Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Para el cuidador: Planificación futura para personas con demencia

Tarde o temprano llegará un día en que su ser querido ya no pueda tomar decisiones confiables, por lo que es conveniente que usted se prepare ahora para el futuro. Hable con su ser querido sobre sus asuntos legales y financieros, así como el tipo de cuidados que la persona desee recibir. Poner estos asuntos en orden ahora puede ser reconfortante para ambos.

Aborde los asuntos legales y financierosManos de una mujer sosteniendo una alcancía.

La planificación legal y financiera es siempre una buena idea, pero se vuelve indispensable cuando un ser querido tiene demencia. ¿Cómo se administrarán los recursos financieros? ¿Quién pagará las cuentas? Ya que conversar sobre estos asuntos puede ser una experiencia emocional y compleja, quizá le convenga consultar a profesionales como asesores financieros, agentes de seguros, abogados especializados en planificación patrimonial y trabajadores sociales.

Poder notarial permanente

Este documento transfiere el poder financiero y legal de su ser querido a usted u otra persona que puede tomar decisiones en su beneficio.

Instrucciones anticipadas y testamentos vitales

Estos documentos explican en detalle los tipos de tratamiento médico que su ser querido desea (o no desea) recibir en el futuro. Guárdelos junto con los expedientes médicos de su ser querido.

Gastos de cuidados a largo plazo

Medicare, Medicaid y las compañías de seguro privadas tienen todos ciertos límites en los tipos de cuidados que cubren. Hable con un trabajador social sobre cómo se manejarán los gastos generados por los cuidados a largo plazo.

Cuentas conjuntas

Hable con su ser querido sobre la posibilidad de que usted sea cosignatario de sus cuentas financieras; de esta forma, usted podrá garantizar el pago de las facturas y estar pendiente de los gastos.

Prepárese para cambiar de papel

A medida que cambien las necesidades de su ser querido, también lo hará su papel de cuidador. Al principio tal vez necesite ayuda sólo con las tareas menores, pero más adelante su ser querido podría requerir supervisión constante. Si se prepara ahora para estos cambios, le será más fácil sobrellevar la situación. En primer lugar, hable con sus familiares y amigos. ¿En qué tareas pueden ayudarle? ¿Quién se ocupará de su ser querido si usted se enferma? También debe investigar sus opciones de cuidados profesionales. De esta forma, le será más fácil pasar a la próxima etapa cuando la situación actual deje de funcionar.

Considere sus opciones de asistencia

Hable con su trabajador social, médico o un organismo de apoyo local sobre las opciones disponibles para cuidar a su ser querido. Algunas de estas posibilidades son:

  • Un centro de cuidado diurno para adultos, que ofrezca atención supervisada durante el día.

  • Profesionales de atención médica a domicilio, que pueden trabajar a tiempo parcial o actuar como cuidadores residentes.

  • Centros de residencia asistida, que pueden proporcionar un hogar y apoyo para las personas que necesitan una cantidad moderada de ayuda.

  • Hogares de ancianos, donde se proporcionan cuidados constantes.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.