Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene atresia biliar

El hígado produce una sustancia llamada bilis que ayuda a hacer la digestión y a expulsar las heces del cuerpo. La bilis sale del hígado a través de los conductos biliares, a través de los cuales pasa al duodeno (la primera parte del intestino delgado). Cuando un niño tiene atresia biliar, esto significa que algunos de sus conductos biliares no están formados correctamente, o bien no existen. En consecuencia, la bilis no puede salir del hígado como debería.

¿Cuál es la causa de la atresia biliar?

La atresia biliar es una enfermedad congénita. Esto significa que los bebés que la tienen, nacen con ella. No se sabe con certeza cuál es la causa de este trastorno.

Señales y síntomas de la atresia biliar

Algunos niños muestran síntomas de atresia biliar al nacer. En la mayoría de los bebés, estos síntomas no aparecen hasta las 4-6 semanas de edad. Entre estos síntomas se encuentran los siguientes:Anatomía del hígado que muestra vesícula, conducto biliar común, conducto hepático derecho, conducto hepático izquierdo, conducto hepático común, estómago y duodeno (primera parte del intestino delgado).

  • Ictericia (coloración amarillenta en la piel y en el blanco de los ojos, orina oscura o heces de color claro). La ictericia ocurre a consecuencia de la acumulación de bilirrubina, una sustancia amarilla que el organismo produce durante la descomposición de los glóbulos rojos. En condiciones normales, el hígado recoge la bilirrubina y luego la expulsa del cuerpo con las heces. Cuando la bilirrubina no puede salir del hígado a través de los conductos biliares, se acumula en el cuerpo y provoca ictericia.

  • Dificultad para absorber minerales y vitaminas, lo cual produce síntomas de desnutrición.

  • Formación de tejido cicatricial en el hígado.

  • Agrandamiento del bazo (porque la sangre fluye más despacio a través del hígado).

¿Cómo se diagnostica la atresia biliar?

Para comenzar, se toma la historia clínica y se hace un examen médico. Es posible que le hagan las siguientes pruebas:

  • Análisis de sangre para determinar si hay señales de enfermedades hepáticas.

  • Ecografía (ultrasonido) para ayudar a descartar otras causas posibles de las anomalías en los resultados de los análisis. Durante esta prueba, se utilizan ondas sonoras inocuas (no dañinas) para crear una imagen del hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares y los vasos sanguíneos que suministran sangre al hígado.

  • Una gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético para revisar el estado de los conductos biliares. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. Este líquido puede verse en la gammagrafía a medida que se desplaza a través de los conductos biliares y muestra si faltan conductos o hay conductos bloqueados.

  • La biopsia del hígado detecta señales de daños en el tejido del hígado y también puede a veces dar indicios sobre la causa de estos daños. Durante esta prueba se utiliza una aguja hueca para extraer una pequeña cantidad de tejido del hígado y examinarlo en el laboratorio.

  • El colangiograma intraoperatorio es un procedimiento que puede resultar necesario si no es posible establecer un diagnóstico basado en los resultados de las otras pruebas. El cirujano hace una incisión cerca del hígado, a través de la cual observa los conductos biliares e inyecta en ellos un líquido de contraste. Esto permite detectar si hay problemas en los conductos biliares. Si esta prueba resulta necesaria, suele realizarse al principio de la cirugía para corregir la atresia biliar (véase a continuación).

¿Cómo se trata la atresia biliar?

La atresia biliar se corrige mediante cirugía utilizando el procedimiento de Kasai. Durante la cirugía se extirpan los conductos biliares anormales que están fuera del hígado. A continuación, el intestino delgado se conecta directamente a los conductos que funcionan bien. Esto permite que la bilis fluya hacia el intestino. Es mejor llevar a cabo la operación poco después del diagnóstico, normalmente a los pocos días. Cuanto más joven sea el niño al hacer la cirugía, mejor tiende a ser el resultado.

¿Cuáles son los posibles problemas a largo plazo?

Sin tratamiento, un niño con atresia biliar no suele vivir más que unos pocos años. La cirugía ayuda a controlar la enfermedad y a menudo da buenos resultados durante muchos años. De todas formas, la cirugía no cura la atresia biliar. Muchos niños con atresia biliar llegan a un punto en que necesitan un trasplante de hígado.

Atresia biliar en bebés de 3-4 meses de edad

En algunos casos, poco frecuentes, la atresia biliar no se diagnostica hasta que el niño tiene 3-4 meses de edad. El tratamiento puede ser diferente para estos niños. El médico de su hijo podrá darle más información. Un bebé de esta edad con atresia biliar puede mostrar los siguientes síntomas:

  • Desnutrición

  • Falta de crecimiento

  • Abdomen hinchado debido a la acumulación de líquido (ascitis)

  • Hipertensión portal (presión sanguínea anormalmente alta en los vasos que alimentan el hígado)

  • Sangrado intestinal

  • Formación de tejido cicatricial (cirrosis)

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.