Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene alergias nasales (rinitis alérgica)

Niña en un banco de clase, frotándose la nariz con la palma de la mano.

Los niños que tienen alergias nasales (denominadas también “rinitis alérgica”) son sensibles a una o más sustancias presentes en el aire. Algunos niños tienen alergias que van y vienen con las estaciones (“fiebre del heno”); otros podrían tener alergias todo el año. Las alergias nasales pueden producirle desvelo, cansancio y dificultades para concentrarse en la escuela a su hijo. Pero entre usted y el médico de su hijo pueden desarrollar un plan para ayudar a controlar las alergias del niño.

¿Cuáles son las causas de las alergias nasales?

Las alergias nasales suelen ser causadas por uno o varios de los siguientes factores:

  • Ácaros del polvo (diminutos insectos que viven en las alfombras, la ropa de cama, los juguetes de peluche y otros artículos de tela)

  • El polen de las hierbas, los árboles y la maleza

  • Las cucarachas

  • Los animales domésticos con pelaje o plumas

  • El moho

¿Cuáles son los síntomas de las alergias nasales?

Los síntomas de las alergias nasales pueden ser leves o graves, y entre ellos se encuentran:

  • Estornudos

  • Moqueo o congestión nasal

  • Comezón, lagrimeo, enrojecimiento o hinchazón de los ojos

  • Tos nocturna a causa de la flema que gotea en la parte posterior de la garganta (goteo postnasal)

  • Ojeras oscuras

  • Cansancio o mal humor a causa de la falta de sueño

  • Presión o dolor en la cara

  • Otitis o sinusitis frecuentes

¿Cómo se diagnostican las alergias nasales?

Generalmente, al médico de su hijo le basta con realizar una historia clínica y un chequeo para diagnosticar las alergias nasales. Por medio de pruebas cutáneas o análisis de sangre se ayuda a identificar los alergenos que le producen la máxima sensibilidad a su hijo; armados con esta información, usted y el médico pueden elaborar un plan de tratamiento. Es posible que se remita a su hijo a un alergólogo (médico especializado en tratar alergias).

¿Cómo se tratan las alergias nasales?

Una parte fundamental del tratamiento consiste en evitar que su hijo entre en contacto con sus alergenos. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo para averiguar la mejor manera de controlar los alergenos del niño. Además, el médico podría sugerir uno o más medicamentos, como por ejemplo:

  • Antihistamínicos: Estos medicamentos alivian la comezón, los estornudos y el goteo nasal, y pueden usarse solos o junto con sprays nasales de esteroides. Algunos antihistamínicos son de venta libre, mientras que otros están disponibles únicamente con receta. Ciertos antihistamínicos pueden darle sueño a su hijo. Pregúntele al médico el tipo de antihistamínico más adecuado para su hijo.

  • Sprays nasales de esteroides: Estos medicamentos ayudan a reducir la hinchazón y aliviar la comezón y los estornudos, y son diferentes de los sprays nasales descongestionantes que se compran en la farmacia. Generalmente, los sprays nasales de esteroides se usan todos los días para prevenir los síntomas, pero tardan varias semanas en surtir efecto.

  • Otros medicamentos: A veces, los médicos recetan otros medicamentos tales como los inhibidores de leucotrienos, el cromoglicato disódico o los colirios antialérgicos. Si una de estas opciones es apropiada para su hijo, su médico se la explicará más detalladamente.

  • Vacunas antialérgicas (inmunoterapia): Las vacunas antialérgicas contienen diminutas cantidades de las sustancias que le producen alergia a su hijo, tales como el polen o los ácaros del polvo. Es posible que este tipo de vacunas reduzcan la sensibilidad de su hijo a estos alergenos. Las vacunas antialérgicas se administran en el consultorio del médico y no surten efecto a menos que su hijo las reciba regularmente, a menudo a lo largo de varios años.

Las sustancias irritantes empeoran las alergias

Aunque los irritantes propiamente no provocan alergias nasales, sí pueden empeorar los síntomas. Algunos irritantes comunes son:

  • El humo del cigarrillo

  • Los perfumes

  • Los aerosoles

  • El humo producido por las estufas de leña y las chimeneas

  • El gas de escape de carros

Llame al médico si a su hijo le dan los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar

  • Sibilancias (silbidos al respirar)

  • Dolores de cabeza frecuentes

  • Secreciones nasales de color verdoso o amarillento

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.