más importante que puede tomarse para prevenir la propagación de gérmenes. Los trabajadores de la salud se lavan las manos con agua y jabón o usan un desinfectante para manos hecho con alcohol antes y después de tratar a cada paciente.

  • Uso limitado de respiradores o ventiladores. Se debe revisar con frecuencia a los pacientes que están usando respiradores para verificar si son capaces de respirar sin estos.

  • Se mantienen las cabezas de los pacientes elevadas. Todos los pacientes que tienen problemas para tragar o que están usando un ventilador deben tener sus cabezas elevadas. Esto ayuda prevenir que las bacterias, las secreciones, la comida o los líquidos ingresen a los pulmones.

  • Uso responsable de los antibióticos. Los antibióticos se deben usar solo cuando son necesarios y por el menor tiempo posible. Eso ayuda a prevenir el crecimiento de bacterias que sean más dañinos y más difíciles de combatir. Estos medicamentos no se deben usar para tratar virus. 

  • Dispositivos y equipos limpios o estériles. Todos los elementos deben limpiarse o esterilizarse minuciosamente según las recomendaciones de los fabricantes.

  • Vigilancia atenta. Se debe vigilar cuidadosamente a los pacientes que tienen colocadas sondas de alimentación, que tienen heridas, problemas para tragar u otros factores que aumentan el riesgo de contraer neumonía hospitalaria.

Los pacientes y sus familiares deben hacer lo siguiente:

  • Pida a todos los miembros del personal del hospital que se laven las manos. ¡No tema hacerlo!

  • Lávese las manos con agua y jabón a menudo. O use un desinfectante para manos a base de alcohol.

  • Mantenga la cabecera de su cama elevada.

  • Haga los ejercicios respiratorios que le recomiende su proveedor de atención médica. Un aparato sencillo llamado “espirómetro” puede ayudarle a inspirar profundamente.

  • Camine si puede. Caminar ayuda a que sus pulmones se mantengan limpios.

  • Hable con su proveedor de atención médica sobre las vacunas que pueden protegerle de algunas infecciones.

El lavado de manos

  • Use agua tibia y jabón. Restriéguese las manos.

  • Limpie bien toda su mano, debajo de sus uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Lávese las manos al menos por 15 a 20 segundos.

  • Enjuague dejando que el agua le baje por los dedos, no hacia las muñecas.

  • Luego, séquese bien las manos. Use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta del baño.

Cómo se usan los desinfectantes para manos a base de alcohol

Los desinfectantes para manos a base de alcohol también son una buena opción cuando no tenga agua y jabón disponibles. Siga estos pasos:

  • Coloque alrededor de una cucharada de desinfectante en la palma de una de sus manos.

  • Restriéguese las manos enérgicamente, limpiándose los dorsos, las palmas, entre los dedos y sobre las muñecas.

  • Restriegue hasta que desaparezca el desinfectante y sus manos estén completamente secas.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor, o al 911 si presenta síntomas graves, en cualquiera de los siguientes casos:

  • Dificultad para respirar

  • Dolor de pecho

  • Escalofríos o fiebre

  • Tos

Si tiene cualquier pregunta o preocupación sobre la neumonía hospitalaria, o su riesgo de tenerla, hable con su proveedor de atención médica.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.