Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene bronquitis aguda

La bronquitis aguda se produce cuando los bronquios (vías respiratorias en los pulmones) se infectan o se inflaman. Normalmente, el aire entra y sale de estas vías respiratorias fácilmente. Cuando un niño tiene bronquitis aguda, sus bronquios se estrechan y es más difícil que el aire circule dentro y fuera de los pulmones. Este problema causa falta de aliento y tos o sibilancias (silbidos al respirar). La bronquitis aguda suele desaparecer sin tratamiento en unos días o unas cuantas semanas.

¿Cuáles son las causas de la bronquitis aguda?

  • Un resfriado o la gripe

  • Una infección bacteriana

  • La exposición a ciertos irritantes como el humo del tabaco, el smog y los productos para limpieza del hogar

  • Otros problemas respiratorios, como el asma

¿Cuáles son los síntomas de la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda suele presentarse repentinamente, a menudo después de un resfriado o una gripe; algunos de sus síntomas son:

  • Respiración ruidosa o con sibilancias

  • Acumulación de flema en las vías respiratorias y los pulmones

  • Fiebre leve y escalofríos

  • Retracción del pecho (retraimiento de la piel que rodea las costillas cuando el niño inhala, señal de respiración dificultosa)

  • Expectoración (expulsión al toser) de flema de color amarillo-grisáceo o verde (puede indicar una infección bacteriana)

¿Cómo se diagnostica la bronquitis aguda?

La historia clínica de su hijo, un chequeo y ciertas pruebas pueden ayudar al médico del niño a diagnosticarle la bronquitis. Durante el chequeo, el médico le auscultará (escuchará) el tórax a su hijo y le examinará los oídos, la nariz y la garganta. Además podrían hacerle una o más de estas pruebas:

  • Cultivo de esputo: Podría examinarse el líquido de los pulmones de su hijo para ver si contiene bacterias.

  • Radiografía del tórax: Podrían hacerle una radiografía del tórax a su hijo en busca de neumonía (infección bacteriana de los pulmones).

  • Otras pruebas: El médico de su hijo podría recomendar otras pruebas para determinar si existen otros problemas causantes de bronquitis, como alergias o asma. Quizás se remita a su hijo a un especialista para estas pruebas.

¿Cómo se trata la bronquitis aguda?

El mejor tratamiento de la bronquitis aguda es el alivio de los síntomas. Para aumentar la comodidad de su hijo:

  • Déle mucho líquido, como agua, jugo o sopa tibia. Los líquidos aflojan la flema, lo que ayuda a su hijo a respirar con más facilidad, además de que previenen la deshidratación.

  • Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente.

  • Mantenga su casa libre de humo.

  • Para aliviar los síntomas, use las versiones pediátricas de medicamentos (children’s strength). Consulte con su médico sobre todos los productos de venta libre antes de usarlos, incluso el jarabe para la tos.

  • No le dé nunca aspirina a un niño menor de 18 años para tratarle la fiebre, a menos que su médico diga que puede hacerlo. (La aspirina puede producir una afección poco frecuente pero grave denominada “síndrome de Reye”.)

Si se recetan antibióticos

El médico de su hijo le recetará antibióticos sólo si el niño tiene una infección bacteriana. En tal caso:

  • Asegúrese de que el niño se tome TODO el medicamento, aunque se sienta mejor, porque si no lo hace la infección podría reaparecer.

  • Asegúrese de que su hijo tome el medicamento de la forma indicada. Por ejemplo, algunos antibióticos deben tomarse con la comida.

  • Consulte con el médico de su hijo o un farmacéutico sobre los efectos secundarios que podrían surgir con el medicamento, y lo que se puede hacer al respecto.

Prevención de infecciones en el futuro

Para que su hijo se mantenga sano:

  • Enséñele a lavarse las manos a menudo; es la mejor manera de prevenir la mayoría de las infecciones.

  • No deje que nadie fume en su casa ni en las cercanías de su hijo.

  • Cosidere que los niños entre los 6 meses y los 18 años de edad reciban la vacuna antigripal (flu shot) todos los años, ya que tienen un alto riesgo de contraer gripe y ésta puede ocasionar bronquitis.

Consejos para lavarse las manos correctamente

Use agua tibia y mucho jabón; frótese las manos hasta formar abundante espuma.

  • Límpiese la mano completa, debajo de las uñas, entre los dedos y sobre las muñecas.

  • Lávese durante al menos 10–15 segundos (lo que dure recitar el alfabeto o cantar “Cumpleaños feliz”). No se limite a lavar superficialmente; frótese bien.

  • Enjuáguese bien las manos, dejando que el agua le corra de los dedos hacia abajo y no de las muñecas hacia arriba.

  • En los baños públicos, use una toalla de papel para cerrar la llave del agua y abrir la puerta.

Llame al médico si su hijo tiene:

  • Síntomas que empeoran o nuevos síntomas

  • Dificultad para respirar

  • Retracciones (retraimiento de la piel que rodea las costillas cuando el niño inhala)

  • Síntomas que no mejoran en un plazo de una semana, o al cabo de 3 días de estar tomando antibióticos

  • Infecciones bronquiales recurrentes

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.