Si su hijo tiene miocardiopatía hipertrófica - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene miocardiopatía hipertrófica

La miocardiopatía hipertrófica es un trastorno del corazón que afecta el músculo cardíaco. Aunque se trata de un problema grave que puede empeorar la función cardíaca con el tiempo, los síntomas de este trastorno pueden manejarse. El médico de su hijo evaluará el corazón del niño y hablará con usted sobre las opciones de tratamiento. 

El corazón normal

El corazón está dividido en cuatro cavidades que almacenan la sangre a medida que lo atraviesa: dos superiores, denominadas aurículas, y dos inferiores, denominadas ventrículos. Además, hay cuatro válvulas cardíacas, las cuales  se abren y se cierran para permitir que la sangre fluya siempre hacia adelante a través del corazón.

¿Qué es la miocardiopatía hipertrófica?

La miocardiopatía hipertrófica es una afección en la cual el músculo cardíaco se engruesa demasiado como para bombear la sangre normalmente. Generalmente, el engrosamiento afecta el ventrículo izquierdo completo o sólo el tabique ventricular (pared divisoria de los ventrículos).

¿Por qué causa problemas la miocardiopatía hipertrófica?

El músculo cardíaco engrosado puede:

  • Obstruir el paso de la sangre cuando entra y sale del corazón. Esta obstrucción obliga al corazón a hacer un esfuerzo mayor del normal para bombear la sangre. Cuando el corazón ya no puede bombear la sangre eficazmente, puede surgir una afección llamada insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).

  • Dañar las válvulas cardíacas. La válvula mitral, situada entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo, puede verse especialmente afectada. Podría surgir la insuficiencia valvular, que es una afección en la que la sangre retrocede a través de la válvula.

  • Dañar las células que controlan las señales eléctricas del corazón. Estos daños pueden causar alteraciones del ritmo cardíaco (arritmias). En raras ocasiones, estas arritmias pueden ocasionar la muerte repentina.

¿Cuál es la causa de la miocardiopatía hipertrófica?

Esta afección puede sucederle a su hijo por casualidad, o bien ser transmitida de un padre a un niño en ciertas familias. Si le diagnostican esta afección a usted o su hijo, todos los familiares cercanos deben hacerse evaluaciones para averiguar si más de un miembro de la familia tiene esta miocardiopatía.

¿Cuáles son los síntomas de la miocardiopatía hipertrófica?

La mayoría de los niños con miocardiopatía hipertrófica no tienen ningún síntoma. Si se presentan, los síntomas suelen aparecer cuando el niño hace alguna actividad física. Algunos síntomas son:

  • Sensación de aturdimiento, mareos o desmayos

  • Latidos cardíacos fuertes y acelerados (palpitaciones)

  • Falta de aliento o cansancio

  • Sensación de tirantez u opresión en el pecho

¿Cómo se diagnostica la miocardiopatía hipertrófica?

Los trastornos cardíacos en los niños suele diagnosticarlos y tratarlos un médico denominado cardiólogo pediatra. El cardiólogo de su hijo buscará señales de trastornos cardíacos durante un chequeo. Para confirmar un diagnóstico u obtener más información sobre un posible trastorno del corazón, también podrían efectuarse varias pruebas como:

  • Ecocardiograma (“eco”): Se emplean ondas de sonido (ultrasonido) para crear una imagen del corazón a fin de buscar problemas de la estructura o la función cardíaca.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): Se registra la actividad eléctrica del corazón para determinar si hay arritmias o problemas de la estructura del corazón.

  • Monitor Holter o registrador de episodios: Se graba la actividad eléctrica en función del tiempo con un monitor especial, para detectar arritmias.

  • Prueba de esfuerzo con ejercicio: Se registra la actividad eléctrica del corazón mientras su hijo hace ejercicios en una cinta rodante (treadmill) o bicicleta estacionaria, para detectar arritmias.

¿Cómo se trata la miocardiopatía hipertrófica?

El tratamiento puede reducir el riesgo de muerte repentina, disminuir los síntomas y ayudar a prevenir la ICC. El plan de tratamiento de su hijo puede incluir los siguientes aspectos:

  • Medicamentos. Podrían recetarle betabloqueantes y antagonistas del calcio a su hijo, para manejar sus síntomas. Estos medicamentos pueden disminuir la presión arterial, retardar la frecuencia cardíaca para prevenir las arritmias, o mejorar la acción de bombeo del corazón.

  • Cirugía. Si su afección es grave, su hijo podría requerir una operación en la que se le extirpa una parte del músculo cardíaco; esto se hace para mejorar el flujo sanguíneo del corazón al resto del cuerpo.

  • Desfibrilador automático implantable (DAI). Si su hijo tiene arritmia o antecedentes familiares de muerte repentina, quizás requiera un DAI. Este aparato, que se coloca en el pecho, registra la frecuencia cardíaca y, cuando es necesario, suministra una descarga eléctrica al corazón para detener ritmos cardíacos potencialmente mortales.

  • Trasplante de corazón. En raras ocasiones podría recomendarse un trasplante de corazón. El cardiólogo de su hijo puede darle información detallada al respecto, si es necesario.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

  • Con un tratamiento, la mayoría de los niños con miocardiopatía hipertrófica pueden ser activos, aunque quizás tengan que limitar ciertos deportes o actividades físicas. Consulte con el cardiólogo a fin de averiguar las actividades que resulten apropiadas para su hijo.

  • Su hijo tendrá que acudir regularmente al cardiólogo por el resto de su vida, para que le revise si el corazón le está funcionando correctamente. Además, el cardiólogo tendrá que revisar el DAI si su hijo tiene puesto uno de estos aparatos.

  • Es posible que el niño necesite tomar medicamentos de por vida para manejar sus síntomas.

Llame al médico o el cardiólogo si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Desmayos o mareos

  • Dificultad para respirar

  • Sensación de tirantez o dolor en el pecho

  • Latidos cardíacos rápidos e irregulares (palpitaciones)

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.