Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene la enfermedad de Kawasaki

La enfermedad de Kawasaki es una inflamación que afecta el cuerpo entero (incluidos los vasos sanguíneos del corazón) en la que los tejidos se hinchan y se irritan. Se trata de una rara enfermedad de causa desconocida, que generalmente afecta a niños menores de 5 años de edad. Sin tratamiento, los niños corren un mayor riesgo de desarrollar trastornos de las arterias coronarias (vasos sanguíneos que aportan sangre al corazón). Si se administra un tratamiento poco después del comienzo de la enfermedad de Kawasaki, la mayoría de los niños se recuperan sin complicaciones.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Kawasaki?

Los niños con la enfermedad de Kawasaki tienen fiebre de 100.4°F o superior que dura al menos 5 días. Para que se les diagnostique esta afección, los niños deben presentar también al menos cuatro de los siguientes síntomas:Niño acostado sobre una mesa de examinación. Un proveedor de atención médica sostiene una sonda de ecocardiograma sobre la piel del pecho del niño. Una mujer está de pie junto a la cama.

  • Sarpullido

  • Hinchazón de los ganglios linfáticos

  • Enrojecimiento de los ojos

  • Labios cuarteados y resecos o lengua roja con puntos blancos

  • Hinchazón en las manos y los pies

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Kawasaki?

Los trastornos cardíacos en los niños suele diagnosticarlos y tratarlos un médico denominado cardiólogo pediatra. También podrían intervenir otros médicos, como por ejemplo un especialista en enfermedades infecciosas. Aunque el diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki se basa en los síntomas, podrían efectuarse otras pruebas que dan al cardiólogo más información sobre el estado del corazón de su hijo. Algunas de estas pruebas son:

  • Exámenes de laboratorio: Se toman muestras de sangre y orina para buscar indicios de inflamación y descartar otras afecciones que podrían causar síntomas similares.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): Se registra la actividad eléctrica del corazón para determinar si hay arritmias (ritmos cardíacos anormales) o problemas de la estructura del corazón.

  • Ecocardiograma (“eco”): Se emplean ondas sonoras (de ultrasonido) para crear una imagen del corazón. Esta prueba puede revelar problemas de la estructura o la función del corazón, especialmente si hay algún trastorno en las arterias coronarias.

¿Cómo se trata la enfermedad de Kawasaki?

  • El tratamiento comienza dentro de las 24 horas siguientes al diagnóstico y se lleva a cabo en un hospital.

  • El tratamiento consiste en la administración de medicamentos que incluyen aspirina de alta dosis y gamma globulina (producto sanguíneo especial con anticuerpos para combatir las infecciones). La aspirina se administra por la boca hasta que baje la fiebre. La gamma globulina se administra mediante una sonda intravenosa (IV) por espacio de varias horas. El médico de su hijo hablará con usted sobre otras formas de tratamiento, si llegan a ser necesarias.

  • Se observa a su hijo en el hospital hasta que le mejoren los síntomas. Una vez que den de alta al niño del hospital, le recetarán aspirina de baja dosis durante 4–6 semanas para reducir la inflamación e impedir la formación de coágulos de sangre.

Después de irse del hospital, llame al médico si el niño tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Reaparición o empeoramiento de los síntomas anteriores

  • Falta de aliento

  • Dolor de pecho

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

  • Después del tratamiento, la salud de su hijo debería mejorar; tal vez siga teniendo algunos síntomas, como despellejamiento de las manos y los pies y dolor en las articulaciones. Estos síntomas deberían desaparecer en un plazo de 2–3  semanas. Pida a su médico sugerencias sobre el cuidado de su hijo durante este período.

  • Los niños cuyos resultados de prueba no hayan revelado ningún trastorno cardíaco tendrán exámenes de seguimiento, generalmente 4 semanas y 6 meses después de la enfermedad. El cardiólogo comprobará que la función cardíaca y las arterias coronarias de su hijo siguen normales. Podrían requerirse visitas adicionales según lo indique el cardiólogo.

  • Si se detectan problemas en las arterias coronarias durante el diagnóstico o el tratamiento, su hijo tendrá que acudir regularmente al cardiólogo. Al niño le recetarán medicamentos como anticoagulantes (diluyentes de la sangre que ayudan a prevenir la formación de coágulos). También le harán exámenes de seguimiento para comprobar el estado del corazón y los vasos sanguíneos. El cardiólogo le explicará otras opciones de tratamiento para su hijo, si se hace necesario.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.