Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene la enfermedad de Kawasaki

La enfermedad de kawasaki (EK) es una afección poco frecuente que se presenta en los niños. Se trata de un tipo de vasculitis, que significa la inflamación de los vasos sanguíneos. Puede afectar al cuerpo entero y su casa se desconoce. La enfermedad de Kawasaki se presenta con mayor frecuencia en niños menores de 6 años. Si no reciben tratamiento, los niños que tienen EK corren un riesgo mayor de presentar problemas en las arterias coronarias; es decir, los vasos sanguíneos que llevan la sangre al corazón. También pueden resultar afectadas otras zonas del corazón. Cuando reciben tratamiento oportunamente, la mayoría de los niños se recupera de la enfermedad de Kawasaki sin quedar con problemas crónicos (larga duración).

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Kawasaki?

El síntoma más común es la fiebre, que generalmente es alta (102°F [38.8°C] a 104°F [40°C]). Tiende a subir y bajar, pero se mantiene por encima de los 101.3°F (38.5°C). Generalmente no mejora, ni siquiera después de administrar un medicamento antifebril (para bajar la fiebre). Esa fiebre usualmente dura más de 5 días. Para prevenir complicaciones, es posible que el médico de su hijo llegue a un diagnóstico y comience el tratamiento antes de ese tiempo. Otros signos de la EK incluyen:

  • Salpullido

  • Nódulo linfático hinchado, generalmente en la región cervical (cuello)

  • Hinchazón en las manos y los pies

  • Enrojecimiento de los ojos

  • Labios cuarteados y resecos

  • Lengua roja con puntos blancos (llamada “lengua de frutilla”)

  • Irritabilidad

  • Frecuencia cardíaca rápida

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?

Niño acostado sobre una camilla. Una proveedora de atención médica sostiene una sonda de ecocardiograma sobre la piel del pecho del niño. Una mujer está de pie junto a la camilla.

Es probable que a su hijo lo remitan a un cardiólogo pediátrico. Se trata de un médico que tiene una capacitación especial para diagnosticar y tratar los problemas de corazón de los niños. Aunque el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki se basa en los síntomas, también podrían efectuarse pruebas. Por ejemplo:

  • Análisis de laboratorio. Se toman muestras de sangre y orina para detectar signos de inflamación. También se utilizan para ayudar a descartar otros problemas de salud.

  • Electrocardiografía (ECG o EKG). Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón. Ayuda a verificar si existen problemas con el ritmo cardíaco o la estructura del corazón.

  • Ecocardiograma (“eco”). Se emplean ondas sonoras (de ultrasonido) para crear una imagen del corazón. Este examen puede mostrar si hay problemas con la estructura o el funcionamiento del corazón. También puede revelar si las arterias coronarias tienen algún problema.

¿Cómo se trata la enfermedad de Kawasaki?

  • El tratamiento comienza apenas se determina el diagnóstico. Es posible que sea necesario permanecer algunos días o más tiempo en el hospital.

  • Esta afección se trata principalmente con medicamentos. Por ejemplo:

    • Dosis altas de gammaglobulina. Se administra a través de una sonda intravenosa y ayuda a estimular la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo. También colabora para reducir el riesgo de daño a las arterias coronarias y al corazón.

    • Dosis altas de aspirina. Ayuda a reducir la inflamación, así como también el riesgo de formación de coágulos sanguíneos.

    • Corticosteroides. Es posible que se le administren a su hijo si no responde a la inmunoglobulina.

  • El niño estará en observación hasta que los síntomas mejoren. Una vez que regrese a su casa, es posible que sea necesario que tome dosis bajas de aspirina por 6 a 8 semanas. Es posible que su hijo necesite tomar aspirina por más tiempo si al médico le preocupa que pueda haber anomalías en los vasos sanguíneos del corazón.

Después del alta

Llame al médico de inmediato si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Reaparición o empeoramiento de los síntomas anteriores

  • Falta de aliento

  • Dolor de pecho

  • Parece muy enfermo, está inusualmente somnoliento o muy irritable

  • Fiebre:

    • En un bebé de menos de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4°F (38°C) o más alta

    • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años o 3 días en un niño de 2 años o mayor

    • Una convulsión causada por la fiebre.

¿Qué sucede a largo plazo?

  • Después del tratamiento, la salud de su hijo debería mejorar. Es posible que algunos síntomas continúen por 2 o 3 semanas. Pueden incluir dolor de las articulaciones y descamación de la piel de las manos y los pies.

  • Más adelante, su hijo podría necesitar visitar al médico con regularidad. También le harán exámenes de seguimiento para comprobar el estado del corazón y los vasos sanguíneos.

  • Si su hijo presenta problemas cardíacos, será necesario que reciba atención permanente. El médico hablará con usted sobre la salud de su hijo y también le explicará otras opciones de tratamiento para su hijo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.