Si su hijo tiene un conducto arterioso permeable (CAP) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene un conducto arterioso permeable (CAP)

A su hijo le han diagnosticado un conducto arterioso permeable (CAP). El conducto arterioso es una estructura normal en el corazón de un bebé antes de su nacimiento; se trata de un vaso sanguíneo que comunica la arteria pulmonar con la aorta. La arteria pulmonar transporta la sangre desde el corazón a los pulmones; la aorta lleva la sangre desde el corazón al resto del cuerpo. Normalmente, el conducto arterioso se cierra poco después del nacimiento; si este vaso queda abierto y permite el paso de la sangre, se habla de “conducto arterioso permeable” (o persistente). Aunque puede ocasionar el empeoramiento de la función cardíaca con el tiempo, un CAP puede tratarse.

¿Por qué causa problemas el CAP?

  • En el CAP, la sangre fluye desde la aorta a la arteria pulmonar a través del conducto arterioso permeable, lo cual aumenta el flujo sanguíneo a los pulmones. Si el CAP es muy grande, a los pulmones llega una cantidad excesiva de sangre y se produce el edema pulmonar (acumulación de líquido en los pulmones). En estos casos, el bebé tiene dificultades para respirar y alimentarse.

  • En casos graves, la combinación del aumento del flujo sanguíneo a los pulmones y la sobrecarga del ventrículo izquierdo pueden ocasionar insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), una afección en la que el corazón ya no bombea la sangre debidamente. 

  • Incluso con un CAP pequeño (sin demasiado flujo de sangre a los pulmones), el niño sigue estando en riesgo de contraer la endocarditis bacteriana, una infección del revestimiento del corazón y las válvulas.

¿Cuáles son los síntomas de un conducto arterioso permeable?

La mayoría de los niños con un CAP pequeño no tienen síntomas. Los niños con un CAP de gran tamaño son más propensos a tener síntomas, que pueden comprender:

  • Dificultad para respirar

  • Dificultades para alimentarse

  • Aumento de peso lento

  • Infecciones respiratorias frecuentes

¿Cómo se diagnostica un conducto arterioso permeable?

Los trastornos cardíacos en los niños suele diagnosticarlos y tratarlos un médico denominado cardiólogo pediatra. Durante un chequeo se buscará cualquier señal de un trastorno cardíaco. Para confirmar un diagnóstico u obtener más información sobre un posible trastorno del corazón, también podrían efectuarse varias pruebas como:

  • Radiografía del tórax: Se usan radiografías para generar imágenes del corazón y los pulmones.

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): Se registra la actividad eléctrica del corazón.

  • Ecocardiografía: Se emplean ondas sonoras (de ultrasonido) para crear una imagen del corazón y buscar defectos estructurales u otros problemas.

¿Cómo se trata un conducto arterioso permeable?

Un CAP puede cerrarse por su cuenta, sin tratamiento. Si no se cierra, el CAP puede tratarse con un cateterismo cardíaco o una cirugía. El cardiólogo de su hijo evaluará el corazón del niño y hablará con usted sobre la mejor opción de tratamiento.

  • Cateterismo cardíaco: En un vaso sanguíneo se inserta un tubo flexible y delgado (catéter) utilizado para conducir una espiral o dispositivo de oclusión hasta el corazón, a fin de cerrar el CAP. Una vez que la espiral o el dispositivo esté en su lugar, se extrae el catéter.

  • Cirugía: En la toracotomía, se realiza una incisión en el tórax a través de las costillas para llegar al CAP. En otra técnica, denominada “toracoscopia”, el cirujano practica pequeñas incisiones en el tórax y allí inserta un endoscopio especial dotado de una cámara en un extremo para guiarse hasta el CAP. Una vez allí, el cirujano corta el CAP o lo cierra por ligadura. Es posible que el conducto se seccione o no; si se secciona, los extremos abiertos se cosen con suturas.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones de la cirugía o el cateterismo cardíaco son:

  • Reacción al medio de contraste (sólo en el cateterismo cardíaco)

  • Reacción al sedante o la anestesia

  • Cierre incompleto del CAP

  • Infección

  • Sangrado

  • Arritmia (anomalía del ritmo cardíaco)

  • Lesión al corazón o un vaso sanguíneo

Cuándo debe llamar al médico

Después la cirugía o el cateterismo cardíaco, llame al médico de inmediato si su hijo tiene alguno de estos síntomas:

  • Mayor enrojecimiento, secreción, hinchazón o sangrado en el lugar de la inserción

  • Fiebre de 100.4°F o superior

  • Dificultades para alimentarse

  • Cansancio

  • Falta de aliento

  • Tos que no desaparece

  • Náusea o vómito

  • Ritmo cardíaco irregular

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

  • Después de la reparación de un CAP, los síntomas relacionados a la malformación deberían desaparecer y el corazón de su hijo debería funcionar normalmente.

  • Es posible que se requieran visitas de control al médico durante 6 meses después del tratamiento.

  • Es posible que su hijo tenga que tomar antibióticos durante unos 6 meses antes de cualquier operación quirúrgica o trabajo dental, para prevenir una infección denominada endocarditis infecciosa que afecta el revestimiento interno del corazón o las válvulas. Los antibióticos deben tomarse según las indicaciones del cardiólogo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.