Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene tetralogía de Fallot (TF)

A su hijo le han diagnosticado una compleja malformación cardíaca llamada tetralogía de Fallot (TF). Aunque se trata de una afección seria del corazón, la TF puede repararse mediante una operación quirúrgica.

El corazón normal

  • El corazón está dividido en cuatro cavidades: dos superiores, denominadas aurículas, y dos inferiores, denominadas ventrículos. Además, hay cuatro válvulas cardíacas, las cuales se abren y se cierran para permitir que la sangre fluya siempre hacia adelante a través del corazón.

  • En un corazón normal, la sangre desoxigenada que regresa del cuerpo llena la aurícula derecha y luego fluye al ventrículo derecho a través de la válvula tricúspide. El ventrículo derecho bombea esta sangre a través de la válvula pulmonar y hasta la arteria pulmonar; esta última envía la sangre a los pulmones para que reciba oxígeno. La sangre oxigenada que regresa de los pulmones llena la aurícula izquierda, fluye a través de la válvula mitral y llega al ventrículo izquierdo, el cual la bombea a la aorta a través de la válvula aórtica. La aorta transporta esta sangre al resto del cuerpo para aportarle oxígeno.

¿Qué es la tetralogía de Fallot?  

Un niño con TF tiene los cuatro trastornos siguientes en la estructura del corazón:

  • Estenosis pulmonar (EP): Estrechamiento dentro o debajo de la válvula pulmonar, lo cual produce una oclusión (obstrucción) de flujo sanguíneo del corazón a los pulmones.

  • Comunicación interventricular (CIV): Orificio en la pared divisoria de los ventrículos (tabique ventricular).

  • Hipertrofia ventricular derecha: Engrosamiento del ventrículo derecho.

  • Cabalgamiento aórtico: Desplazamiento de la aorta hacia el lado derecho del corazón, lo cual hace que esta arteria se apoye o “cabalgue” sobre los ventrículos encima del tabique ventricular.

¿Por qué causa problemas la tetralogía de Fallot?

  • En la TF, la sangre desoxigenada procedente del ventrículo derecho puede fluir a través de la CIV y mezclarse con la sangre oxigenada presente en el ventrículo izquierdo; esta anomalía se denomina cortocircuito de derecha a izquierda. La sangre mezclada (que contiene un poco de oxígeno) se bombea a través de la aorta al resto del cuerpo. Ya que esta sangre contiene una cantidad de oxígeno inferior a la normal, la piel, los labios y las uñas del niño adquieren un aspecto azulado. Esta afección, que se denomina cianosis, empeora si disminuye el flujo sanguíneo a los pulmones a causa de una EP grave.      

  • Un niño con TF puede tener episodios bruscos de cianosis intensa (crisis hipoxémicas) en las cuales disminuye drásticamente el flujo de sangre a los pulmones. Durante una crisis hipoxémica, su hijo podría volverse irritable, llorar o adquirir una coloración azulada, e incluso desmayarse o tener una convulsión.

¿Cuál es la causa de la tetralogía de Fallot?

La TF es un defecto cardíaco congénito; esto significa que su hijo nació con este problema en la estructura de su corazón. Se desconoce la causa exacta de este trastorno, aunque se sabe que los niños con ciertas anomalías genéticas son más propensos a tener TF. 

¿Cuáles son los síntomas de la tetralogía de Fallot?

Los síntomas de esta afección son:

  • Cianosis

  • Dificultad para respirar

  • Dificultades para alimentarse

  • Crecimiento deficiente

  • Irritabilidad

  • Crisis hipoxémicas

Si su hijo tiene una crisis hipoxémica

  • Para ayudar a forzar la sangre a los pulmones, acerque las rodillas de su hijo hacia su tórax. En el caso de un bebé, coloque al bebé sobre su hombro (como para hacerlo eructar) con las rodillas dobladas hacia el pecho. Con cualquier otro niño pequeño, recuéstelo de costado sobre una superficie plana con las rodillas dobladas hacia el pecho. No se sorprenda si el niño instintivamente se pone en cuclillas cuando tiene una crisis. Esto también ayuda a forzar la sangre a los pulmones.

  • Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo o al 911. Es posible que tenga que llevar a su hijo directamente a la sala de emergencias.

  • La aparición de una crisis hipoxémica suele ser señal de que ha llegado la hora de operar a su hijo del corazón. Podrían recetarle medicamentos al niño para ayudarlo a manejar las crisis hasta que pueda realizarse la operación para reparar la malformación.

  • Los padres deben aprender a realizar la reanimación cardiopulmonar para ayudar a su hijo durante crisis en que el niño pueda dejar de respirar.

¿Cómo se diagnostica la tetralogía de Fallot?        

  • La TF puede detectarse por ecocardiografía fetal (ecografía del corazón del feto) antes del nacimiento de un niño. En esta prueba, que se puede realizar cuando la mamá tiene al menos 16 semanas de embarazo, se emplean ondas de sonido para crear una imagen del corazón del feto.

  • Si la TF no se detecta antes del parto, pueden descubrirse indicios de un trastorno cardíaco durante un chequeo realizado al bebé las primeras semanas o meses después de su nacimiento.

  • Si se sospecha que su hijo tiene un trastorno del corazón, lo remitirán a un cardiólogo pediatra (médico que diagnostica y trata problemas cardíacos en los niños). Para confirmar un diagnóstico de TF podrían hacerse varias pruebas, tales como:

    • Radiografía del tórax: Se usan radiografías para generar imágenes del corazón y los pulmones.

    • Electrocardiograma (ECG o EKG): Se registra la actividad eléctrica del corazón.

    • Ecocardiograma (“eco”): Se emplean ondas sonoras (de ultrasonido) para crear una imagen del corazón y buscar defectos estructurales u otros trastornos.

    • Pulsioximetría o prueba de la saturación de oxígeno: Se determina el nivel de oxígeno en la sangre.

¿Cómo se trata la tetralogía de Fallot?

  • Un niño con TF requiere una operación del corazón para corregir las malformaciones cardíacas. Podría operarse a su bebé cuando tenga 3–5 meses de edad, aunque si los síntomas no son graves la operación puede posponerse hasta que el niño tenga 1–2 años.

  • En raras ocasiones, podría requerirse un procedimiento provisional para aumentar el flujo sanguíneo a los pulmones hasta que pueda efectuarse la reparación completa. Además, es posible que su hijo requiera un cateterismo cardíaco antes de la operación, para que pueda obtenerse más información o ensancharse la válvula pulmonar. El ensanchamiento de la válvula se realiza mediante un catéter (tubo delgado y flexible) que la estira y la abre. El cardiólogo de su hijo puede darle más información al respecto, si es necesario.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones de una operación del corazón para corregir una TF son:

  • Reacción al sedante o la anestesia

  • Insuficiencia valvular (fuga o retroceso de la sangre a través de la válvula pulmonar de vuelta al ventrículo derecho)

  • Arritmia (anomalía del ritmo cardíaco)

  • Trastornos de los pulmones

  • Infección

  • Sangrado

  • Trastornos del sistema nervioso

  • Acumulación anormal de líquido alrededor del corazón o los pulmones

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

  • Por el resto de su vida, su hijo requerirá visitas de control periódicas al cardiólogo. El niño podría necesitar otro tratamiento de la válvula pulmonar en el futuro. También existe la posibilidad de que desarrolle problemas del ritmo cardíaco que requieran tratamiento.

  • Después de la reparación de una TF, la mayoría de los niños pueden ser activos. El nivel y el grado de actividad física dependerán de cada niño; consulte con el cardiólogo a fin de averiguar las actividades que resulten apropiadas para su hijo.

  • Es posible que su hijo tenga que tomar antibióticos antes de cualquier operación quirúrgica o trabajo dental, para prevenir una infección denominada endocarditis infecciosa que afecta el revestimiento interno del corazón y las válvulas. Los antibióticos deben tomarse según las indicaciones del cardiólogo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.