Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo necesita una biopsia percutánea del hígado  

Una biopsia del hígado es una prueba rápida que ayuda a determinar el estado de salud del hígado de su hijo. Durante una biopsia percutánea del hígado se introduce una aguja en el hígado, a través de la piel, y se toma una pequeña muestra de tejido de este órgano. La muestra se envía a un laboratorio para que sea examinada.

¿Por qué necesita mi hijo una biopsia del hígado?

La biopsia ayuda a diagnosticar los problemas del hígado y a determinar su gravedad. Se puede requerir una biopsia del hígado en las siguientes circunstancias:

  • Su hijo tiene síntomas de un problema hepático, como ictericia (coloración amarillenta de la piel y del blanco de los ojos).

  • Su hijo tiene un problema crónico (continuo) del hígado. En este caso, la biopsia se lleva a cabo para determinar cuánto daño ha ocurrido en el hígado.

  • Otras pruebas han señalado la posible existencia de un problema de hígado.

Riesgos y complicaciones posibles de la biopsia percutánea del hígado

  • Infección

  • Sangrado interno procedente del hígado

  • Daño a otros órganos cercanos al hígado (pulmones, vesícula biliar, riñones o intestinos)

Antes de la biopsia

Antes de que le hagan la biopsia del hígado, asegúrese de que su hijo:

  • Se haga los análisis de sangre que le indique el médico.

  • Deje de tomar medicamentos (aspirina, ibuprofeno, etc.) según le indiquen.

  • No coma ni beba nada durante 6 horas antes de la biopsia.

Si se hace una ecografía (ultrasonido)

En algunos casos se lleva a cabo una ecografía antes de la biopsia. Durante la ecografía, se utilizan ondas de ultrasonido inocuas para crear una imagen del hígado. El médico utiliza esta imagen para encontrar la parte del hígado de la cual va a tomar las muestras y hace una marca en la piel sobre el mejor lugar para la biopsia.

Durante la biopsia

Antes de que empiece la biopsia, se revisará la presión arterial, pulso, respiración y temperatura del niño. El niño recibirá medicamentos para que esté relajado y adormilado durante el procedimiento. Durante la biopsia:

  • El niño se acuesta sobre una mesa. El médico palpa el cuerpo para encontrar el hígado (en el lado derecho, justo debajo de las costillas).

  • Se lava la piel sobre la zona del hígado y luego se administra anestesia local. Se realiza una incisión diminuta.

  • Inmediatamente se pasa una aguja pequeña y hueca a través de la incisión. Con la aguja se extrae una pequeña muestra de tejido.

  • Se coloca un vendaje sobre el lugar de la incisión y se envía la muestra de tejido al laboratorio para analizarla.

  • Es posible que el niño deba acostarse sobre el lado derecho y tal vez le coloquen una almohada o bolsa especial sobre el sitio de la biopsia. La presión de la almohada o de la bolsa ayuda a detener el sangrado.

  • Es posible que sea necesario mantener al niño en observación durante 3-6  horas después de la biopsia. A continuación se realiza una prueba para ver si hay sangrado. Si no se detecta sangrado, podrá llevar al niño a casa.

Después de la biopsia

  • Siga las instrucciones que le haya dado el personal del hospital.

  • Asegúrese de que el niño guarde mucho reposo. En la mayoría de los casos, el niño puede ir a la escuela al día siguiente.

  • El niño deberá evitar correr, levantar objetos pesados o practicar deportes durante algunos días.

  • Es posible que el niño tenga sensibilidad o una contusión (moretón) cerca del sitio de la biopsia. También es posible que tenga sensibilidad en el hombro derecho. (Esto se conoce como dolor referido. No significa que haya un problema en el hombro del niño.) Puede darle medicamentos sin receta para aliviar el dolor a menos que el proveedor de atención médica le indique lo contrario.

  • Los resultados de la biopsia estarán listos al cabo de unos días y el equipo de atención médica del niño le explicará los resultados.

Después de la biopsia, llame al médico de inmediato si el niño tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor intenso cerca del lugar de la biopsia, en el abdomen o en el pecho

  • Contusión fuerte (amoratamiento) alrededor del sitio de la biopsia

  • Desmayo, sensación de debilidad o mareo

  • Dificultad para respirar

  • Fiebre de más de 100.4°F  

  • Sangrado en el sitio de la incisión

  • Vómito

  • Piel muy pálida

  • Excrementos de color negruzco o alquitranado, o hinchazón en el abdomen (señales de sangrado interno)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.