Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene transposición de las grandes arterias (TGA)

A su hijo le han diagnosticado una transposición de las grandes arterias (TGA). Se trata de un problema cardíaco que afecta los dos vasos sanguíneos principales que transportan la sangre fuera del corazón, llamados las “grandes arterias”. La TGA suele ir acompañada de otros problemas de la estructura del corazón. El proveedor de atención médica de su hijo evaluará el corazón del niño y le explicará las malformaciones que lo afectan. Aunque se trata de un problema serio del corazón, la TGA puede repararse mediante cirugía.

El corazón normal

  • El corazón está dividido en cuatro cavidades: dos superiores, denominadas aurículas, y dos inferiores, denominadas ventrículos. Además, hay cuatro válvulas cardíacas, las cuales se abren y se cierran para permitir que la sangre fluya siempre hacia adelante a través del corazón.

  • En un corazón normal, la sangre desoxigenada que regresa desde el cuerpo llena la aurícula derecha y luego fluye al ventrículo derecho; desde allí, la sangre se bombea a través de la arteria pulmonar hasta los pulmones, donde se oxigena. La sangre oxigenada que regresa desde los pulmones llena la aurícula izquierda y luego fluye al ventrículo izquierdo, el cual la bombea a través de la aorta para aportar oxígeno al resto del cuerpo.

  • El conducto arterioso es una estructura normal del corazón de un bebé antes de su nacimiento. Se trata de un vaso sanguíneo que comunica la arteria pulmonar con la aorta, permitiendo que la sangre circule entre ellas antes del nacimiento. Normalmente, este vaso se cierra poco después del nacimiento; si permanece abierto, se habla de conducto arterioso permeable (CAP).

  • El foramen oval también es una estructura normal del corazón de un bebé antes de su nacimiento. Se trata de una abertura presente en la pared divisoria de las aurículas (tabique auricular), que normalmente se cierra unas semanas después del nacimiento. Si esta abertura permanece abierta, recibe el nombre de foramen oval permeable (FOP).

¿Qué es la transposición de las grandes arterias?

  • En la TGA, las posiciones de la aorta y la arteria pulmonar están intercambiadas entre sí (transpuestas). En consecuencia, la aorta se comunica con el ventrículo derecho y transporta sangre desoxigenada al cuerpo; la arteria pulmonar se comunica con el ventrículo izquierdo, por lo que envía sangre oxigenada de vuelta a los pulmones. Cuando el cuerpo de un niño no recibe suficiente sangre oxigenada del corazón, sus órganos fallan.  

  • Después del nacimiento, un niño con TGA depende de otros defectos estructurales para que la sangre oxigenada pueda circular a través del corazón y al resto del cuerpo:

    • Un FOP permite que la sangre desoxigenada se mezcle con la oxigenada entre las aurículas. La sangre mezclada (que contiene un poco de oxígeno) procedente de la aurícula derecha puede fluir al ventrículo derecho y desde allí ser bombeada a través de la aorta transpuesta. Gracias a ello, la sangre mezclada puede llegar al cuerpo y aportarle oxígeno. Ya que la sangre contiene una cantidad de oxígeno inferior a la normal, la piel, los labios y las uñas del niño adquieren un aspecto azulado. Esta afección se denomina cianosis.

    • Un CAP permite que la sangre mezclada fluya desde la aorta a la arteria pulmonar. Gracias a ello, una cierta cantidad de esta sangre puede llegar a los pulmones y recoger oxígeno.

¿Cuál es la causa de la transposición de las grandes arterias?

La TGA es un defecto cardíaco congénito; esto significa que su hijo nació con este problema en la estructura de su corazón. Se desconoce su causa exacta, aunque al parecer muchos de los casos surgen al azar.

¿Cuáles son los síntomas de la transposición de las grandes arterias?

Los niños con TGA suelen tener síntomas poco después del nacimiento. Algunos de estos síntomas son:

  • Cianosis

  • Dificultad para respirar

  • Dificultades para alimentarse

¿Cómo se diagnostica la transposición de las grandes arterias?

  • La TGA puede detectarse por ecocardiografía fetal (ecografía del corazón del feto) antes del nacimiento de un niño. En esta prueba, que se puede realizar cuando la mamá tiene al menos 16 semanas de embarazo, se emplean ondas de sonido para crear una imagen del corazón del feto.

  • Si la TGA no se detecta antes del parto, pueden descubrirse indicios de un trastorno cardíaco durante un chequeo realizado al bebé poco después de su nacimiento.

  • Si se sospecha que su hijo tiene un trastorno del corazón, lo remitirán a un cardiólogo pediatra (médico que diagnostica y trata problemas cardíacos en los niños). Para confirmar el diagnóstico podrían hacerse varias pruebas, tales como:

    • Radiografía del tórax: Se usan radiografías para generar imágenes del corazón y los pulmones.

    • Electrocardiograma (ECG o EKG): Se registra la actividad eléctrica del corazón.

    • Ecocardiograma (“eco”): Se emplean ondas sonoras (de ultrasonido) para crear una imagen del corazón y buscar defectos estructurales u otros problemas.

    • Pulsioximetría o prueba de la saturación de oxígeno: Se determina el nivel de oxígeno en la sangre.

¿Cómo se trata la transposición de las grandes arterias?

  • La TGA se repara mediante una operación del corazón. Si su hijo tiene otros problemas estructurales del corazón además de la TGA, es posible que la operación resulte más complicada. El cardiólogo o cirujano de su hijo hablará con usted y le explicará las opciones de tratamiento más adecuadas.

  • Antes de la operación, es posible que se administren medicamentos a los recién nacidos para mantener abierto el conducto arterioso; de esta forma, la sangre mezclada puede seguir circulando desde la aorta a la arteria pulmonar para recibir oxígeno.

  • También es posible que su hijo requiera un procedimiento provisional de cateterismo cardíaco denominado septostomía con balón, hasta que pueda realizarse una reparación completa. Durante este procedimiento, a través de un vaso sanguíneo se hace pasar un catéter (tubo delgado y flexible) con un balón en un extremo hasta llegar al corazón. El balón se infla para abrir el FOP, lo que permite que se mezcle libremente una mayor cantidad de aire entre las aurículas. De esta forma, al cuerpo puede llegar más sangre oxigenada.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones de una operación del corazón son:

  • Reacción al sedante o la anestesia

  • Arritmia (anomalía del ritmo cardíaco)

  • Estrechamiento de los vasos reconectados

  • Disfunción del músculo cardíaco

  • Trastornos de los pulmones

  • Infección

  • Sangrado

  • Trastornos del sistema nervioso

  • Acumulación anormal de líquido alrededor del corazón o los pulmones

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

  • Después de la reparación de una TGA, la mayoría de los niños pueden ser activos. El nivel y el grado de actividad física dependerán de cada niño; consulte con el cardiólogo a fin de averiguar las actividades que resulten apropiadas para su hijo.

  • Por el resto de su vida, su hijo requerirá visitas de control periódicas al cardiólogo.

  • Es posible que su hijo tenga que tomar antibióticos antes de cualquier operación quirúrgica o trabajo dental, para prevenir una infección denominada endocarditis infecciosa que afecta el revestimiento interno del corazón y las válvulas. Los antibióticos deben tomarse según las indicaciones del cardiólogo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.