Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Salud pulmonar en un niño con fibrosis quística

Si su hijo tiene fibrosis quística, usted tendrá que colaborar estrechamente con el médico del niño y el resto de su equipo de atención médica. De esta forma, su hijo podrá mantenerse más sano, sentirse mejor y tener una mejor calidad de vida. Esta colaboración permitirá también retrasar el deterioro de la función pulmonar de su hijo. El médico de su hijo puede recomendarle muchos métodos para conservar la salud de sus pulmones, como por ejemplo la fisioterapia torácica (CPT, por sus siglas en inglés), medicamentos, nutrición y ejercicios.

Fisioterapia torácica (CPT)

La fisioterapia torácica ayuda a aflojar y eliminar las secreciones espesas de los pulmones; además, mejora enormemente la función pulmonar y disminuye la cantidad de daños de los pulmones con el tiempo. Usted trabajará en colaboración con un fisioterapeuta para aprender a realizar la CPT, la cual suele incluir tres técnicas:

  • Drenaje postural: implica colocar el cuerpo de su hijo en posiciones que permiten drenar la flema.

  • Percusión: en esta técnica se dan palmadas para aflojar las secreciones; como alternativa a la percusión manual, puede usarse un aparato de limpieza de las vías respiratorias, como por ejemplo un chaleco vibratorio.

  • Tos: se usa para ayudar a eliminar las secreciones de los pulmones.

Medicamentos

Es posible que su hijo necesite medicamentos para prevenir o tratar los problemas de los pulmones. Muchos de ellos se aspiran con la ayuda de un nebulizador, un aparato que convierte el medicamento en una neblina que su hijo puede inhalar. Algunos medicamentos son:

  • Antibióticos orales, inhalados o intravenosos para prevenir o tratar infecciones pulmonares.

  • Broncodilatadores que ayudan a abrir las vías respiratorias.

  • Antiinflamatorios para disminuir la inflamación de las vías aéreas.

  • Diluyentes de las secreciones, tales como dornasa alfa o solución salina hipertónica

Nutrición

Una mejor nutrición también puede mejorar la salud de los pulmones de su hijo, limitando las infecciones y aliviando otros problemas relacionados con la fibrosis quística. En colaboración con el equipo de atención médica de su hijo, usted tomará una o varias de las siguientes medidas:

  • Aumentar la cantidad de calorías que el niño ingiere.

  • Si lo recomienda el médico, dar a su hijo más alimentos con alto contenido de antioxidantes (sustancias químicas que reducen el daño producido por la inflamación en el cuerpo).

  • Dar a su hijo las enzimas que le receten, para facilitar la asimilación de sustancias nutritivas.

  • Dar a su hijo los suplementos vitamínicos recomendados, para reponer los que no asimila bien de los alimentos.

Ejercicio

Anime a su hijo a que haga actividades físicas. El ejercicio ayuda a su hijo a mantenerse sano y mejora su estado general, lo que le permitirá sentirse mejor; además ayuda a aflojar la flema, con lo que se le facilitará la respiración.

Visitas de control con el médico

Su hijo debe verse cada 3 meses con un médico especializado en el tratamiento de la fibrosis quística. Si le da resfriado u otro problema respiratorio, tal vez tenga que llevar al niño al médico más a menudo. Su hijo puede verse con su pediatra si tiene problemas menores que no están relacionados con la fibrosis quística.

Llame al médico en el acto si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Empeoramiento de la tos o mayor cantidad de esputo

  • Disminución del apetito

  • Fiebre de 100.4°F o superior

  • Dolor o sensación de opresión en el pecho

  • Dolor abdominal

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.