Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La infección por Clostridium difficile

Las bacterias Clostridium difficile (abreviadas a menudo C difficile) son microbios perjudiciales que infectan el intestino, provocando síntomas que varían de una diarrea leve a una grave inflamación del colon (intestino grueso). La infección por C difficile suele producirse durante o después de un tratamiento con antibióticos. Cualquiera puede contraer esta infección, pero el riesgo es máximo para las personas que están en hospitales y hogares de ancianos, en los que es frecuente el uso de antibióticos y los microbios se propagan con facilidad. Esta hoja contiene más información sobre la infección por C difficile y las medidas que están tomando los hospitales para prevenir este creciente problema.

¿Cuáles son las causas de la infección por C difficile?

El aparato digestivo contiene cientos de tipos de bacterias, y es normal que las C difficile estén presentes en pequeñas cantidades. Muchos de estos tipos de bacterias son “buenos” porque ayudan a mantener controladas las bacterias perjudiciales como C difficile. Cuando una persona toma antibióticos, se destruyen muchas de las bacterias presentes en el intestino. Si sobreviven demasiado pocas bacterias “buenas”, las bacterias perjudiciales como C difficile pueden multiplicarse descontroladamente. La infección por C difficile es frecuente en hospitales y hogares de ancianos. Estas bacterias pueden propagarse de un paciente infectado a uno que no tiene la infección a través de las manos de los cuidadores y visitantes, o sobre objetos como rieles de camas, estetoscopios y orinales.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por C difficile?

Muchas personas infectadas con las bacterias C difficile no tienen ningún síntoma, aunque pueden transmitir la infección a otras. Otras tienen una enfermedad de intensidad leve a moderada, con diarrea aguada, dolores abdominales y cólicos; y otras pueden contraer enfermedades graves como la colitis (inflamación del colon). Estas enfermedades pueden causar diarrea aguda, fiebre y la aparición de sangre o pus en las heces. Los síntomas de infección por C difficile suelen comenzar entre unos días y una semana o más después del inicio de un tratamiento con antibióticos, aunque también pueden aparecer semanas o incluso meses después.

¿Cómo se diagnostica la infección por C difficile?

Si comienzan a aparecer los síntomas después de salir del hospital, llame al médico; asegúrese de mencionarle la hospitalización y que se administró un tratamiento con antibióticos. Si se sospecha que hay una infección por C difficile, se tomará una muestra de heces para analizar si contiene las toxinas producidas por la bacteria.

¿Cómo se trata la infección por C difficile?

  • El primer paso requiere suspender el tratamiento con antibióticos; si no es posible dejar de tomarlos, podría intentarse cambiar a un antibiótico diferente. En ciertos casos, podría administrarse un antibiótico dirigido específicamente a C difficile.

  • A menudo se administran líquidos a través de una sonda IV colocada en el brazo, para ayudar a reponer los que se han perdido a través de la diarrea.

  • Podrían administrarse probióticos (suplementos de bacterias beneficiosas) para tratar de restablecer el equilibrio adecuado en el intestino.

  • Si el tratamiento no logra curar los síntomas graves, podría requerirse una operación quirúrgica.

Alivio de los síntomas de infección por C difficile

  • Tome abundante líquido para reponer el agua perdida en la diarrea. Lo ideal es tomar agua o sopas claras (caldos). Evite las bebidas gaseosas, el alcohol, el café, el té, la leche, los jugos de fruta y los refrescos de cola, porque pueden empeorar los síntomas.

  • Aliméntese siguiendo las instrucciones de su proveedor de atención médica.

  • Hasta que se le quite la diarrea, evite comer frutas y productos lácteos (con la excepción del yogur); estos alimentos pueden empeorarle la diarrea.

  • No tome medicamentos antidiarreicos de venta libre a menos que su proveedor de atención médica le diga que lo haga.

  • Ya que las bacterias C difficile pueden reaparecer incluso después del tratamiento, informe a su proveedor de atención médica si vuelve a tener síntomas.

Prevención de la infección por C difficile: medidas que están tomando los hospitales y hogares de ancianos

Muchos hospitales y hogares de ancianos toman las siguientes medidas para ayudar a prevenir las infecciones por C difficile:

  • Uso limitado de antibióticos: Limitar el uso de antibióticos en la máxima medida posible puede ayudar a reducir las infecciones por C difficile.

  • Lavado de las manos: Los profesionales médicos de los hospitales se lavan las manos antes y después de tratar a cualquier paciente infectado con C difficile; también se lavan las manos después de tocar cualquier superficie que podría estar contaminada. El agua y el jabón podrían ser más eficaces que los antisépticos de alcohol en gel para las manos.

  • Ropa protectora: Los profesionales de atención médica se ponen guantes y una bata cuando entran en la habitación de un paciente infectado con C difficile, y se quitan estos artículos antes de irse.

  • Habitaciones privadas: Las personas con C difficile se asignan a habitaciones privadas o compartidas con otras que tengan la misma infección.

  • Limpieza profunda: Los equipos y las superficies de las habitaciones se limpian y desinfectan a diario.

  • Instrucción: Los pacientes y visitantes reciben instrucciones sobre las mejores maneras de evitar la infección.

Prevención de la infección por C difficile: medidas que usted puede tomarAcercamiento de manos lavándose con agua y jabón.

  • Tome antibióticos sólo cuando realmente los necesite. Tenga presente que los antibióticos no mejorarán las enfermedades de origen viral como los resfriados y la gripe (flu). Tome todos sus medicamentos de la forma indicada; no aumente la dosis ni tome el medicamento por más tiempo del que le recomiende su médico.

  • Considere la posibilidad de tomar suplementos probióticos o comer yogur (que contiene bacterias beneficiosas) antes, durante y después del tratamiento con antibióticos. Podrá comprar suplementos probióticos en la mayoría de las tiendas naturistas y farmacias.

  • Lávese las manos concienzudamente después de ir al baño y antes de comer. Use abundante agua tibia y jabón; es posible que los antisépticos con alcohol en gel para las manos no maten las bacterias C difficile.

Cómo pueden ayudar los familiares y amigos

En un hospital o centro de cuidados:

  • Lávese las manos concienzudamente antes y después de visitar a alguien que esté infectado con C difficile. Si puede, use agua y jabón; es posible que los antisépticos con alcohol en gel para las manos no sean eficaces contra las bacterias C difficile.

  • Si el hospital lo solicita, póngase guantes o tome otras precauciones.

En su casa:

  • Cuando esté atendiendo a un familiar infectado con C difficile, póngase guantes y deséchelos después de cada uso; a continuación, lávese bien las manos.

  • Lave la ropa, las sábanas y las toallas del paciente por separado en agua caliente con detergente y blanqueador líquido.

  • Desinfecte las superficies de la habitación del paciente, incluyendo el teléfono, los interruptores de las lámparas y los controles remotos.

Consejos para lavarse las manos correctamente:

  • Use agua tibia y mucho jabón; frótese las manos hasta formar abundante espuma.

  • Límpiese la mano completa, debajo de las uñas, entre los dedos y sobre las muñecas.

  • Lávese por lo menos durante 15 segundos. No se limite a lavar superficialmente; frótese bien.

  • Enjuáguese las manos, dejando que el agua le corra de los dedos hacia abajo y no de las muñecas hacia arriba.

  • Séquese bien las manos; luego use una toalla de papel para cerrar la llave del agua y abrir la puerta.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.