El cuidado de su extremidad residual - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El cuidado de su extremidad residual

Poco después de la cirugía le enseñarán cómo cuidar su extremidad residual, es decir, la parte de la pierna que no ha sido amputada. Siga todas las instrucciones de su equipo de atención médica.

Antes de que le quiten las suturas o grapas quirúrgicas Primer plano de un yeso en una pierna amputada.

Durante la cirugía, la herida se cerrará con suturas o grapas quirúrgicas y su extremidad residual se cubrirá con un yeso, o bien es posible que se aplique otro tipo de presión, como una gasa suave cubierta con un vendaje ajustado. Este vendaje se usa para absorber la humedad, proteger la cicatrización de la herida y controlar la hinchazón. Independientemente del tipo de apósito que se use, es probable que sea necesario cambiarlo a menudo. Esto permite a su equipo de atención médica comprobar si la herida está cicatrizando adecuadamente. Usted (o un miembro de su familia) también aprenderán a cambiar el apósito, el cual deberá mantenerse seco mientras se ducha o se baña. Póngase en contacto con el médico si el yeso o el apósito se afloja. 

Trabaje con un fisioterapeuta

Mientras esté en el hospital, colaborará con un fisioterapeuta (un experto en ejercicio y rehabilitación) quien le enseñará a mover la extremidad de manera segura. Aprenderá a trasladarse de una superficie a otra, como por ejemplo de la cama a una silla, y a apoyar su extremidad residual cuando se siente o se acueste. Esto le ayudará a prevenir el acortamiento de los músculos y el agarrotamiento de las articulaciones. Le darán un programa de ejercicios para hacer en casa.

Después de que le quiten las suturas o grapas quirúrgicas

Le quitarán las suturas o las grapas aproximadamente 3 semanas después de la cirugía. Una vez que se quitan las suturas o las grapas, puede comenzarse la desensibilización (reducción de la sensibilidad) que consiste en frotar suavemente y dar masajes y golpecitos a la extremidad residual. Haga esto varias veces al día. La desensibilización ayuda a preparar la extremidad para la colocación de una prótesis. También puede ayudarle a aliviar el dolor fantasma y a reducir la sensación fantasma. Lave su extremidad residual con jabón normal y agua, y séquela dando golpecitos suaves. Haga esto al menos una vez al día y no arranque las costras que se forman sobre la cicatriz. Mientras esté en el hospital le enseñarán cómo dar masajes a las costras. Este tipo de masaje no comenzará hasta después de que le hayan quitado las suturas o grapas y la herida se haya cicatrizado.

Utilización de una media de compresión

Una vez que la herida esté cicatrizada, empezará a usar una media de compresión todos los días. Se trata de una media que se estrecha gradualmente hacia un extremo y aplica presión sobre la extremidad residual a fin de controlar la hinchazón. También ayuda a conformar la extremidad residual para la colocación de una prótesis. Le enseñarán cómo usar y limpiar la media de compresión en su casa.

Notas para los familiares y amigos

Los familiares o amigos tendrán mucho en qué pensar. Es posible que soliciten su ayuda para dar atención o apoyo al paciente. Estas son algunas de las cosas que puede hacer para ayudar:

  • Informarse acerca del cuidado de heridas quirúrgicas, extremidades residuales y medias ajustadas.

  • Ofrecer ayuda en el proceso de desensibilización. Es posible que su familiar tenga dificultad para alcanzar la extremidad residual.

  • Tenga paciencia y dele todo su apoyo. Recuerde que su familiar necesita participar plenamente en su autocuidado. 

Cuándo debe llamar al cirujano

Mientras la herida se cura, observe atentamente si muestra señales de infección u otros problemas. Llame al cirujano de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • La herida o la extremidad residual despide mal olor.

  • El yeso o el apósito se afloja o se cae.

  • La zona alrededor de la herida está caliente, enrojecida o hinchada.

  • Hay pus o secreción amarillenta procedente de la herida, o una secreción espesa de color gris-café.

  • La herida se reabre por cualquier motivo.

  • Aumento repentino del dolor o sensibilidad muy intensa.

  • Fiebre de 100.4°F o más.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.