Tratamiento para la atresia biliar de su hijo: Procedimiento de Kasai - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento para la atresia biliar de su hijo: Procedimiento de Kasai

La atresia biliar es un trastorno grave del hígado que ocurre en los bebés y está relacionado con problemas en los conductos biliares (los conductos a través de los cuales pasa la bilis desde el hígado hasta el intestino delgado). En los niños con atresia biliar, algunos de estos conductos están dañados, mal formados o bien no existen. El tratamiento debe hacerse lo antes posible. La atresia biliar se corrige mediante cirugía. Incluso si la cirugía da buen resultado, probablemente será necesario hacer un transplante de hígado en el futuro.

 

 

 

 

 

El procedimiento de Kasai

La técnica quirúrgica para corregir la atresia biliar se llama procedimiento de Kasai. Durante esta operación, el cirujano elimina los conductos biliares defectuosos que están fuera del hígado. A continuación el intestino delgado se conecta al hígado a fin de proporcionar una vía que permita la salida de la bilis desde el hígado. Los detalles exactos de este procedimiento dependerán del estado en que se encuentre el hígado del niño. El cirujano podrá darle más información sobre esto. De todas formas, la cirugía no cura la atresia biliar y no dará resultado si los conductos biliares dentro del hígado del niño están dañados o hay conductos que faltan. Pero en muchos casos ayuda al hígado a funcionar mejor durante muchos años.

Fortalecimiento

La cirugía del niño probablemente se llevará a cabo poco después de que le hayan diagnosticado atresia biliar. A fin de asegurarse de que el niño esté lo suficientemente fuerte para la operación:

  • Es posible que deba darle una fórmula especial y vitaminas.

  • Si está amamantando al bebé, siga haciéndolo a menos que el médico le indique lo contrario.

  • Antes de la operación, es posible que le coloquen al niño una sonda nasogástrica para alimentarlo. Se trata de un tubo delgado y blando que se introduce a través de la nariz y del esófago para suministrar comida directamente al estómago. Si se necesita una sonda nasogástrica, el médico le proporcionará más detalles.

La experiencia quirúrgica

  • Antes de la operación: No le dé al niño nada de comer ni de beber desde 4-6 horas antes de la cirugía. Siga todas las demás instrucciones que le den.

  • Durante la operación: Usted permanecerá en una sala de espera cercana y el niño recibirá medicamentos para dormir durante la operación. La duración de la cirugía dependerá del tipo de problema que tenga el niño.

Recuperación después de la operación

  • Su hijo permanecerá en el hospital durante un mínimo de 5 días y será atendido por el equipo de enfermería durante toda su estadía.

  • Le harán análisis de sangre frecuentes para comprobar el funcionamiento del hígado.

  • Se utilizarán tubos para drenar el líquido de la zona de la incisión, a fin de facilitar su cicatrización.

  • El niño no podrá comer durante 2-3 días después de la cirugía, hasta que su intestino comience funcionar de nuevo. Durante este período, el niño recibirá nutrientes a través de una sonda intravenosa. Una vez que el niño sea capaz de comer de nuevo, podrá recibir alimentos por la boca. O bien es posible que reciba alimentación mediante sonda nasogástrica durante un cierto tiempo.

  • Es posible que le den un tipo de medicamentos llamados corticosteroides para ayudar a reducir la inflamación (irritación e hinchazón) de los conductos biliares en el hígado. Estos medicamentos pueden recetarse a corto o a largo plazo.

Ayude a su hijo a recuperarse después de la cirugía

Incluso después de la cirugía, el hígado del niño no funcionará de manera completamente normal. El niño necesitará alimentos y medicamentos especiales para ayudar al hígado a realizar sus funciones. Las siguientes medidas son importantes sobre todo mientras el niño se recupera de la cirugía, y pueden irse abandonando gradualmente a medida que el niño va creciendo.

  • El niño tendrá que alimentarse con leche materna y/o fórmulas especiales que le proporcionan ciertos tipos de grasas más fáciles de absorber para el hígado.

  • El niño tomará suplementos de vitaminas A, D, E y K. Estas son vitaminas solubles en grasa que, en ausencia de bilis, el cuerpo del niño no puede absorber correctamente. Los suplementos vitamínicos pueden tomarse a largo plazo, o bien puede irse disminuyendo su dosis gradualmente al cabo de un cierto tiempo.

  • Es posible que el niño deba tomar antibióticos durante algunos meses después de la operación. Esto le ayudará a prevenir la infección (colangitis) causada por las bacterias que van del intestino al hígado y a los conductos biliares. Es posible que el niño esté más propenso a las infecciones del hígado y de los conductos biliares, especialmente después de un catarro u otras enfermedades. Estas infecciones también se tratan con antibióticos.

  • El niño recibirá medicamentos para reemplazar el ácido biliar a fin de mejorar el flujo de la bilis, y es posible que deba tomar estos medicamentos durante varios años.

Visitas de control a largo plazo

La salud del niño debe vigilarse cuidadosamente. Al principio será necesario visitar a menudo al pediatra o al especialista del hígado. A medida que el niño se va haciendo mayor, podrá ir espaciando más las visitas de control. En estas visitas es posible que le hagan lo siguiente:

  • Análisis de sangre para evaluar el funcionamiento del hígado y los niveles de nutrición.

  • Una ecografía (ultrasonido) en la que se utilizan ondas sonoras inocuas para crear una imagen del hígado.

  • Otras pruebas según sea necesario.

  • Inmunizaciones y vacunas contra enfermedades infantiles comunes. Asegúrese de que el niño reciba la vacuna contra la gripe todos los años. También es importante vacunarlo contra la hepatitis A y B, ya que estas enfermedades del hígado pueden ser mucho peores en niños que tengan atresia biliar.

Mirando hacia el futuro: preparativos para un posible trasplante de hígado

Para muchos niños con atresia biliar, llega un momento en que necesitan un trasplante de hígado. Esto puede ocurrir pocos años después del procedimiento de Kasai, pero también es posible que no necesiten un trasplante durante 10 años o más. Las visitas y pruebas de control ayudan al médico a decidir cuándo se necesita un trasplante. El hígado es un órgano cuyo trasplante puede provenir de un donante vivo. Esto significa que otra persona puede donar una porción de su hígado (la parte extraída se regenera). Hable con el médico de su hijo si desea obtener más detalles acerca de un trasplante de hígado de donante vivo.

Cuándo debe llamar al médico

Después de la cirugía de su hijo, llame al médico si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Empeoramiento de la ictericia o reaparición de la misma después de haberla tratado

  • Picazón o comezón

  • Dolor o hinchazón en el abdomen

  • Falta de crecimiento

  • Cualquier señal de deficiencia vitamínica, como la falta de equilibrio, incapacidad para caminar, piernas arqueadas o piel descamada

  • Sangre en el excremento o en el vómito

  • Heces pálidas o blancuzcas

  • Confusión, delirio, somnolencia extrema o pérdida del conocimiento

  • Fiebre superior a 100.4ºF

  • Moretones o sangrado inusuales

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.